Domingo 19 de Mayo de 2024 | San Luis Potosí, S.L.P.
internacionales

Se registra intensa pelea dentro del parlamento de Georgia

Infobae | 15/04/2024 | 18:13

Este lunes estallaron enfrentamientos en el parlamento de Georgia por la reintroducción por parte del gobierno de un controvertido proyecto de ley sobre “influencia extranjera” que, según los críticos, refleja la legislación rusa represiva utilizada para silenciar e intimidar a los disidentes.
 
El partido gobernante Sueño Georgiano anunció la propuesta a principios de este mes, reviviendo un proyecto de ley similar que fue abandonado hace un año después de protestas masivas.
 
Un vídeo de una audiencia parlamentaria mostró a un parlamentario de la oposición golpeando en la cabeza a un legislador del partido gobernante que copatrocinó el proyecto de ley, lo que provocó peleas y la interrupción de la transmisión en vivo.
 
La pelea se produjo mientras decenas de georgianos se manifestaban frente al parlamento contra la ley propuesta, que según ellos socava la candidatura de Georgia a ser miembro de la Unión Europea (UE).
 
Antes de una manifestación prevista para el lunes por la noche, se podía ver a los manifestantes desplegando una gran bandera de la UE y gritando: “¡No a la ley rusa!”.
 
“La sociedad de Georgia es lo suficientemente fuerte como para no permitir que el país caiga en un autoritarismo al estilo ruso”, dijo Saba Gotua, un arquitecto.
 
“No permitiremos que Sueño Georgiano desperdicie la oportunidad histórica de Georgia de convertirse en miembro de la UE”.
 
Georgia ha buscado durante años profundizar sus relaciones con Occidente, pero el actual partido gobernante está acusado de intentar reconectar la ex república soviética con Rusia.
 
“Saboteando las perspectivas europeas”
Según el proyecto de ley, cualquier organización independiente que reciba más del 20 por ciento de financiación del extranjero deberá registrarse como “organización que persigue los intereses de una potencia extranjera”.
 
Se trata de un cambio con respecto a la propuesta del año pasado, que utilizaba el término “agente de influencia extranjera”.
 
Sueño Georgiano dijo que cambió la redacción tras aceptar que la inicial tenía connotaciones negativas.
 
El término “agente extranjero” tiene sus raíces en el pasado soviético y sugiere que esas personas son traidores y enemigos del Estado.
 
La semana pasada, alrededor de 8.000 personas organizaron una manifestación en el centro de Tbilisi, tras el sorpresivo anuncio del partido gobernante de que planeaba aprobar el proyecto de ley en mayo.
 
Los analistas dijeron que el partido gobernante, ampliamente sospechoso de cooperación encubierta con el Kremlin, ve la financiación occidental para las ONG prodemocracia y los medios independientes de Georgia como un desafío a su control del poder.
 
“Sueño Georgiano no oculta que la ley tiene como objetivo neutralizar la influencia occidental”, afirmó a la AFP la analista política Ghia Nodia.
 
“El partido sigue diciendo que orienta a Georgia hacia la UE, pero en realidad está saboteando las perspectivas europeas de Georgia”, que según las encuestas de opinión son apoyadas por alrededor del 80 por ciento de la población.
 
El primer ministro de Georgia, Irakli Kobakhidze, conocido por su retórica antioccidental, ha insistido en que su gabinete está comprometido con las aspiraciones europeas del país.
 
En un esfuerzo por defender la causa del partido gobernante, invitó a los embajadores de los países de la UE que han criticado el proyecto de ley a vivir debates televisados.
 
Riesgo de sanciones
La Comisión Europea ha pedido a Tbilisi que no apruebe la legislación, diciendo que contradice la agenda de reformas democráticas que Georgia debe seguir para avanzar en su camino hacia la membresía en la UE.
 
En diciembre, la UE concedió a Georgia el estatus de candidato oficial, pero dijo que Tbilisi tendría que reformar sus sistemas judicial y electoral, reducir la polarización política, mejorar la libertad de prensa y restringir el poder de los oligarcas antes de que se iniciaran formalmente las conversaciones sobre su membresía.
 
Estados Unidos dijo la semana pasada que aprobar la ley “desviaría a Georgia de su camino europeo”.
 
“Estamos profundamente preocupados de que, si se promulga, este proyecto de ley perjudicaría a las organizaciones de la sociedad civil (e)... impediría a las organizaciones de medios independientes”, dijo a los periodistas el portavoz del Departamento de Estado de EE.UU., Matthew Miller.
 
“Estén atentos”, dijo cuando se le preguntó sobre la perspectiva de que Estados Unidos imponga sanciones a Georgia.
 
Es probable que la adopción de la controvertida legislación profundice aún más las divisiones en Georgia, cuya presidenta, incondicionalmente pro occidental, Salomé Zurabishvili, ha condenado el proyecto de ley por considerarlo perjudicial para la democracia.
 
Tradicionalmente vista como una líder en la transformación democrática entre las ex repúblicas soviéticas, Geoergia ha sido criticada en los años recientes por dar pasos atrás en ese aspecto.