Domingo 23 de Junio de 2024 | San Luis Potosí, S.L.P.

Los cosméticos tienen efecto en tu bienestar emocional

Yahoo | 20/01/2024 | 12:56

¿Qué son los cosméticos para ti? Seguramente representan cuidados, estética, belleza, cambios, pero también placer, disfrute, expectativas, lo cual que se conecta más con el bienestar emocional que con la estética. Y es que la piel está estrechamente relacionada con nuestro sistema nervioso, y en ello se enfoca la neurocosmética.

En nuestra piel se reflejan nuestros hábitos e incluso nuestra salud. Asimismo, la piel se ve afectada por agentes externos, como los cambios bruscos de temperatura, los rayos solares, la contaminación y también puede sufrir alteraciones por factores genéticos, y hormonales. Y aunque no sea tan evidente, la piel también puede afectarse desórdenes emocionales o psicológicos como la ansiedad, el estrés y la angustia.

Según un artículo de la revista Dermatología Cosmética, la piel es un reflejo inmediato del estado de ánimo, tanto que algunas afecciones surgen o se agravan dependiendo de nuestro estado emocional. Incluso se ha demostrado que las emociones negativas contribuyen al envejecimiento prematuro y se ha estudiado cómo contrarrestarlas.

Por eso, cobra sentido el papel determinante que puede tener la cosmética en nuestro bienestar emocional. El artículo mencionado refiere que la cosmética ha estado presente a lo largo de la historia de la humanidad y hoy en día no solamente está enfocada en mejorar nuestra imagen sino también en aportar a nuestra autoestima, proponiendo el cuidado desde adentro hacia afuera.

De esta manera, el mercado cosmético ha puesto el foco en estos beneficios y es así cómo se han desarrollado productos enfocados en influir no solo en la apariencia sino también en el sistema nervioso. Así, se han diseñado y desarrollado fórmulas con ingredientes que estimulan la secreción de hormonas que mejoran nuestro estado de ánimo reflejándose en la mejoría de nuestra piel.

Lo más interesante es que el objetivo de la neurocosmética va más allá del bienestar que proporciona saber que los cosméticos están haciendo efecto, sino que realmente se propone que los productos generen impulsos hacia el sistema nervioso y que físicamente sí puedan influir en nuestro estado de ánimo.

Steve Herman, científico pionero en esta materia, comentó en un artículo que la neurocosmética busca profundizar en la manera en que el cerebro responde al tratamiento tópico, influyendo en los nervios vinculados con las sensaciones como el calor o el frío y que luego envían señales desde la piel hasta la médula espinal y de allí al cerebro.

De esta manera, no se trata solamente de las virtudes que pueda tener un suero o una crema para la piel en cuanto a hidratación, suavidad o regeneración, sino que sus ingredientes, su textura, su fragancia, e incluso su color están minuciosamente diseñados para influir en nuestro sistema sensorial y, en consecuencia, aliviar malestares emocionales que surgen a causa del estrés, la ansiedad, y los malos hábitos.