Viernes 12 de Abril de 2024 | San Luis Potosí, S.L.P.

Que la Navidad no te 'regale' estrés

Agencia Reforma | 21/12/2023 | 08:43

La temporada navideña, llena de luces brillantes, música alegre y risas contagiosas, también trae consigo dilemas que atormentan: llegar a todas las citas y elegir el regalo perfecto para amigos y seres queridos.
 
 Este estrés, que se intensifica cada diciembre, puede derivar en que llegues hastiado a la llamada Noche de Paz y hasta provocarte malestares físicos.
 
 Durante las fiestas navideñas, el estrés es un estado de preocupación o tensión generados por una situación difícil, afirma la psicóloga Paulina Weigend.
 
 "Todas las personas vivimos cierto grado de estrés, pero éste se hace más fuerte en períodos que están cargados de compromisos sociales, prisas, compras de última hora, quedar bien con los demás, cumplir con lo que se espera de nosotros".
 
 Pareciera, dice Weigend, también maestra de psicología en la U-ERRE, que existe una obligación por cumplir expectativas de la época en la que se habla de regalar, salir y compartir.
 
 Sin embargo, algunos factores que pueden aumentar el estrés de manera excesiva son los gastos relacionados con regalos, salidas, viajes, posadas, comidas y cenas.
 
 La también psicóloga Elena de la Garza coincide con ello.
 
 "Hay una tensión constante entre el 'si doy-tengo-si voy', entonces 'valgo': falso. Valemos solamente porque existimos y somos, y nos vamos donando a las personas y los proyectos que nos importan según nuestra escala de valores".
 
 La integrante de Educando en Red sugiere cambiar la mirada de "valgo, si doy" o "valgo, si soy invitado", a "valgo porque soy".
 
 "Sin exagerar e irnos al otro extremo, que sería egoísmo, necesitamos darnos cuenta de que lo realmente importante, lo único que vale es la conexión humana independientemente de las cosas o los lugares".
 
TÓMALO CON CALMA
 
 Para remediar esta ansiedad decembrina, comenta Weigend, es importante recordar que existen estrategias para manejar el estrés y vivir mejor estos tiempos.
 
 Es indispensable mantener el autocuidado, la comunicación asertiva, el establecimiento de límites y el reconocimiento de las emociones que se están viviendo.
 
 "Es importante organizar tiempos y tener momentos de descanso, pues además de la vivencia de las fiestas, son vacaciones y momentos para compartir en familia, reflexionar sobre experiencias vividas y hacer planes para el año que comenzaremos", explica.
 
 "Es saludable iniciar con tiempo los pendientes, hacer listas y tener un presupuesto definido para no exceder los gastos y, con esto, aumentar el estrés que se podría generar al contraer deudas. Es importante también pedir ayuda y delegar responsabilidades".
 
 Durante estas fiestas, añade, es bueno reconocer emociones, validarlas y conectar con los demás, establecer vínculos positivos y, más que los regalos, compartir tiempo de calidad con amigos y familiares.
 
SÉ AUTÉNTICO
 
 Intentar darles menos valor a las cosas y más a las relaciones significativas puede ser una buena postura para pensar en obsequios relevantes y cumplir con compromisos en verdad importantes, explica De la Garza.
 
 "Elige ser auténtico", dice. "Para ello necesitamos conocernos, ser sinceros con uno mismo, reflexionar qué es lo realmente trascendente.
 
 "(Reflexionemos sobre) qué quiero dejar de legado, cómo me gustaría ser recordado y hacer desde hoy cosas, realizar acciones, conectar con aquellas personas que me importan".
 
 Para ello, indica, establece límites entre lo que puedes hacer y gastar, sin pena, se auténtico contigo mismo, no necesitas desestabilizar tu presupuesto: planifica, ponte un presupuesto y apégate a él.
 
 "La verdadera importancia de la Navidad reside en la conexión humana, más allá de objetos materiales o lugares. Ser genuino implica buscar espacios donde podamos conectar de corazón, reflexionar sobre lo trascendente y actuar desde el amor y la autenticidad".
 
 Weigend indica que es clave recordar que la Navidad dura unos días, pero cómo la vivamos puede determinar nuestra salud durante todo el año.
 
 "Busca espacios personales para reflexionar, deja a un lado lo que la sociedad espera y disfruta con tus seres queridos y amigos la posibilidad de estar juntos".
 
 Y recuerda: Los obsequios ideales son los más auténticos, los más sencillos, y no son costosos.