Home > Futbol Internacional

La magia del Real Madrid también destroza al Manchester City

Fichajes.com / Fotos: EFE | 04 Mayo 2022 | 16:37
image
image
image
Se veía hoy el Real Madrid en la necesidad de doblegar a uno de los mejores equipos de Europa si quería estar en la final de la Liga de Campeones. Nada menos que el Manchester City de Pep Guardiola, actual campeón de la Premier League y que el pasado curso se quedó con la miel en los labios en la máxima competición europea.
 
Después de aferrarse a la eliminatoria con uñas y dientes en un partido de ida que terminó con un sensacional 4-3, a los de Carlo Ancelotti les bastaba con ganar para llevar la eliminatoria, al menos a las semifinales. Sin embargo, la escuadra citizen se presentaba como un rival tremendamente complicado para lograr el objetivo.
 
El Real Madrid sale con todo
El Real Madrid salió con las ideas claras y en los primeros minutos las ejecutó a la perfección: presión alta para dificultar la salida de balón del Manchester City e intentar maximizar cualquier error de la escuadra de Pep Guardiola. Así, los primeras ocasiones del choque fueron para la escuadra de Chamartín. Y concretamente, para Karim Benzema.
 
La primera para el francés fue por medio de un remate de cabeza cuando apenas habían transcurrido 4 minutos, mientras la segunda fue en el 11. En ambas oportunidades el balón se fue por encima del larguero. Con el paso de los minutos iba emergiendo la figura de Vinicius. El brasileño estaba juguetón y se convertía en un quebradero de cabeza para la defensa mancuniana, si bien el recuperado Kyle Walker se mostraba muy sólido a la hora de defenderle.
 
El Manchester City intentaba hacer su juego con un Kevin de Bruyne que buscaba insistentemente la espalda de Toni Kroos para hilvanar jugadas y Phil Foden, uno de los grandes protagonistas de la eliminatoria y que está llamado a convertirse en uno de los grandes nombres propios del panorama futbolístico en los próximos años. Sin embargo, con Thibaut Courtois evitando las distintas oportunidades visitantes, y el Real Madrid insistiendo pero sin puntería, acabó la primera mitad.
 
Pudo marcar el Real Madrid nada más comenzar la segunda mitad. Fue por medio de Vinicius, que se encontraba un balón delante de la portería y tan solo tenía que poner el borceguí en la posición correcta para introducirlo en la portería de Éderson. No fue así: el brasileño remató incomprensiblemente fuera de la portería. La oportunidad no terminaba en gol, pero servía para encender al Santiago Bernabéu y sembrar la sombra de la duda en los sky blues.
 
El Bernabéu vive un milagro
El Real Madrid atacaba en estampida, como una manada de ñus ante una defensa a la que le temblaban las piernas. Los más de 250 M€ invertidos en los cuatro zagueros (65 M€ en Joao Cancelo, 53 en Kyle Walker, 65 en Aymeric Laporte y 68 en Ruben Días) parecían no darles el empaque suficiente para frenar las acometidas blancas. Sin embargo, el balón parecía enfadado con los atacantes del Real Madrid y se negaba a ser controlado. En esos primeros quince minutos de la segunda mitad se acabaron las opciones merengues.
 
El Manchester City parecía cansado y les costaba recuperar el esférico. Sin embargo, cuando lo tenían para el Real Madrid era muy complicado recuperarlo. Con el paso de los minutos el equipo de Pep Guardiola iba echándose atrás paulatinamente y comenzaba a recordar a aquel equipo que se dedicó a plantar una defensa numantina en el Wanda y jugaba con el cronómetro. Era la versión más pragmática del loado equipo inglés.
 
Y cuando parecía que el Real Madrid se encontraba en disposición de llevar el choque a la prórroga, emergió Riyad Mahrez. Bernado Silva se plantaba al borde del área y partía a la defensa blanca antes de servir para que el argelino introdujera el esférico por el palo corto de Thibaut Courtois. Era el minuto 74 y el equipo blanco necesitaba de un milagro para clasificarse.
 
Grealish y Foden fallaban dos ocasiones claras para sentenciar la eliminatoria. ¡No sabían la que les esperaba! Era el minuto 90 cuando Rodrygo remachaba una asistencia de Karim Benzema para empatar el choque. El tanto coincidía con un alargue de 6 minutos y el Bernabeú bramaba. ¿Cómo no creer en este equipo? El Manchester City temblaba y el balón volvía a caer en los pies de Rodrygo. El brasileño aprovechaba la oportunidad y hacía el 2-1 en el 91. Los blancos intentaron hacer el tercero y todo el mundo lo esperaba. Sin embargo, la eliminatoria se iba a la prórroga.
 
Y los primeros minutos de la prórroga fueron blancos. El Manchester City no sabían por dónde le venían los golpes. Una incursión de Eduardo Camavinga (uno de los grandes artífices del milagro) acababa con el balón en los pies de Karim Benzema y Ruben Dias lo atropellaba. El árbitro decretaba penalti y el próximo Balón de Oro hacía el 3-1. Había que frotarse los ojos. En el minuto 89 el Real Madrid necesitaba dos goles para llevar el partido a la prórroga y cuando habían transcurrido cinco de la prórroga era el Manchester City el que tenía que marcar uno si quería llegar a los penaltis.
 
Thibaut Courtois también quería aportar su granito de arena al milagro blanco. Phil Foden se sacaba de la chistera un gran disparo en el último minuto de la primera mitad de la prórroga pero se topaba con la mano del belga. El rechace acababa en los pies de Fernandinho, pero el brasileño también la enviaba fuera.
 
No hubo más. El Manchester City estaba muerto por los tres sopapos del Real Madrid y se pasó la segunda parte en un constante quiero y no puedo mientras las gradas coreaban cada jugada de los suyos entre vítores. El Real Madrid estará en la final de París. El Manchester City ha sido el último testigo de la magia del Santiago Bernabéu. No lo intenten entender.
PUBLICIDAD
© 2022 Todos los derechos reservados de Grupo Plano Informativo. Prohibida la reproduccion total o parcial , incluyendo cualquier medio electrónico o magnético.