Lunes 15 de Abril de 2024 | San Luis Potosí, S.L.P.
internacionales

Arma sónica rusa podría ser usada para atacar a autoridades de EU

ABC | 02/04/2024 | 19:44

Rusia está detrás de los misteriosos ataques contra autoridades estadounidenses en todo el mundo, dolencias inexplicables conocidas como el síndrome de La Habana, según el que fuera el jefe de la investigación del Pentágono sobre este fenómeno. Así se ha revelado en una investigación elaborada por '60 Minutes', un prestigioso programa semanal de información de la cadena CBS; 'The Insider', un medio de exiliados rusos; y la revista alemana 'Der Spiegel'.
 
Greg Edgreen, un lugarteniente coronel retirado del Ejército de EE.UU., fue encargado de investigar los incidentes del síndrome de La Habana. Recibió ese nombre porque los primeros afectados eran diplomáticos y agentes de la Inteligencia de EE.UU. y de Canadá destinados en la capital de Cuba. En 2016, varios denunciaron que sufrían sensación de presión y percibían sonidos extraños, que más adelante daban lugar a síntomas perjudiciales como vértigo, migrañas, deterioro de la audición o problemas cognitivos.
 
Casos similares empezaron a registrarse por todo el mundo y se sospechó que una potencia rival de EE.UU. podría estar detrás de los ataques. En una investigación anterior del 'Miami Herald', varias fuentes aseguraron que muchos de los afectados estaban implicados en labores relacionadas con Rusia o en lugares donde los espías rusos podían trabajar a sus anchas, como Cuba, China, Vietnam y buena parte de Europa.
 
En algunos casos, los ataques se producían poco antes de visitas oficiales de delegaciones estadounidenses a esos países. Incluso hubo un incidente el año pasado cuando el presidente de EE.UU., Joe Biden, acudió a Lituania con motivo de una cumbre de la OTAN. Un alto cargo del Pentágono sufrió un «incidente de salud anómalo» por el que necesitó atención médica. También se cree que los incidentes empezaron antes de 2016: lo podrían haber sufrido agentes estadounidenses en Frankfurt en 2014. En total, más de un centenar de estadounidenses han sufrido síntomas que podrían ser causados por irradiación de microondas o ultrasonidos. Muchas de ellas han mostrado su frustración por las dudas del Gobierno de que haya una potencia rival detrás de ellas.