Jueves 29 de Febrero de 2024 | San Luis Potosí, S.L.P.

Por esto te molestas cuando te interrumpen

GQ | 08/12/2023 | 15:30

Si te interrumpen al hablar, es probable que pierdas el hilo sobre lo que estabas diciendo o que simplemente pierdas la energía para retomar el discurso. También puede pasar que te incomodes con la persona que te interrumpió y que sientas poca energía para escucharlo cuando habla. Sin embargo, muchas veces las personas que interrumpen ni siquiera se dan cuenta que lo están haciendo y mucho menos reconocen los efectos que esto conlleva.
 
De acuerdo con Maria Venetis, profesora de comunicación en la Universidad Rutgers de Nueva Jersey, parte de las razones por las cuales nos incomodamos tanto cuando nos interrumpen tiene que ver con que podemos sentir que lo que estamos diciendo no se toma en cuenta o no se le da el valor que merece. Por ejemplo, si en una conversación con tu pareja en la que se están tratando temas complicados o delicados, alguno de los dos interrumpe, es probable que el otro sienta que su opinión no se está tomando en consideración. Por eso, uno de los consejos para hablar con tu pareja que no puede faltar es que ninguno de los dos interrumpa al otro, sino que tomen turnos para hablar y respeten los tiempos de cada uno.
 
Además, si te interrumpen al hablar con mucha frecuencia, lamentamos informarte que también existen factores de discriminación que aumentan la probabilidad de que esto te pase con frecuencia. Por ejemplo, tu género, raza o condición socioeconómica. Estudios de psicología como el titulado “Assessment of Interruptive Behavior at Residency Teaching Conferences by Gender” confirmaron que las mujeres suelen ser interrumpidas con mucha mayor frecuencia que los hombres, debido a que culturalmente se considera que su opinión es menos trascendente en varios temas y porque, en general, se ha educado a muchas mujeres a tener un lenguaje débil, dudoso y menos imperativo que los hombres, aunque esto es algo que debemos trabajar en colectivo para reducir y que la opinión de todos los géneros sea igual de valiosa en una conversación.
 
Ahora, si a ti te interrumpen al hablar constantemente, debes saber que existen herramientas para manejar de forma asertiva esta tendencia, sin necesidad de causar una pelea ni una enemistad, sino con consejos de expertos para lograrlo.
 
Balancea el contexto
De acuerdo con Elaine Swann, experta en normas de etiqueta, antes de confrontar una interrupción en una charla, es importante comprender el contexto en el que esto está sucediendo y ubicar qué tan pertinente es mencionar el tema o intentar dejarlo pasar. Por ejemplo, si se trata de un contexto laboral en el que la persona que te ha interrumpido es tu superior, sobre todo en los casos en los que no seas tu propio jefe, es probable que lo mejor sea esperar un poco antes de enojarse. Si la conducta es constante y sientes que responde a un discurso agresivo, entonces ya puedes mencionar el tema con calma, a manera de feedback, pero en un regaño o un contexto autoritario, quizá sea mejor esperar un poco antes de sumarse a las tensiones en el ambiente.
 
Frases clave
Si decides que es un momento prudente para hacerle notar a alguien que te está interrumpiendo, puedes aprovechar algunas frases clave que no resultarán agresivas, sino asertivas, y que te ayudarán a retomar el hilo de las ideas. Por ejemplo, puedes decir “espera a que termine mi punto” o “ahora me dices esto mismo, solo quiero acabar mi idea”. Con este tipo de frases permites que la otra persona sepa que quieres escucharla también, pero que es importante para ti poder terminar con tu idea. Incluso, si no eres tú quien está siendo interrumpido, sino alguien más, puedes aprovechar para decir algo como “me gustaría escuchar lo que quiere decir ella, y después escucharte a ti”. Por el contrario, si sientes que es pertinente interrumpir porque lo que vas a decir es urgente o cambia el rumbo de una conversación, puedes usar frases como “perdona que te interrumpa, pero esto es muy importante para lo que estás diciendo” o incluso preguntar “¿puedo interrumpirte un minuto? Creo que debo aclarar esto”.
 
El principal conflicto de las interrupciones en un discurso es que cuando suceden con demasiada frecuencia, pueden reducir la confianza, deseo de convivencia y hasta la autoestima de una persona. Por eso, es importante que todos trabajemos en el reconocimiento de nuestros patrones de habla y en la forma en que escuchamos a los demás y en la que los demás nos escuchan. Después de todo, las personas merecemos que nuestras opiniones sean tomadas en cuenta.