Domingo 23 de Junio de 2024 | San Luis Potosí, S.L.P.

6 mitos de la productividad que debes dejar de creer

GQ | 15/12/2023 | 12:57

Es momento de hablar de los mitos de la productividad, de todas esas creencias e ideas que nos hemos comprado pensando en que son la solución a todos nuestros problemas, pero que en realidad podrían ser la razón por la que nos sentimos atascados o no logramos avanzar.
 
Y es que ser productivo no significa estar haciendo cosas todo el tiempo o tener que hacer un millón de cosas en un solo día, significa ser eficientes en lo que hacemos e ir teniendo un buen progreso, sin vivir estresados, agotados o teniendo que hacer demasiados sacrificios en nombre del trabajo.
 
Las personas más inteligentes son las que, entre otras cosas, se dan cuenta de que hay ciertos hábitos o prácticas que en realidad matan su productividad y reducen su desempeño, y que a veces esas cosas son de las más comunes en los lugares de trabajo y muchos las llevan a cabo pensando que realmente funcionan.
 
Lo bueno de todo esto es que, con el paso del tiempo, muchos expertos han estudiado el tema de la productividad y han descubierto que hay ciertas cosas que no funcionan tanto como se pensaba, o al menos no lo hacen de la forma en la que se cree, y hay que aprender a darles la vuelta.
 
Los mitos de la productividad que te están haciendo menos productivo
 
Hay que despertar en la madrugada para que el día rinda
Hay todo tipo de libros e historias de personas exitosas, como Oprah o Mark Wahlberg, en las que hablan sobre sus rutinas diarias, donde incluyen una sección especial en la que explican que una de las claves del éxito es madrugar y empezar el día incluso antes de que salga el sol.
 
Esto puede funcionar para algunos, pero no es verdad que se necesite madrugar para ser productivos o tener éxito, ya que hay personas que son más productivas en distintos momentos del día. Lo que hay que hacer es conocer cuáles son los momentos en los que se tiene más energía y se trabaja mejor, y construir un buen horario alrededor de ellos.
 
Nunca debes dejar cosas sin terminar
Ser productivo tampoco significa que vas a terminar todos tus pendientes en un solo día, o que sea obligatorio hacerlo.
 
Hay algunos proyectos que son más largos o complicados, y acelerarlos solo te lleva a cometer errores o a hacer las cosas sin suficiente cuidado y atención. Es importante establecer fechas claras para terminar tus pendientes y proyectos, entendiendo que todo es parte de un proceso y que algunas cosas te pueden tomar más tiempo que otras, y eso no significa que seas menos productivo.
 
El trabajo es lo más importante y tu prioridad
Sí, el trabajo es importante y sin duda es una de las prioridades que deberíamos tener, peor no es la única ni la más importante.
 
Tú eres la prioridad, lo que significa que necesitas descansar, cuidar de tu salud, tener tiempo libre y tiempo para realizar otras actividades que ayuden a que te desarrolles tanto en lo personal como en lo profesional, ya que todo esto es lo que te va a ayudar a trabajar mejor, a seguir motivado, a tener un buen desempeño, mejor concentración y más creatividad.
 
Logras más cuando haces multitasking
El multitasking no es el diablo, pero tampoco es la solución más efectiva. Lo que pasa con el multitasking, o hacer muchas cosas al mismo tiempo, es que, de acuerdo con algunos expertos, evita que te concentres bien y puede llevar a que descuides algunos detalles importantes o incluso a que te tome más tiempo resolver algo.
 
Hay cosas que requieren de tu atención completa, mientras que hay otras que pueden ser menos importantes o menos desafiantes, y el multitasking puede ser una opción más aceptable en esos casos.
 
Hay que trabajar muy duro para llegar a la meta
No siempre hay que trabajar más duro, a veces, lo que se necesita es trabajar con más inteligencia.
 
Esto se refiere, por ejemplo, a automatizar cosas que no son tan importantes, a reducir el número de decisiones que tomas en el día, aprender a delegar o incluso a rechazar cosas cuando ya estás demasiado ocupado y no tienes tiempo para algo más.
 
Escribir una lista de pendientes es la solución
Claro que tener una lista de pendientes es buena idea, pero tener una lista enorme y llena de cosas puede ser abrumador, estresante y frustrante, y eso puede reducir la productividad.
 
Lo que hay que hacer es empezar por establecer las prioridades y entender qué es lo que hay que hacer para realizarlas, y tu lista se debe reducir a esas cosas, y solo al terminar hay que agregar lo que sigue, ya que una lista muy larga también puede llevar a que tu atención se divida y a que no puedas concentrarte.
 
Además, hay que entender que tener una lista no significa que vayas a lograr terminar todo lo que está en ella.