Home > Internacionales

¿Cómo fue la carrera de Toto Wolff como piloto?

Motorsport.com | 23 Enero 2022 | 11:31
Torger Christian "Toto" Wolff nació el 12 de enero de 1972 en Viena, Austria, y allí pasó sus primeros años. Sus padres (una madre polaca y un padre rumano) no eran acomodados económicamente y la situación se agravó cuando a su padre le diagnosticaron un tumor cerebral. Por aquel entonces, el pequeño Toto tenía 8 años.
 
Su amor por las carreras llegó de forma bastante inesperada, como explicó Wolff a Sky Sports: "Fue pura coincidencia. Había visitado Amsterdam con unos amigos, no preguntes por qué, y a la vuelta pasamos por Nürburgring. Uno de mis mejores amigos corría en el campeonato alemán de Fórmula 3. Me fascinó el paisaje, me encantaron los coches y los pilotos y decidí que quería arriesgarme. Investigué un poco y decidí comprar un Seat Ibiza con mis ahorros y un pequeño préstamo. Cada mes me las arreglaba para pagar el préstamo y empecé a correr. Vendí mi coche de calle y conduje el coche de carreras en la pista y en las carreteras públicas. Así es como empezó mi carrera en las carreras".
 
Conducción nocturna para hacer kilómetros
El entusiasmo y el compromiso no faltaron, pero Wolff no era el mayor talento de Austria:
 
"Mi primera carrera fue la Copa Seat Ibiza. Treinta competidores y yo dije: 'Voy a entrar y les voy a ganar a todos, seguro'. En la primera sesión de clasificación terminé decimoctavo. Me dijeron que, obviamente, era porque el motor necesita 1.000 kilómetros para rendir al máximo, y mi motor era nuevo. Eso fue en Spielberg, en el actual Red Bull Ring. Así que tomé mi Seat, conduje toda la noche hasta llegar a los 1.000 kilómetros, volví y empecé la siguiente clasificación. Otra vez 18°. Entonces me di cuenta de que hacía falta más de lo que esperaba. Luego hice un curso serio de carreras, me metí en la Fórmula Ford y las cosas mejoraron a partir de entonces".
 
En 1992 Wolff debutó en la Fórmula Ford Austriaca, y condujo un total de tres temporadas en Alemania y Austria en la categoría junior. En 1994, triunfó en su categoría en las emblemáticas 24 Horas de Nürburgring. Para financiar su vida como piloto, y para ganar aún más experiencia, empezó a trabajar como instructor en el circuito de Spielberg.
 
"Fue duro porque no tenía apoyo económico de casa. Recibí una oferta del mejor equipo de Fórmula Ford de la época para trabajar como instructor en el antiguo circuito de Spielberg. Había una granja cercana en la que pagaba uno o dos euros al día por el alojamiento y el desayuno. Lo mejor de mi papel como instructor era que no sólo enseñaba a los niños a conducir, sino que también podía hacer el shakedown de los coches por la mañana y conducirlos por la tarde. Eso me dio mucha experiencia que sería valiosa para mis propias carreras".
 
La realidad que le mostró Alex Wurz
A pesar de esa experiencia, nunca llegó a la cima en las categorías formativas. Eso fue en parte gracias a su compatriota Alexander Wurz.
 
"Sí, él fue el responsable de que pensara en hacer otra cosa con mi vida. Probablemente ni siquiera lo sepa. El antiguo Österreichring tenía una curva muy rápida, la Bosch Kurve, que iba cuesta abajo. Con un Fórmula Ford te deslizabas por esa curva sobre las cuatro ruedas. Él tenía ese control, yo no. Me perdí la experiencia del karting, las posibilidades y los kilómetros de prueba por falta de presupuesto. En ese momento pensé: 'No voy a llegar a la cima'".
 
Al final llegó a la cima del automovilismo, pero en el muro de boxes en lugar del habitáculo del piloto. En 2009 compró acciones del equipo Williams de Fórmula 1, para unirse al equipo oficial Mercedes cuatro años después. Bajo su dirección, el equipo se convirtió en la fuerza dominante del deporte.
 
En los años siguientes siguió compitiendo ocasionalmente como piloto con cierto éxito, incluso en el Campeonato de GT de la FIA y en el Campeonato de Rally de Austria.
PUBLICIDAD
AL INSTANTE
© 2022 Todos los derechos reservados de Grupo Plano Informativo. Prohibida la reproduccion total o parcial , incluyendo cualquier medio electrónico o magnético.