Home > Futbol Internacional

El Real Madrid se resistió a morir en Mánchester

Fichajes.com / Fotos: EFE | 26 Abril 2022 | 15:54
image
image
image
image
Nuevo desafío de primer nivel para el Real Madrid. Los blancos se desplazaban a Inglaterra. Tras haberse deshecho de Paris Saint Germain y Chelsea en las dos últimas eliminatorias tirando de épica y mucho más fuera que dentro en algunos momentos, el que ya es virtual campeón de Liga se enfrentaba nuevamente a uno de los grandes candidatos al título de campeón de Europa.
 
Subcampeón en la pasada edición de la máxima competición continental, el Manchester City llegaba a la eliminatoria después de superar al Atlético de Madrid de forma agónica e incluso renunciando a su estilo en la vuelta del Wanda Metropolitano.
 
Una de las grandes dudas en la previa del choque era la fórmula por la que apostaría Carlo Ancelotti para buscar la victoria en el Etihad. Finalmente el italiano se decantó por un 4-3-3 en el que Fede Valverde acompañaba a Toni Kroos y Luka Modric en la medular y Rodrygo formaría tridente de ataque junto a su compatriota Vinicius y Karim Benzema.
 
Enfrente, Pep Guardiola finalmente daba la titularidad a John Stones pese a las dudas de la previa y el internacional inglés ocupaba el lateral diestro, por lo que sería el encargado de frenar a Vinicius.
 
El Real Madrid llega vivo al descanso
Pudo llegar el Real Madrid con una cornada de doble trayectoria al túnel de vestuarios al finalizar la primera mitad. Sin embargo, los blancos supieron sufrir y salieron de la UVI cuando el cura ya estaba dando la extremaunción. Y es que apenas había transcurrido un minuto y medio cuando el Manchester City se ponía por delante en el marcador. Riyad Mahrez rompía al borde del área para servir un esférico que Kevin de Bruyne introducía de cabeza después sorprender entrando desde atrás (1-0). Los locales se ponían por delante en el marcador antes, incluso, de merecerlo.
 
La presión de los de Guardiola era incesante y dificultaba mucho la salida de esférico merengue. A los diez minutos David Alaba exhibía una notable falta de intensidad y Gabriel Jesús aprovechaba el regalo para hacer el 2-0. El Real Madrid zozobraba y los citizens acumulaban ocasiones de peligro mientras el equipo dirigido por Carlo Ancelotti era incapaz de pasar del centro del campo. Phil Foden tenía una clara en el 15’ y Vinicius protagonizaba la primera llegada visitante en el 17’.
 
Fue a partir de la escaramuza del extremo brasileño cuando el Real Madrid comenzó a desperezarse e intentaba igualar el partido. Riyad Mahrez pecaba de individualista para tirar al lateral de la red el que podría haber sido el 3-0 y Foden veía como un disparo diagonal se le escapaba a apenas unos centímetros de la portería de Thibaut Courtois.
 
Y cuando nadie lo hubiera esperado, el Real Madrid renació. Primero David Alaba remataba de cabeza un centro lateral que se iba por encima del larguero. Era el prolegómeno del 2-1. ¿El autor del tanto? Karim Benzema. El atacante francés hacía bueno un pase no demasiado sobresaliente de Ferland Mendy para reducir distancias. Era el minuto 33 y jugadores y aficionados del Manchester City se frotaban los ojos ante lo que estaban viendo: el futuro Balón de Oro abría una eliminatoria que podría estar sentenciada desde varios minutos antes. Fue con este marcador con el que el choque se marchó al descanso.
 
El Manchester City no da la puntilla
El Real Madrid entraba con una cara nueva en la segunda mitad. El canterano Nacho entraba en el campo relevando a un tocado David Alaba. Apenas unos minutos antes del descanso Pep Guardiola había hecho lo propio en el Manchester City con Fernandinho relevando a John Stones, por lo que el brasileño sería el encargado de ocuparse de su compatriota Vinicius.
 
Y la segunda parte podría haber comenzado exactamente igual que la primera. En esta ocasión era Militao el que pecaba de falta de intensidad y el balón acababa en los pies de Mahrez cara a cara con Courtois. El argelino ajustaba su remate y estrellaba el esférico con el poste. El rechace rebotaba de Phil Foden y parecía introducirse irremisiblemente en la portería cuando Dani Carvajal salvaba bajo los palos.
 
Lejos de espabilarse ante la posibilidad de recibir un tercer tanto que iba a complicar seriamente su futuro en la competición, los blancos seguían empeñados en pegarse tiros en los pies. Era el minuto 53 cuando un error en la salida de Ferland Mendy, unido con la displicencia de Vinicius, dejaban a Fernadinho en el extremo diestro. El canarinho, y sus 36 años de edad, ganaba en velocidad al propio Mendy y servía para que Foden remachara solo ante Courtois e hiciera el 3-1.
 
Era la segunda vez que el Real Madrid iba a visitar a San Pedro, pero al igual que había pasado en el primer tiempo, se resistía. En esta ocasión era Vinicius el que cogía el desfibrilador y reanimaba a su equipo. Lo hacía protagonizando una sensacional jugada individual en el extremo zurdo que le permitía explotar su velocidad. El extremo se deshacía de su compatriota Fernandinho y definía ante Ederson. El partido estaba 3-2 y quedaban 35 minutos por delante.
 
El Real Madrid nunca muere
El Real Madrid era Jason Voorhees en Viernes 13. Los merengues recibían balazos, hachazos y caían en trampas para osos. Pero ni eso era suficiente para que continuaran echando el aliento en el cogote de unos miembros de la hermandad del toque que comenzaban a ver peligros detrás de cada puerta.
 
El Manchester City sobaba el balón, mascaba la jugada, en busca de un hueco en el que clavar el colmillo. Charly Rexach decía años atrás que cuando un equipo tiene buenos jugadores es como un plato de aceitunas: en ocasiones pueden verse mal repartidas, cada una por su lado, sin equilibrio aparente. En estos momentos basta con agitar ligeramente el plato para que poco a poco y de forma natural se van ordenando y encuentran su sitio.
 
Ahí apareció Bernardo Silva. Toni Kroos cometía una falta en la frontal sobre Kevin de Bruyne pero el árbitro decía dar la ley de la ventaja. Los blancos se quedaban parados y el portugués se sacaba un disparo sensacional de la manga para colocar el balón en la escuadra y hacer el 4-2. Era el minuto 73 y apenas dos después Riyad Mahrez estaba a punto de hacer el quinto.
 
El Manchester City estaba dejando vivo al Real Madrid. Y cuando no acabas con él, el Rey de la competición siempre vuelve. Un balón colgado sin demasiado peligro acababa despejado por Laporte con la mano y el árbitro decretaba penalti. Karim Benzema se iba al punto de penalti y el videomarcador indicaba el minuto 82 cuando gunos agoreros recordaban sus dos fallos ante Osasuna. Sin embargo, el galo apostó por un lanzamiento de Panenka para devolver a su equipo al partido (4-3)… y a la eliminatoria.
 
De este modo, este choque trepidante terminaba con este marcador y será el Santiago Bernabéu será el que dicte sentencia en ocho días. Después de lo visto en la noche de Mánchester, no hay que descartar nada.
PUBLICIDAD
© 2022 Todos los derechos reservados de Grupo Plano Informativo. Prohibida la reproduccion total o parcial , incluyendo cualquier medio electrónico o magnético.