Domingo 23 de Junio de 2024 | San Luis Potosí, S.L.P.
tecnologia

Una estrella proyecta espectáculo de luz cósmica captado por Hubble

EFE | 25/03/2024 | 15:59

El telescopio espacial Hubble, colaboración entre la NASA y la Agencia Espacial Europea (ESA), ha registrado una impresionante imagen que muestra un espectáculo cósmico completo: chorros emergiendo del núcleo de una estrella recién formada y atravesando el espacio, cortando el gas y el polvo de una nebulosa brillante.
 
La instantánea revela el sistema multiestelar compuesto por FS Tau A, un objeto brillante similar a una estrella cerca del centro de la imagen, y FS Tau B, una estrella en formación o protoestrella que brilla en el extremo derecho, parcialmente oscurecida por una línea vertical de polvo.
 
Estos jóvenes objetos están rodeados por gas y polvo suavemente iluminados, parte de un sistema estelar con apenas 2.8 millones de años, significativamente más joven que el Sol, que tiene aproximadamente 4.600 millones de años.
 
FS Tau B está envuelta por un disco de polvo y gas residual de su formación, el cual eventualmente se consolidará para formar planetas.
 
Es probable que FS Tau B esté en proceso de evolucionar hacia una estrella T Tauri, un tipo de estrella variable joven que aún no ha comenzado la fusión nuclear, pero que está en transición hacia una estrella impulsada por hidrógeno, similar al Sol.
 
La ESA explica que las protoestrellas brillan gracias a la energía liberada por el colapso de las nubes de gas en las que se forman, proyectando chorros de material energizado en forma de columna que se desplazan rápidamente, como se observa en FS Tau B.
 
FS Tau B también se clasifica como un objeto Herbig-Haro, que se forma a través de chorros de gas ionizado expulsados por una estrella joven al chocar con nubes cercanas de gas y polvo a alta velocidad, creando brillantes manchas de nebulosidad.
 
FS Tau forma parte de la región Tauro-Auriga, un conglomerado de nubes moleculares oscuras que albergan numerosas estrellas jóvenes y en formación, ubicadas a unos 450 años luz de distancia en las constelaciones de Tauro y Auriga.
 
El Hubble previamente había observado esta región, cuya actividad de formación estelar la hace un objetivo atractivo para los astrónomos.