Lunes 27 de Mayo de 2024 | San Luis Potosí, S.L.P.

Las redes sociales y su justicia

Jorge Armendáriz Gallardo | 15/08/2023 | 12:45

EN DÍAS PASADOS FUIMOS testigos de un acto despreciable, un individuo que esperaba turno en una sucursal de Subway, de manera abrupta y descomunal, infringía golpes a un joven empleado del establecimiento, que después supimos que era un menor de edad, que trabajaba ahí en verano.
 
EL AGRESOR QUE DESPUÉS supimos era un “maestro” de artes marciales, lo embestía a golpes de manera intermitente durante varios minutos, patadas incluso recibió este joven que fue a dar al hospital con diferentes fracturas y afectaciones graves producto de esta agresión.
 
ESTAS IMÁGENES DIERON LA vuelta en las redes sociales, a todo México y el mundo en unos minutos, en unas horas más sabíamos (también por las redes sociales) la dirección del domicilio y ubicación de los negocios de este individuo, fotos de sus perfiles de redes sociales donde se veían sus actividades, preferencias y círculo de amistades.
 
LO ANTERIOR MOTIVÓ QUE LA autoridad, junto con el peso social de millones de personas y medios de comunicación, fuera aprehendido este individuo con el peso de la ley, con las más exigentes acusaciones de la fiscalía y la inmensa presión mediática con la que llegó a las redes sociales, donde todos fuimos enterados.
 
AUNQUE LA DIFUSIÓN DE DATOS personales se realizó de manera incorrecta, la embestida pública tiene origen en la impunidad con que vivimos todos los días.
 
LOS DELINCUENTES ENCUENTRAN cobijo en la corrupción y colusión de autoridades y la falta de profesionalización de las mismas, pero las redes sociales nos ayudan a erradicar esta ofensiva que nos ronda todos los días.
 
LA SEMANA PASADA Milagros, una joven en León, Guanajuato, que se dirigía a trabajar a Wal-Mart (donde era cajera), el día de su cumpleaños a las 7 am, fue agredida de manera mortal por un individuo que le gritaba amenazas mientras la apuñalaba en varias ocasiones, también por fortuna fue captada por una cámara, que nos mostró terribles imágenes que nunca olvidaremos, pero sobre todo, el rostro del criminal que la atacó, que en menos de 24 horas ya estaba huyendo como animal medroso y finalmente capturado por el testimonio de la cámara.
 
NUEVAMENTE LAS REDES sociales documentaban esta agresión, para detonar la vorágine de reclamos de miles de personas y medios de comunicación que lograron la captura del asesino.
 
ESTAS HISTORIAS QUE SE construyen a partir de la época contemporánea llena de violencia, que suman a la presencia de la tecnología que las hace visibles, pues muchas de estas se presentan todos los días, pero no fueron captadas.
 
QUE INJUSTO, ¿NO? CUÁNTAS víctimas no tuvieron la suerte de ser grabados por una cámara y mostrados estos testimonios en redes sociales, para recibir la justicia rápida y expedita que pregonan las autoridades.
 
QUE GENEROSA RAPIDEZ reciben estos casos por parte de los impartidores de justicia, al verse presionados por la multitud digital.
 
EN UN PAÍS COMO MÉXICO todos rezamos por no ser víctimas de un delito, pero sobre todo que, en caso de ser así, este sea captado para ser visible al mundo y a la justicia.
 
HAGAMOS JUNTOS LA Diferencia
 
jorgeearmendariz@gmail.com