Jueves 20 de Junio de 2024 | San Luis Potosí, S.L.P.

Israel desplaza el foco hacia Hamas en la apertura del Museo del Holocausto

EFE | 11/03/2024 | 16:06

El Museo Nacional del Holocausto de Ámsterdam abrió hoy sus puertas, tras un fin de semana de polémica por la visita del presidente de Israel, Isaac Herzog, quién acudió a Países Bajos justificando sus controvertidas declaraciones sobre la guerra en Gaza y alertando de que el derecho internacional “no acomoda la batalla contra el terrorismo”.
 
El nuevo museo se ha establecido en la capital neerlandesa ocho décadas después de la liberación de Países Bajos de los nazis, que mataron al 75 % de los judíos neerlandeses (unas 102.000 personas).
 
Los que regresaron se encontraron con que “apenas había atención a lo que habían vivido” y el país “era más antisemita que antes de la guerra”, explicó a EFE Annemiek Gringold, conservadora del Museo Nacional del Holocausto.
 
"Ha pasado mucho tiempo, pero este es un momento particular: muchos supervivientes del Holocausto están lentamente dejándonos. Sentimos que, cuando ya no estén con nosotros, tenemos que intervenir y contar su historia”, señaló.
 
Admite que "fue difícil para la sociedad neerlandesa lidiar con esta historia tan confrontadora”, lo que podría explicar por qué, a diferencia de países como Alemania, no existía aún un museo dedicado a la persecución de los judíos en Países Bajos.
 
Aunque la apertura oficial es este lunes, la inauguración del museo fue la víspera, con la participación del rey Guillermo Alejandro de Países Bajos y el primer ministro neerlandés, Mark Rutte, junto a otras autoridades nacionales e internacionales, así como supervivientes del Holocausto.
 
La puesta en marcha del museo se anunció ya en 2015, y la ceremonia debía estar centrada en las víctimas de aquel genocidio protagonizado por los nazis en los años cuarenta, pero la inclusión de Herzog en el programa de inauguración, tras sus polémicas declaraciones sobre la guerra en la Franja de Gaza, acabaron por desplazar el contenido central de la pinacoteca: el Holocausto.
 
El museo abre todos los días de la semana, de 10.00 a 17.00 horas, y se encuentra en Plantage, el barrio que una vez acogió a judíos que esperaban su deportación de Ámsterdam.
 
Herzog también se reunió con Rutte en un encuentro bilateral en La Haya tras la ceremonia de inauguración en la sinagoga portuguesa de Ámsterdam. Hablaron sobre Ucrania, “varias cuestiones europeas” y “naturalmente, la situación actual en Israel y los territorios palestinos, y la gran preocupación por la situación humanitaria en Gaza”, señaló el primer ministro neerlandés.
 
“El derecho internacional no acomoda la batalla contra el terrorismo. No hay soluciones reales que el derecho internacional pueda ofrecer: cómo una nación decente, un país, puede luchar contra el terrorismo. Ese es exactamente el problema por el que el mundo está plagado de terrorismo”, señaló Herzog en una entrevista hoy con la televisión pública neerlandesa.
 
Uno de los gestos por los que se criticó al presidente israelí fue la imagen en la que se le vio escribir "Confío en ti” en un proyectil que sería disparado sobre Gaza.
 
“Esa imagen se sacó de contexto, porque sí firmé un proyectil con una unidad del ejército, que ni siquiera sé si fue lanzado. Podría haber elegido una alternativa diferente, lo admito en retrospectiva porque, claro, lo hice con el fin de fortalecer la resiliencia de los soldados que lo dejaron todo, civiles que se pusieron su uniforme y entraron en batalla, y algunos siguen ahí”, justificó.
 
Aseguró que le “importa profundamente” la situación humanitaria en Gaza, pero consideró que Israel tiene “una guerra contra Hamas porque es parte de un imperio del mal asentado en Teherán que descarrila la estabilidad” en la región. “Quieren sacarnos de aquí, y si nos sacan, Europa será la siguiente. Estamos luchando por todo el mundo libre en esta guerra”, aseguró.
 
Según sus explicaciones, el Ejército israelí está “tomando muchas medidas de precaución según el derecho a la defensa propia” y las operaciones en Gaza dependen “mucho de dónde estén basadas las fuerzas de Hamás, porque están en tiendas, mezquitas, hogares, escuelas, hospitales, en todas partes”, aseguró.
 
“No somos belicistas. Queremos trabajar por la paz. (…) pero antes de culparnos, mirad cómo nuestros enemigos están armados hasta los dientes con las armas más sofisticadas, y con eso libran la guerra contra nosotros desde un terreno civil”, lamentó.