Sábado 2 de Marzo de 2024 | San Luis Potosí, S.L.P.

El derrumbe del alcalde panista de Matehuala

Armando Limón | 12/11/2023 | 21:20

El combate a la delincuencia en cualquiera de sus modalidades es un reclamo social muy hondo y cuando se trata de la presunción de que una autoridad habría cometido delitos, la obligación de que actúe el sistema de justicia no se puede eludir porque no debe haber intereses políticos que se impongan sobre la ley.

Tal es el caso del alcalde de Matehuala, Iván Estrada Guzmán, detenido el sábado pasado en su domicilio con una orden de aprehensión por el delito de ejercicio abusivo de la función pública, la pista apunta a un posible daño millonario al erario municipal, más los que se puedan acumular al existir dos expedientes abiertos por nexos con el crimen organizado.

El edil es un militante panista que se ganó el cargo también con el apoyo del PRI, PRD y PCP; su nombre comenzó a figurar en los medios por diversos hechos de inseguridad, como la presencia de bandas criminales y que se habrían infiltrado en la corporación policiaca municipal.

Además del tráfico de personas y drogas, extorsiones, asaltos y secuestros masivos de migrantes extranjeros en busca del sueño americano, hasta convertir la carretera 57 en su tramo de Matehuala en recurrente noticia nacional e internacional como la “carretera del terror”, proyectando una imagen muy negativa por la falta de seguridad.

El tema comenzó a gestarse cuando al realizarse una rutinaria revisión a la policía municipal para verificar el cumplimiento de la normatividad (licencia para el uso de armas y perfiles de los elementos en servicio), arrojó diversas irregularidades y el aspecto más preocupante fue descubrir en su propia oficina al director de la policía municipal, Francisco Eduardo Moreno Rosales, en posesión de la droga conocida como “cristal” en diversas bolsitas como si fueran a ser comercializadas.

Moreno Rosales y dos de sus agentes fueron detenidos por el delito de narcomenudeo y la presunción de tener vínculos con la delincuencia organizada, pero fueron liberados posteriormente, pero el primero siguió bajo proceso y aun así, sin haber sido absuelto, el alcalde Estrada Guzmán lo reincorporó a su gobierno en otro cargo, en una actitud de desafío hacia el orden y la legalidad que él mismo está obligado a cumplir.

Sobre el edil se han tejido historias que lo presentan como un hombre que tenía un nivel de vida modesto como constructor y pronto comenzó a cambiar su estilo de vida desde que asumió el poder municipal, dejó la modestia y pasó a la opulencia, propiedades, autos. El escenario se terminó de complicar cuando un periodista de Matehuala, Nicolás Rueda, circuló un audio en el que el edil presuntamente se ponía a disposición de un banda criminal; la FGE lo requirió para cotejar su voz con la del audio y se negó de manera rotunda, hasta que fue presentado con el uso de la fuerza pública.

Con su detención la semana pasada, todo indica que la FGE trae bien armado el caso, pasaron meses para que se obtuviera la orden de aprehensión, se espera que en las próximas horas sea vinculado a proceso y es posible que haya otros detenidos, se trataría de una trama de diversos delitos y no solo relacionados con el desvío de recursos públicos.

No faltará que los compañeros de partido del alcalde Estrada Guzmán, lo defiendan y lo consideren una víctima sin esperar a que el sistema de justicia haga su trabajo, esas voces que tratarán de encubrirlo y descalificar las acciones legales, corren el riesgo de convertirse en cómplices, por lo que es recomendable que no caigan en ese juego perverso del lucro político porque el brazo de la justicia los puede alcanzar.