Jueves 29 de Febrero de 2024 | San Luis Potosí, S.L.P.

¿Cómo lograr una rutina matutina de pareja perfecta?

GQ | 24/11/2023 | 19:26

Por mucho que quiera a mi novio, nuestra rutina matutina de pareja es un martirio y cada mañana que tengo que despertarme a su lado, desearía estar en cualquier otro sitio. En cuanto las plantas de sus pies tocan el suelo de nuestro dormitorio, comienza su tiránico reinado matutino, que se completa con incesantes demandas de levantarse y quejas sobre cómo “no puede creer que sea tan tarde”.
 
 
Lo irónico es que, por mucho que lo intente, él no consigue ser una persona madrugadora. Siempre se levanta más tarde de lo que le gustaría, así que todas sus mañanas siguen el mismo patrón frenético. Y, como vivimos juntos, las mías también, aunque yo tampoco soy, a regañadientes, una persona madrugadora. Los fines de semana me quedaría acostada hasta mediodía, pero, como el estereotipo del novio insufrible, él no se conforma si no es para empezar el día; sí, aunque nos acostáramos a las 3 de la mañana. Entonces, ¿quién gana?
 
Cuando te mudas con tu pareja, ambos tienen que llegar a un acuerdo sobre un gran número de cosas: el feng shui de cada habitación, si compras mantequilla de cacahuete suave o crujiente e, inevitablemente, cómo son sus noches y mañanas. Y, aunque esto último tiene sus ventajas, también tiene sus inconvenientes. Tienes que tener en cuenta a otra persona con tus idiosincrásicos hábitos nocturnos: nada de cortarse las uñas en la cama, por ejemplo, ni dormirse con el ronroneo ASMR de tu celular en la almohada de al lado. Su presencia también puede fomentar hábitos que antes no tenías, comer algo a medianoche o quedarte despierto hasta tarde para debatir sobre su serie favorita. Levantarse temprano, por ejemplo, para ir al gimnasio, también puede convertirse en una tarea hercúlea cuando tienes que dejar a otra persona en la cama para hacerlo.
 
 
Claro, tal vez no deberíamos ser tan codependientes, sino dedicarnos tranquilamente a nuestras respectivas mañanas, pero la parte de la relación de estar enamorados y en sintonía con el otro tiende a interponerse en el camino. Por eso, aunque todos somos dueños de nuestras propias acciones, es fácil culpar a tu pareja si sientes que tu rutina diaria se está fastidiando. Entonces, de pronto, lo que antes eran pequeñas e insignificantes quejas pueden empezar a afectar a la armonía de tu relación en general, como cuando mi novio y yo nos peleamos por su régimen totalitario de las mañanas.
 
¿Cómo hacer que la rutina funcione para ambos?
 
“Si empiezas el día de forma equivocada, con rutinas matutinas contradictorias, puede que acabes resentido e irritado, y que el resto del día no vaya tan bien como habías planeado”, dice la coach Annie Fontaine. Entonces, ¿qué puedes hacer para mejorar esa rutina matutina de pareja? “En las relaciones es esencial entender qué es importante para el otro, qué hace feliz a tu pareja y qué no es negociable dentro de la relación”.
 
Fontaine sugiere acordar ciertas cosas, como el volumen del despertador o despertadores, el encendido de la luz principal y cuánto ruido se puede hacer. “Planifiquen con antelación cada semana cómo van a funcionar los dos por las mañanas”, continúa. “El compromiso, la amabilidad y la fiabilidad son necesarios para navegar con éxito”.
 
 
Aunque a mí me molesta el compromiso y la amabilidad, sobre todo cuando me quitan el edredón a las 8 de la mañana, encontrar un término medio tiene su mérito, ya que las rutinas diferentes pueden afectar a la calidad del sueño: “Nuestros ritmos circadianos tienen mucho que ver con la hora a la que nos despertamos y lo alerta que nos sentimos por las mañanas”, explica Maja Schaedel, cofundadora de The Good Sleep Clinic. “La relación entre un noctámbulo y una alondra matutina puede ser bastante complicada, ya que las personas pueden perder la sincronía con su propio ritmo circadiano, lo que puede alterar la calidad del sueño e incluso contribuir al insomnio”.
 
Por desgracia, según cuenta Schaedel, como nuestros ritmos circadianos están determinados en gran medida genéticamente, no hay mucho que podamos hacer para convertirnos por completo en personas madrugadoras o en búhos nocturnos. Salvo llegar a un acuerdo. Esto puede implicar acostarse a horas diferentes, dormir en habitaciones separadas o adaptar el comportamiento por las mañanas.
 
La buena noticia es que cuanto más se practiquen los hábitos considerados, más fáciles resultarán en el futuro: “En el cerebro se graban vías neuronales que permiten hacer cosas diferentes sin pensar”, dice Fontaine, “para crear hábitos positivos hay que crear nuevas vías neuronales. Se trata de repetir pensamientos y acciones”.
 
Para intentar fomentar este hábito y beneficiar nuestra rutina matutina de pareja, mi novio se compró un despertador SAD, en un intento de despertarse —y, por desgracia, despertarme a mí— más temprano cada día. El reloj simula la luz del sol, cada vez más brillante, de modo que cuando suena la alarma, es como despertarse con las cortinas abiertas (cosa que no podemos hacer porque vivimos en una calle principal). Ha sido bastante eficaz y, en general, nos ha ayudado a despertarnos antes de lo habitual.
 
Pero si esperaba que fuera tan sencillo como eso —una solución única a su angustia por despertarse tarde que se tradujera en mañanas más felices y relajadas—, estaba equivocada. La semana que le regalaron la lámpara, decidí ir al gimnasio antes del trabajo, lo que significaba que necesitaba que mi despertador sonara más de una hora antes que el suyo, lo que —según él— hacía que su lámpara fuera inútil. Así que aquí estamos, lidiando de vez en cuando con un gruñido de disgusto a las 5 de la mañana, con una clase de gimnasia a la que no voy o de una mentira enfadada. Ninguno de los dos estamos especialmente contentos, lo cual, supongo, es el compromiso definitivo.