Miércoles 19 de Junio de 2024 | San Luis Potosí, S.L.P.
espectáculos

Se unen el punk y los corridos bélicos en el Ceremonia

Agencia Reforma | 25/03/2024 | 09:30

Los estilos musicales de LCD Soundsystem y Fuerza Regida son muy diferentes entre sí, pero ambos grupos tuvieron algo en común: llenaron de baile el cierre de esta edición del Festival Ceremonia, que en su jornada dominical congregó a 52 mil personas, de acuerdo a los organizadores.
 
En el escenario principal montado en el Parque Bicentenario, la agrupación liderada por James Murphy había hechizado a sus fans, que no paraban de moverse al ritmo de éxitos, como "I Can Change".
 
Mientras la banda entonaba temas como "You Wanted a Hit", "Tribulations", Tonite" y "Someone Great", los presentes se movían con relajación y calma, tan entregados a la música que se encontraban ajenos a todo lo demás, una actitud que no pasó desapercibida por LCD Soundsystem.
 
"México, eres el mejor lugar para tocar", dijo un emocionado Murphy en inglés.
 
Todos los músicos en el escenario demostraban pasión para entretener, pero ni eso evitó que su pista de baile perdiera afluencia; si bien la banda jamás bajó la calidad, muchos de los presentes optaron por ir a ver a Fuerza Regida en otro escenario para moverse a otro compás.
 
"¡Fuer- za Regida!", así, pausado, repetían miles de personas en el escenario secundario para acompañar al vocalista del grupo, Jesús Ortiz, de que supo comandar los ánimos de fiesta de las persona.
 
Parejas bailaban y nadie se podía quedar quieto mientras resonaban "TQM" y "Sabor Fresa" y "CRAZYZ".
 
"¡Los quiero escuchar cantando!", animaba Ortiz.
 
Con su cover de "Desvelado", pero también se dieron espacio para presentar el reguetón "Freaky Freaky", para luego entregar "Tacata", pero el tiempo se le fue pronto al grupo.
"Raza, me están diciendo que me tengo que bajar", lamentó el cantante un par de minutos antes de que se acabara su tiempo, pero aún así lograron extenderse cinco minutos extra.
 
 
 Para despedirse con "Harley Quinn" el músico pidió que hasta los vendedores de cerveza se unieran a la fiesta, para concluir con el grito: "¡Viva México!".