Home > Futbol Internacional

Socios toman las riendas para salvar al Dinamo de la COVID y la corrupción

EFE | 28 Mayo 2020 | 16:46

La pandemia de coronavirus ha agravado la crónica crisis a la que décadas de corrupción e incompetencia llevaron al Dinamo de Bucarest, pero también ha impulsado una reacción de sus aficionados que, con ambición e idealismo, están luchando para que su club vuelva a ser uno de los grandes de Europa.

"Que no se jueguen partidos lo ha hecho muy difícil, pero la gente ha entendido que, con pandemia o sin ella, con crisis o sin crisis, al Dinamo se le quiere, y ha reaccionado en consecuencia", dijo Ionut Zainea, de la asociación DDB.

Esas son la siglas de Doar Dinamo Bucuresti (Sólo Dinamo Bucarest) una asociación fundada en 2018 y que reúne a 6.000 aficionados que han logrado, de momento, evitar que el equipo vaya a la bancarrota. 

DE AFICIONADOS A SOCIOS

Con las cuotas de sus afiliados, subastas de camisetas y otros artículos de valor sentimental y la venta de entradas para un partido virtual en el FIFA, la DBB ha reunido hasta ahora 360.000 euros, que han servido para pagar sueldos de jugadores y abonar la licencia para poder seguir militando en la primera división rumana.

A cambio de esa ayuda, la DBB ha recibido un 10 % de las acciones, convirtiendo al grupo de aficionados en socios, un estatus que les permite ejercer de "perro guardián" de la gestión y las operaciones de venta de las acciones del club entre grupos empresariales sin más interés en el Dinamo que el económico.

UN INVERSOR EXTRANJERO

"El escenario ideal para nosotros es que venga un inversor y ponga decenas de millones de euros en el Dinamo, aunque por el momento esto pueda parecer utópico", explicó Catalin Alexandru, otro de los dirigentes de DDB. "El programa de DDB está preparado para tomar el control del club y crear las condiciones para la llegada de un inversor extranjero", agregó este joven aficionado.

En los últimos meses, al Dinamo le han salido varios novios, pero ninguno le ha llevado al altar. Primero quedó en nada el interés de un grupo inversor de Emiratos Árabes, luego fracasó la negociación con un fondo de inversiones y últimamente la prensa rumana habla de la posible compra por otro grupo representado por el ex dirigente del Getafe Juan José Melero.

EL EJEMPLO DE ESPAÑA

El modelo de club que ha inspirado a DDB es el que funciona en equipos españoles como el Real Madrid, el Barcelona o el Athletic de Bilbao, que han resistido la transformación en sociedades anónimas de la mayoría de clubes en Europa, y donde los socios siguen eligiendo al presidente y pueden influir en el rumbo del club.

"Nos hemos inspirado en países con tradición en este sentido. Hay clubes importantes en España que tienen como base a los aficionados", apuntó Nicu Grameni, portavoz de DDB. Esta asociación sueña con ganar más poder y contribuir a que el Dinamo vuelva a ser el orgulloso equipo que era temido en Europa. 

NOTAS RELACIONADAS
PUBLICIDAD
LO + VISTO
AL INSTANTE
GRÁFICO DEPORTIVO
© 2020 Todos los derechos reservados de Grupo Plano Informativo. Prohibida la reproduccion total o parcial , incluyendo cualquier medio electrónico o magnético.