Miércoles 19 de Junio de 2024 | San Luis Potosí, S.L.P.
moda y belleza

¿Cómo cuidar la piel del sol durante el invierno?

GQ | 08/12/2023 | 16:45

No solamente en las temporadas de mayor calor hay que estar al pendiente de la piel, también es importante cuidar la piel del sol durante el invierno. Muchos pensamos que es una estación donde se puede bajar la guardia, pero no es así. A continuación, te damos una serie de consejos los cuales te mantendrán bien protegido tanto del sol, como de la resequedad que suele estar presente en el invierno.
 
Protección de los rayos del sol
No cabe duda que el primer consejo para cuidar la piel del sol durante el invierno es el uso del protector solar. Creemos que es una temporada en la cual podemos prescindir de su uso, pero no es así. Los rayos solares siguen estando presentes, además -en el caso particular de México- se tiene gran cantidad de horas de luz solar, a diferencia de lo que sucede en otras regiones que se ubican mas al norte. La solución, claramente la conoces, y no debemos olvidar que el protector solar con SPF mínimo de 30 es un aliado para los 365 días del año. Como ya sabemos, la radiación solar (UVA y UVB) es la responsable del envejecimiento prematuro y afectaciones en la piel.
 
Procurar la hidratación
No es novedad para nadie que el uso de las cremas hidratantes son un must-have en cualquier rutina básica de grooming. Sin importar la estación, la intensidad del sol o el tipo de piel, sí o sí se debe contar con un hidratante. Para el caso de la temporada de frío, si se desea llevar a nivel experto el ritual de cuidado de la piel, se puede aplicar una crema untuosa (con textura pesada). Esta evita que se escape la hidratación natural del rostro y protege contra la resequedad. Finalmente, para cuidar la piel del sol durante el invierno, recomendamos aplicarla justo después de salir de bañarse, ya que la humedad sobre la piel será atrapada por la crema.
 
 
Protege todas las zonas con estos accesorios
Los protectores solares solemos aplicarlos en ciertas áreas, dejando en el olvido otras que son sensibles a las quemaduras, como las orejas, las entradas y los labios. Hay que tener mucho cuidado con estas zonas, pues carecen de glándulas sebáceas y de mecanismos de protección natural. Usa gorras para proteger las orejas y las entradas (sobre todo si eres o estás cerca de ser calvo), o bien, aplica protector. Para los ojos, es importante usar lentes con filtro solar y algún producto hidratante especial para la zona circundante. Y no hay que olvidar el uso de bálsamos especializados para labios y evitar su doloroso despellejamiento.
 
Adiós a las camas de bronceado
Esta práctica cada vez es menos popular, pero puede que exista algún despistado que todavía sigue apostando por las camas de bronceado. Comprensible, debido a la menor cantidad de horas de sol y menor intensidad en los rayos; pero no olvidemos que este tipo de iluminación daña a la piel, además de que el uso constante es factor para aumentar el riesgo de enfermedades graves como el cáncer.
 
 
Evita el uso excesivo de agua caliente
Este último punto, sobre el cómo cuidar la piel del sol durante el invierno no se relaciona mucho, pero si es un aspecto importante para considerar en el cuidado de la piel. Durante los meses mas fríos es lógico bañarnos con agua caliente. No creas que vamos a recomendarte una ducha con agua fría, solamente debemos ser moderados con la temperatura del agua, para así no irritar y resecar a la piel en exceso. No olvidemos que los baños de agua muy caliente tienden a eliminar los aceites que hidratan de forma natural al rostro.
 
Con estos cinco consejos brindados, estás del otro lado para que la piel salga victoriosa durante el invierno.