Miércoles 12 de Junio de 2024 | San Luis Potosí, S.L.P.

Reducción del delito, la premisa del gobierno estatal

Armando Limón | 17/12/2023 | 19:24

Es tiempo de hacer un corte de caja en el combate a la delincuencia y la procuración de justicia en el estado potosino este 2023, después de un largo periodo que se extiende a varias décadas en el que imperó la corrupción y la complicidad de las autoridades en distintos grados, se ha logrado un cambio impulsado por el actual gobierno estatal.

En este nuevo escenario, en la que hay una delincuencia más compleja y violenta, uno de los puntos principales es la voluntad firme para romper con la inercia y pasividad que se había arraigado en los cuerpos policiacos y en la procuración e impartición de justicia.

En este año se ha logrado lo que antes fue imposible, la reducción de varios delitos como los homicidios, feminicidios, secuestros, robos, asaltos, extorsiones; se ha dado un combate frontal al narcomenudeo y la operación de bandas criminales sin importar si esta tarea corresponde más al fuero federal, ya no hay pretextos para quedarse paralizado y encontrar mil pretextos para no contrarrestar a la delincuencia.

Se ha logrado consignar a más delincuentes ante la FGE, ha crecido el número de más vinculaciones a proceso; hay menos drogas en las calles y hay más vendedores y líderes criminales en las prisiones; se ha logrado recuperar la confianza de la población hacia la Guardia Civil y la FGE, hay una cultura de denuncia en ascenso; los datos duros contundentes: un aumento de 563% en las detenciones por narcomenudeo; y la FGE ha vinculado a proceso a más de 2 mil criminales por el delito de narcomenudeo.

Además de voluntad, era necesaria la modernización de la fuerza pública para dar paso a un nuevo modelo policial, como así ha sucedido con la creación de la Guardia Civil Estatal, integrada por elementos, hombres y mujeres jóvenes, con estudios de nivel medio y superior en un gran porcentaje, egresados de la Academia Estatal de Policía.

En la Fiscalía General del Estado también hubo un cambio a considerar, dejó el molde obsoleto de Procuraduría de Justicia y se le dotó de autonomía y dejara de estar subordinada a los intereses del Poder Ejecutivo, no solo se trata de darle un nuevo nombre, está en curso una transformación de fondo, en su primer nivel y en el trabajo de los policías de investigación.

Ahora sí hay una coordinación entre las instituciones estatales relacionadas con la seguridad y la impartición de justicia, trabajo que desemboca en el sistema de justicia con vinculación a proceso y sentencias firmes contra todos aquellos que han cometido delitos.

La coordinación en seguridad se da también en los tres niveles de gobierno con un nuevo ánimo de servicio y asumiendo compromisos, ya no son los tiempos en que se podía simular sin ninguna consecuencia, hay una sociedad más crítica y participativa que palpa y evalúa, aunque persisten voces que se mantienen en el pasado y ante los resultados positivos en seguridad y justicia se imponen criterios políticos que les nubla la razón.