Martes 27 de Febrero de 2024 | San Luis Potosí, S.L.P.

Transformando el Día de la Constitución

José Luis Solís Barragán | 10/02/2024 | 13:38

MUCHAS SON LAS COSAS QUE deben hacer que un mexicano se sienta orgulloso de su país, pero sin duda alguna el texto constitucional de 1917 debe ocupar un lugar privilegiado en la colectividad nacional.

NUESTRO PACTO FEDERAL FUE EN su momento, un texto jurídico innovador, ya que fue el primero en el mundo en plasmar las llamadas “garantías sociales”, es decir el Estado reconocía que el bienestar de la persona no solo estaba en el ejercicio de sus derechos individuales, sino que era necesaria la intervención estatal para garantizar el desarrollo de los individuos.

LAS GARANTÍAS SOCIALES QUE nuestro texto constitucional plasmó fueron el derecho de todos los mexicanos a la educación, a la salud, al trabajo, la protección social, la regulación de la tenencia de la tierra y sin duda alguna, uno de los elementos más controvertidos es la carga jurídica que se dio en la protección del trabajador como grupo históricamente oprimido.

ESE SENTIDO SOCIAL DE NUESTRA Constitución solamente se puede explicar si se toma en cuenta que es resultado de un movimiento social de alto espectro, que se tradujo en un intenso debate al interior del Congreso Constituyente que buscaba aglutinar a todas las fuerzas políticas de la revolución.

PESE A LA INNOVACIÓN DEL TEXTO jurídico, el paso de los años planteó la necesidad de robustecer el Pacto Federal, a ello se debe sumar que cada presidente imprimió su propia visión en la Constitución, lo que se tradujo no solo en ampliar la gama de Derechos, sino en redefinir el papel del Estado en la economía, así como plantear el rediseño orgánico del poder, estableciendo límites al mismo, garantizando una base democrática.

PESE A LOS CAMBIOS Y A LAS visiones impresas, el 5 de febrero de cada año era motivo de orgullo nacional, todas las fuerzas políticas que integraban la pluralidad democrática del país acudían a la ciudad de Querétaro a conmemorar el acto fundacional del Estado y pese a las rivalidades en la búsqueda del poder, la solemnidad del día desplazaba toda discusión, para centrarse en nuestra Constitución.

LOS MUROS DEL VIEJO TEATRO DE la República en Querétaro han sido testigos de momentos históricos del país, es ahí donde se estrenó el Himno Nacional en 1854, en 1867 fue la sede del juicio contra el titular del segundo imperio mexicano; en 1916 y 1917 se convirtió en el espacio de deliberación de nuestro Congreso Constituyente; y recientemente pueden dar testimonio del encono entre los órganos del Estado, que impide la presencia de sus titulares.

EL 107 ANIVERSARIO DE LA promulgación de la Constitución Mexicana pasará a la historia como el momento en que la polarización impidió la presencia de los titulares de los poderes del Estado; como el día en que la democracia mexicana nos mostró que se vive una severa crisis por la incapacidad de construir canales de comunicación entre las personas que tienen en sus espaldas la representación de la nación.

ESTE 5 DE FEBRERO HEMOS vivido una transformación más a cargo de Andrés Manuel López Obrador, el día de la Constitución se desplazó para ser un día más para el presidente, el día de unidad nacional fue el espacio para que desde Palacio Nacional se descalificara, por considerar que el neoliberalismo atacó la esencia de una Constitución social; fue el espacio para que un presidente relanzara un proyecto nacional, para que en sus términos la sociedad decida qué visión quiere para el próximo proceso electoral.

CADA PRESIDENTE TIENE UN estilo personal de gobernar y más allá de discutir si las reformas que se plantean son pertinente y viables, la realidad es que estamos ante un hombre que, a lo largo de los años, logró concentrar la atención en sí mismo, siendo él, el eje del día a día del país.

EL DÍA DE LA CONSTITUCIÓN SUFRIÓ una lesión importante y por lo que se puede vislumbrar, el diálogo no será el centro de la democracia para el próximo año; nuevos actores llegarán al poder, pero la polarización seguirá permeando en la sociedad y en la clase política; y para pesar de la nación, ni las causas de orgullo nacional logran dar la tregua al encono del país.

@josesolisb