Home > Extra cancha

Streltsov, el futbolista que sobrevivió al GULAG

EFE | 22 Septiembre 2020 | 12:23

A los 18 años ya era conocido como el Pelé ruso, pero el delantero Eduard Streltsov se convirtió en leyenda al sobrevivir a cinco años de GULAG y volver a los terrenos de juego para ser el mejor jugador de la Unión Soviética.

"Era como tener la cabeza de Xavi en el cuerpo de Balotelli", comentó Alexandr Nilin, biógrafo y amigo íntimo del futbolista.

"Streltsov" es el título de la película dirigida por Iliá Uchítel que se estrena este martes en Moscú con seis meses de retraso debido a la pandemia del coronavirus.

La cinta es una suerte de rehabilitación del jugador, que fue condenado por violación al comienzo de su carrera futbolística, cargo que muchos consideran ahora fabricado por las autoridades soviéticas, pero que nunca fue retirado.

EL PELÉ RUSO

"Streltsov estaba destinado a convertirse en una estrella mundial, pero no pudo serlo", comentó a Efe Uchítel.

Su irrupción fue meteórica. Debutó con 18 años en el Torpedo, su equipo de toda la vida, y a la temporada siguiente ya fue el máximo goleador del campeonato soviético.

Se colgó por primera vez la camiseta nacional en junio de 1955 en Estocolmo y en el primer tiempo ya había marcado un "hat trick" contra el equipo que sería finalista del Mundial tres años después.

Tuvo un papel clave en el primer título de la selección soviética, la medalla de oro en los Juegos Olímpicos de Melbourne (1956), y su gol clasificó a la URSS para su primera Copa Mundial (1958).

Streltsov, que no sólo era un goleador, sino que también era un jugador dotado de un gran técnica -le gustaba dar pases de tacón-, quedó en séptimo lugar en la votación del Balón de Oro de 1957, que coronó a Alfredo di Stéfano.

Las escenas de fútbol fueron rodadas en el estadio del Torpedo Moscú, que lleva su nombre desde 1997, durante el Mundial de Rusia en junio de 2018.

El legendario futbolista es interpretado por la mayor estrella joven del cine ruso, Alexandr Petrov, un enamorado del fútbol desde niño y que soñaba con protagonizar la película.

"Ironías del destino. Streltsov recibió el amor popular, pero no el reconocimiento internacional. Esa es la tragedia", señaló.

AL GULAG POR VIOLACIÓN

Y es que su carrera se vio truncada dos semanas antes del inicio del Mundial de Suecia, cuando fue acusado de violar a una mujer, motivo por el que fue condenado a 12 años en un campo de trabajo en el GULAG.

Streltsov escribió a su madre que era inocente, pero, al mismo tiempo, reconoció en una confesión firmada que había cometido la violación bajo los efectos del alcohol, a cambio, según la prensa, de que le dejaran acudir al Mundial, algo que no ocurrió.

Aún hoy en día nadie sabe exactamente lo que ocurrió, aunque Uchítel y Petrov mantienen que el futbolista fue víctima de una encerrona por parte de las autoridades que querían castigarle por su fama de mujeriego y su afición a la bebida, imagen muy alejada del ideal del ciudadano soviético.

Petrov destaca que Streltsov, el icono sexual de su tiempo antes de Yuri Gagarin, no era ningún hombre ideal, pero defendió su inocencia, al igual que el asesor del director, el famoso futbolista ruso Alexandr Mostovói, que militó en el Celta de Vigo.

"No es verdad. Le persiguieron por ser la URSS. Cuando conoces la historia, hay muchas cosas que no cuadran", señaló a Efe Mostovói.

Otra leyenda del fútbol soviético, Nikita Simonián, admite que nadie sabe lo que pasó en realidad, pero que todos, compañeros y rivales, siempre han querido creer en que no cometió ningún crimen.

RETORNO A LOS TERRENOS DE JUEGO

Además de ser enviado a un campo en la inhóspita región de Kírov, donde trabajó en una fábrica de madera, en una ocasión fue brutalmente apaleado por unos criminales y estuvo cuatro meses ingresado en un hospital.

Después de cinco años en tres campos en la parte europea de Rusia, Streltsov fue liberado, aunque no pudo jugar al fútbol hasta 1965.

"El amor que le tenía el pueblo era tan grande que tuvieron que sacarlo del GULAG y dos años después le dejaron volver al Torpedo y a la selección. De no ser un futbolista tan popular, Dios sabe qué hubiera sido de él", comentó Uchítel.

El nuevo líder soviético, Leonid Brezhnev, al que en la película describen como contrario desde un principio a la persecución judicial de Streltsov apoyada fervientemente por su antecesor Nikita Jruschov, decidió atender a las demandas del pueblo.

Nada más volver, se alzó con el título de liga con el Torpedo -el segundo en la historia del club- y en 1968 fue el máximo artillero de la liga soviética con 21 tantos, lo que le valió ser nombrado mejor jugador del país.

"Eso sólo puede hacerlo una persona muy fuerte", dijo Pelé al visitar Moscú en 2003.

Se retiró en 1970 como una estrella, pese a no haber disputado nunca un Mundial o una Eurocopa, marcando 99 goles en 222 partidos con el Torpedo y 25 en 38 encuentros con la selección.

Una de las últimas veces que se le vio en público fue en el entierro del mítico portero Lev Yashin en marzo de 1990, cuatro meses antes de morir a los 53 años. 

NOTAS RELACIONADAS
PUBLICIDAD
LO + VISTO
AL INSTANTE
GRÁFICO DEPORTIVO
© 2020 Todos los derechos reservados de Grupo Plano Informativo. Prohibida la reproduccion total o parcial , incluyendo cualquier medio electrónico o magnético.