Home > Internacionales

IndyCar podría no probar los motores híbridos en marzo

Motorsport.com | 26 Enero 2022 | 20:15
IndyCar está en la fase de desarrollo de los motores híbridos que deben introducirse en la serie para 2023 y de los cuales solo se han hecho simulaciones hasta ahora, con las salidas en pista en la agenda, al menos en el cronograma.
 
En 2021, la nueva distribución de pesos se simuló varias veces en el Indianapolis Motor Speedway pero sin llegar a portar los nuevos motores. Se tiene previsto en marzo que se realicen los primeros test con los coches y los nuevos corazones, sin embargo existe la duda de si se podrá cumplir con este calendario.
 
Los dos fabricantes de motores que participan en la IndyCar Series, Chevrolet y Honda, están preocupados por la posibilidad de que los componentes del KERS no estén disponibles a tiempo para marzo y los cuellos de botella en el suministro son motivo de preocupación
 
El motivo es la escasez de suministros en relación con la pandemia de coronavirus. Chevrolet y Honda no son las únicas empresas que tienen que hacer frente a estas dificultades.
 
También se espera que el proveedor de chasis de la IndyCar, Dallara, proporcione nuevas piezas para las pruebas. Se supone que habrá actualizaciones para que los coches sean más ligeros, con un especial enfoque en las áreas del embrague y la caja de cambios. Además, se esperan actualizaciones en el área de los radiadores, ya que los nuevos motores serán más potentes que los actuales.
 
Pero el KERS no será lo único nuevo en los motores de la IndyCar del próximo año. Los motores de combustión en el corazón de la cadena cinemática también serán diferentes a los actuales. Los actuales motores de 2,2 litros serán sustituidos por motores de 2,4 litros para la temporada 2023.
 
¿Se seguirán haciendo pruebas sin KERS en marzo?
El aumento de la cilindrada irá acompañado de un incremento de potencia de unos 100 CV: de los 700 CV actuales a 800 CV. Y gracias al KERS, se dispondrá de 100 CV adicionales en el modo "push-to-pass". Esto situaría la potencia máxima de los nuevos motores de la IndyCar en torno a los 900 CV.
 
Chevrolet y Honda están dispuestos a probar sus motores de 2,4 litros por primera vez en marzo bajo la supervisión de la IndyCar. En principio, están previstos los equipos más importantes de ambos bandos, es decir, Penske y McLaren para Chevrolet, y Ganassi y Andretti para Honda. La posibilidad de que los componentes del KERS y las actualizaciones del chasis puedan probarse también en marzo depende de la situación de las entregas.
 
Una cosa es cierta: Mientras que la nueva normativa de motores en la IndyCar Series está prevista para la temporada 2023, todavía no hay un calendario concreto para un chasis completamente nuevo. Lo único que está claro por el momento es que el sucesor del actual Dallara DW12 volverá a ser construido por Dallara. El contrato entre el fabricante italiano de coches de carreras y la IndyCar Series se amplió "por varios años" en diciembre.
PUBLICIDAD
AL INSTANTE
© 2022 Todos los derechos reservados de Grupo Plano Informativo. Prohibida la reproduccion total o parcial , incluyendo cualquier medio electrónico o magnético.