Lunes 15 de Abril de 2024 | San Luis Potosí, S.L.P.

El dilema del alcalde

Armando Limón | 01/04/2024 | 09:03

El alcalde de San Luis Potosí, Enrique Galindo Ceballos, postulado por la coalición del PRI, PAN y PRD, busca la reelección en el cargo sin solicitar licencia, la ley permite esta situación, aunque no significa que sea lo correcto y menos lo justo.

Las condiciones de un proceso electoral democrático se ponen en grave riesgo ante la falta de equidad, es evidente que el alcalde Galindo tendrá ventajas sobre sus oponentes, tiene a su favor el aparato público municipal del que dispondrá en todo el tiempo en que dure la campaña, se pierde la línea divisoria entre sus actos como funcionario y como candidato.

Esta dualidad de su persona, alcalde y candidato a la vez, representa un retroceso, si la reelección es una figura que se ha promovido como un avance o signo de modernidad política al desmontar el principio maderista “del sufragio efectivo, no reelección”, en el caso de la candidatura de Galindo es un factor que jugará en contra de sus adversarios que no tendrán sus mismas posibilidades de competencia.

La elección municipal capitalina tiene ya un vicio de origen que aún está a tiempo de corregirse si hubiera voluntad y fe democráticas de parte del alcalde Galindo y los partidos que lo impulsan, ¿cómo podremos entonces hablar de una elección transparente y equitativa?

El proyecto reeleccionista del alcalde Galindo choca con la narrativa de la coalición Fuerza y Corazón que se impone tanto a nivel nacional como local, la insistencia de que vivimos en un país en el que se asoma una dictadura, porque su candidatura no está sustentada en bases democráticas sino en la inequidad electoral.

Al inicio de las campañas federales el alcalde Galindo no tuvo reparo en subirse al tapanco de las candidaturas de la coalición Fuerza y Corazón, ondeando banderas partidistas, no solo la ley sino el sentido común le indicaban que no debería tomar partido por su investidura de jefe de la comuna, lo hizo sin que nadie le hiciera la observación correspondiente.

Desde entonces lleva un agenda cargada de intenciones políticas-electorales, aunque el periodo de campañas para las alcaldías iniciará este 20 de abril, varios eventos y el festival de primavera es la muestra más reciente, donde logró una exposición pública y mediática, acompañado de su esposa Estela Arriaga, ella ya está en campaña desde hace varias semanas porque es candidata suplente a senadora.

El electorado tendrá la última palabra, si vota por un alcalde-candidato que compite con el aparato municipal de su lado y rebasa a los otros candidatos, que pone todo su empeño para gobernar otros tres años la ciudad capital que enfrenta diversos problemas, algunos agravados por omisiones y errores, como es la inseguridad y la falta de agua en miles de hogares.