Lunes 27 de Mayo de 2024 | San Luis Potosí, S.L.P.
espectáculos

Drake Bell dio nuevos detalles sobre el abuso que sufrió en Nickelodeon

El Imparcial | 26/03/2024 | 19:00

En la entrevista con Yordi Rosado, Drake Bell compartió detalles alarmantes sobre la obsesión que Brian Peck, entrenador de diálogos de Nickelodeon, desarrolló hacia él durante su trabajo en el canal.
 
Durante la entrevista, Bell describió cómo Peck se integró por si mismo en su vida y empezó a generar problemas familiares. Así mismo lo mencionó:
 
“Empezó a integrarse demasiado bien en mi vida, comenzó a generar un problema entre mi papá y yo. Me decía que mi papá me robaba el dinero, que los papás no debían ser los representantes de los hijos, que los productores no querían que mi papá estuviera en el set”
 
 
Y continuó: “Mi papá comenzó a sentirse incómodo por la manera en que Brian y yo interactuábamos. Él fue quien dijo a la compañía: ‘oigan, no he visto nadie que cruce la línea pero no me siento cómodo con la forma en que Brian interactúa con mi hijo. Demasiado cerca, siempre tiene sus brazos alrededor, busca excusas para llevarlo a otro lugar’
 
Ante esta preocupación del padre de Drake, la respuesta de la compañía fue desalentadora, acusando al padre de ser homofóbico por preocuparse.
 
 
Manipulación mental
Según el actor, Brian llevó a cabo conductas obsesivas hacia él, ganando un control absoluto. Incluso, logró separar a Bell de su novia y manipuló a su para alejarlo de ella.
 
El actor mencionó: “Mi novia de ese momento notó muchas alertas. Él iba a la casa de mi novia. Yo decía que no quería salir con él y de repente sólo se presentaba en mi casa porque además hacíamos otras actividades a parte de las audiciones”.
 
Y también dijo: ‘’Solíamos ir a Disneyland con él, con sus amigos y cosas así, cenas, fiestas. Mi novia me decía: ‘¿Por qué esta persona siempre quiere estar contigo estando fuera del trabajo?’”.
 
Además de este abuso sexual y mental, Bell compartió otras conductas inapropiadas por parte de Brian Peck. Esto incluye visitas sin motivo a su casa, insistencia en llevarlo a llamados y audiciones, e incluso intentos de persuadirlo para que escapara con él.