Viernes 12 de Abril de 2024 | San Luis Potosí, S.L.P.

Policía confunde caída de bellota con disparos y balea a hombre

Telemundo | 15/02/2024 | 18:38

Un agente del alguacil de Florida aparece en video abriendo fuego contra un hombre negro que fue registrado, esposado y metido en un vehículo patrulla tras confundir el sonido de una bellota al caer con un disparo.
 
La grabación de la cámara corporal difundida el lunes por la Oficina del Alguacil del Condado Okaloosa muestra al agente Jesse Hernández gritando "¡Disparos!" varias veces mientras cae al suelo y disparó repetidamente contra el vehículo patrulla el año pasado.
 
Marquis Jackson era sospechoso de haber robado el auto de su novia esa misma mañana y estaba retenido en el asiento trasero. Afortunadamente salió ileso de los disparos, pero afirma que el incidente le dejó traumatizado.
 
Hernández ha dimitido de la oficina del sheriff y no ha sido acusado por el incidente.
 
Un vehículo robado
Los agentes del condado Okaloosa respondieron a una llamada en la mañana del 12 de noviembre en Fort Walton Beach, a unos 65 millas al oeste de Panama City, en el Panhandle de Florida, según un comunicado de prensa emitido la semana pasada por la oficina del sheriff de Okaloosa.
 
Una mujer llamó para denunciar a su novio, Marquis Jackson, que se negaba a devolverle el auto y había estado llamándola y enviándole mensajes de texto con amenazas, decía el comunicado.
 
Los agentes Javier Reyna, Deja Riley, Jesse Hernandez y la sargento Beth Roberts acudieron al lugar de los hechos.
 
Jackson se presentó en el lugar unos 10 minutos después de la llegada de los agentes. Fue detenido, registrado, esposado y colocado en la parte trasera del coche patrulla de Hernández.
 
A continuación, la mujer rellenó una declaración jurada por el vehículo robado. Ella dijo a los diputados Jackson tenía un silenciador, y ella no estaba segura de dónde estaba, y que tenía más de un arma, dijo el comunicado de prensa.
 
Riley y Reyna salieron en busca del vehículo desaparecido. Lo encontraron a unas tres millas de distancia.
 
Mientras Roberts seguía trabajando con la mujer, Hernández se acercó a su coche patrulla para llevar a cabo una búsqueda secundaria de Jackson cuando oyó "un sonido pop".
 
¡Disparos! Disparos".
Cuando Hernández se acercaba a la puerta trasera del lado del pasajero, se pudo ver una bellota golpeando la parte superior de su coche patrulla, según el informe de la investigación interna de enero. Hernández percibió el sonido como un disparo y creyó que le habían alcanzado.
 
Gritó "¡Disparos!" varias veces, cayó al suelo, rodó y empezó a disparar su pistola semiautomática contra el auto patrulla, según la grabación de la cámara corporal del incidente.
 
Roberts pregunta de dónde proceden los disparos, a lo que Hernández responde: "Del auto".
 
"Jesse, ¿estás bien?" grita Roberts poco después. En el video se oye a Hernández decir: "¡Me han dado! Me han dado".
 
Tras presenciar cómo Hernández abría fuego, Roberts respondió con sus propios disparos.
 
"Disparó a través del auto", dijo Hernández mientras se arrastraba sobre sus manos y rodillas para encontrar cobertura detrás de un vehículo estacionado.
 
"Estoy bien. Me siento raro, pero estoy bien", añadió.
 
"Sólo podía confiar en Dios".
Jackson relató el incidente en Facebook, escribiendo sobre la experiencia de ser tiroteado mientras estaba esposado y sujeto por los cinturones de seguridad en el asiento trasero del auto patrulla.
 
"Todo lo que pude hacer fue inclinarme y hacerme el muerto para evitar que me dispararan en la cabeza", escribió Jackson en un post de Facebook. "Estaba muerto de miedo y sabía que sólo podía confiar en Dios. Lo ignoré todo y recé".
 
Las ventanas se hicieron añicos mientras las balas volaban alrededor del coche patrulla, dijo. Jackson resultó ileso, pero el incidente le dejó traumatizado.
 
"Tuve la suerte de no ser alcanzado por ninguna bala ni resultar herido físicamente, pero mentalmente no estoy bien", dijo Jackson. "No he vuelto a ser el mismo desde entonces, y no creo que esta sensación que tengo cambie nunca. Creo sinceramente que estoy dañado de por vida".
 
Dice que una ambulancia le llevó al Fort Walton Beach Medical Center, todavía esposado, para que le examinaran por si tenía alguna lesión. Después, Jackson dice que lo llevaron al juzgado del condado de Okaloosa y "estuvo sentado en la celda durante horas". Finalmente, fue puesto en libertad sin cargos.
 
"Eso es lo que oí"
Los investigadores se reunieron con Hernández tres días después del incidente para realizar una entrevista bajo juramento.
 
Hernández dice que oyó lo que creía que era un "arma suprimida" cuando se acercó a la manilla de la puerta trasera de su auto patrulla. Según el informe de la investigación interna, "sintió un impacto" en la zona superior derecha del torso.
 
"La razón original por la que estaba disparando era porque estaba sentado allí al descubierto", dijo Hernández a los investigadores. "Sólo me había movido un par de metros desde donde sentí que me acababan de disparar desde la parte trasera de este coche patrulla. Y no sabía cómo iba a levantarme y moverme a esa zona cubierta".
 
A Hernández se le mostraron fotos fijas tomadas de las grabaciones de su cámara corporal de la bellota rebotando en el techo de su coche patrulla, señala el informe de la investigación interna. Los investigadores le preguntaron si era posible que el ruido que oyó fuera el de la bellota.
 
"No voy a decir que no, porque, quiero decir, eso es lo que oí", dijo Hernández. "Lo que oí sonó lo que creo que sería más fuerte que una bellota golpeando el techo del auto, pero obviamente hay una bellota golpeando el techo del auto".
 
Investigación interna
La Oficina de Estándares Profesionales del Alguacil del Condado Okaloosa llevó a cabo una investigación interna sobre las acciones realizadas por Hernández y Roberts el 12 de noviembre.
 
Se determinó que el uso de la fuerza por parte de Hernández no era objetivamente razonable y violaba la política relativa al "uso excesivo del control a la resistencia". Dimitió en diciembre mientras se le investigaba.
 
Roberts fue exonerada, ya que la Oficina de Normas Profesionales determinó que su uso de la fuerza letal era objetivamente razonable.
 
La División de Investigaciones Criminales de la Oficina del Sheriff del Condado Okaloosa revisó el incidente por si pudiera haber cargos penales. La Oficina del Sheriff también solicitó una revisión independiente por parte de la Oficina del Fiscal del Estado del Primer Circuito Judicial. No se encontró causa probable para cargos criminales, según el comunicado de prensa.
 
"Entendemos que esta situación fue traumática para el Sr. Jackson y todos los involucrados y han incorporado este oficial involucrado disparando en nuestro entrenamiento para tratar de asegurarse de que nada similar vuelva a suceder", dijo el sheriff Eric Aden. "Estamos muy agradecidos de que el Sr. Jackson no resultara herido y no tenemos ninguna razón para pensar que el ex ayudante del sheriff Hernández actuara con malicia".