Home > Internacionales

Federer, el verdugo de Nadal y su racha de 81 victorias

Notimex | 19 Mayo 2020 | 12:15
La rivalidad entre el español Rafael Nadal y el suizo Roger Federer ha vivido muchos episodios emocionantes, pero uno de los más recordados es el del 20 de mayo de 2007, cuando se enfrentaron sobre arcilla en la final del Masters de Hamburgo.
 
El originario de Manacor recibió el apodo de “Rey de la Arcilla” gracias a sus 12 títulos en Roland Garros y cientos de victorias que lo llevaron a establecer récords como los 81 triunfos consecutivos en esta superficie entre abril de 2005 y mayo de 2007.
 
La racha comenzó después de que Nadal cayera por 7-5 y 6-2 ante el ruso Igor Andreev el 9 de abril de 2005 en el Abierto de Valencia, y se extendió a los torneos de Montecarlo, Barcelona, Roma, Roland Garros, Bastad, Stuttgart y hasta eliminatorias de la Copa Davis.
 
Durante poco más de dos años, el ahora número dos en el ranking de la Asociación de Tenistas Profesionales (ATP) superó a 52 rivales de 21 países diferentes, incluso al mismo Federer en cinco ocasiones.
 
Vliegen, Coria, Ferrer, Gaudio, González, Berdych, Bracciali, Cañas, Djokovic, Ferrero, Gasquet, Malisse, Monfils, Nieminen, Robredo, Seppi, Stepanek, Volandri, Youzhny y Hewitt fueron otros jugadores que cayeron ante el “Matador” en lo que se considera una de las marcas más impresionantes en el deporte blanco.
 
 
Últimas victorias y la caída ante el suizo
 
Nadal clasificó al torneo de Hamburgo como segunda cabeza de serie, únicamente detrás de “Su Majestad”, enfrentó a su compatriota Óscar Hernández en su primer partido y posteriormente al ruso Igor Valerievich.
 
Días después, el jugador que tenía 21 años de edad extendió su marca de victorias en cuartos de final y llegó a 80 contra el chileno Fernando González con parciales de 6-4 y 6-4.
 
Posteriormente, tuvo un intenso enfrentamiento ante el australiano Lleyton Hewitt que llegó a tres sets luego de que “Rafa” quedara en desventaja en el primer episodio; sin embargo, logró recuperarse y avanzó por 2-6, 6-3 y 7-5.
 
Alemania es un país que siempre recibe con mucho cariño a Roger Federer, la cercanía con su natal suiza y los aficionados lo colocaron como favorito en las tribunas y el aspecto anímico podía ser un punto a su favor en la final de la competencia.
 
No obstante, la garra y el esfuerzo de Nadal lo impulsaron a dejar atrás el cansancio de su reciente seguidilla de partidos y se puso en ventaja en el primer set por 6-2; la victoria número 82 ya estaba a un solo episodio de distancia, pero el quiebre del suizo lo encaminó a recuperar terreno y emparejar a un set.
 
Contrario a lo que sucedió en “semis” contra Hewitt, los estragos del agotamiento surtieron efecto en el juego del español y el suizo acertó sin importar si se trataba de su derecha o de su revés al grado de dejar en cero al rival.
 
El marcador terminó 2-6, 6-2 y 6-0, y Federer se coronó en Hamburgo por cuarta vez (2002, 2004 y 2005), pero esta vez había más que el orgullo de por medio en la gran rivalidad entre dos de las grandes figuras del tenis, por lo que “Rafa” aceptó la derrota con humildad.
 
“Si tenía que perder contra alguien, era contra este hombre. Quiero felicitar a Roger y desearle buena suerte en Roland Garros”, manifestó Nadal después del partido y semanas después consiguió su cuarto campeonato del Grand Slam al vencer justo a “Su Majestad”.
 
Por su parte, el helvético destacó que 81 partidos sin perder en una arcilla es algo “increíble”; asimismo, expresó el gran respeto que desde entonces siente por el de Manacor y dijo estar enamorado de Hamburgo.
 
Como cualquier racha deportiva, la de Nadal quedó atrás y se recuperó con el pasar de las competencias para mantenerse hasta la fecha como ídolo de muchos aficionados en todo el mundo; no obstante, esto no quiere decir que su marca quedara en el olvido, pues nadie ha sido capaz de igualar lo que consiguió durante poco más de 24 meses.
NOTAS RELACIONADAS
PUBLICIDAD
LO + VISTO
AL INSTANTE
GRÁFICO DEPORTIVO
© 2020 Todos los derechos reservados de Grupo Plano Informativo. Prohibida la reproduccion total o parcial , incluyendo cualquier medio electrónico o magnético.