Jueves 20 de Junio de 2024 | San Luis Potosí, S.L.P.
moda y belleza

Aprende a lavar tus suéteres tejidos

GQ | 16/11/2023 | 15:48

Los suéteres tejidos son una gran opción para usar durante el otoño y el invierno, son calientitos, pero también se ven muy bien y puedes crear todo tipo de looks con ellos, desde un outfit profesional para la oficina, hasta un look más casual para el fin de semana, y todo depende de la manera en la que los combines.
 
Pero, para que los suéteres tejidos se van realmente bien, entonces debes tratarlos con los cuidados correctos y darles un poco de amor y atención, para evitar que se destruyan por completo, que pierdan su forma, se encojan en la lavadora o que se llenen de esas molestas bolitas que no se ven nada bien.
 
Lo que pasa con los suéteres es que no se pueden lavar de la misma manera que tus gorras, tshirts del gimnasio y tus jeans. A pesar de ser resistentes, también son delicados y, si no los cuidas bien o si los lavas de la manera incorrecta, van a terminar deformes y destruidos.
 
La solución no es saltarte el proceso de lavado, ya que las manchas no van a desaparecer solos y a veces hay olores misteriosos que sí necesitan ser combatidos con un poco de detergente, así que hay que aprender a hacer las cosas bien, en especial cuando encontraste el suéter perfecto y quieres poder usarlo por un largo tiempo.
 
¿Cómo debes lavar los suéteres tejidos?
Empieza por conocer el material
Es importante que sepas de qué está hecho tu suéter, ya que el tipo de material puede requerir de cuidados distintos, e incluso puede hacer que tu suéter no se pueda lavar en la lavadora y que sea necesario hacerlo a mano o mandarlo a la tintorería.
 
Si lees la etiqueta de tu suéter, ahí vas a poder ver cuáles son las cosas que no debes hacer con él a la hora de lavar y si hay algunos cuidados especiales que se necesiten para asegurarte de que no lo vas a dañar.
 
¿Lavar en lavadora o a mano?
Cuando se trata de suéteres, la opción más segura es lavarlos a mano, ya que la lavadora puede ser demasiado ruda con los materiales y el movimiento circular que hace puede hacer que las prendas pierdan su forma o se dañen.
 
No hay que abusar con las lavadas
Un detalle importante que debes saber es que aunque sí hay que lavar los suéteres de vez en cuando, no se deben lavar tan seguido, hay que evitar hacerlo después de cada puesta, en especial si no hay manchas o malos olores, ya que cada lavada va gastando un poco las fibras y esto hace que duren menos y que se puedan llegar a dañar con el tiempo.
 
El tipo de detergente importa
Muchos suéteres no se pueden lavar con detergentes normales, ya que estos pueden dañar las fibras y acelerar el proceso de desgaste, en especial cuando se trata de fibras naturales como la lana o el cashmere. A la hora de elegir tu detergente, es importante que leas cuáles son los usos que le puedes dar y para qué tipo de telas o materiales es.
 
Hay detergentes que son especiales para suéteres y tienes menos riesgo de dañar los tuyos si usas esos. Y también es importante que no abuses, ya que si te pasas de cantidad, pueden quedar algunos restos de detergente en las fibras y eso también acelera los daños.
 
No los metas a la secadora y evita los ganchos de metal
No debes meter tus suéteres a la secadora, ya que el calor que se produce puede hacer que tus suéteres se encojan y que ya no te queden como deberían. Siempre es mejor dejar secar al aire, en un lugar fresco y sin contacto directo con el sol, que puede afectar los colores.
 
Por otro lado, es importante evitar los ganchos de metal o colgar tu suéter mojado, ya que por el peso de la tela se pueden dar deformaciones, en especial en la parte de los hombros, donde los ganchos metálicos pueden hacer que queden picos. Los ganchos de metal incluso pueden hacer que los suéteres se enganchen y que se jalen algunos hilos.
 
Dobla, no cuelgues
Una vez que tu suéter esté bien seco, se recomienda que lo dobles con cuidado y que lo guardes en un cajón o repisa donde no queda aplastado o no se pueda enganchar con nada. Puedes colgarlos si tienes los ganchos correctos, pero es mejor doblar para evitar daños o accidentes.