Lunes 27 de Mayo de 2024 | San Luis Potosí, S.L.P.
moda y belleza

Conoce los extravagantes relojes Cartier Crash

GQ | 10/11/2023 | 16:32

¿Cartier x Salvador Dalí? Esta es probablemente la idea que viene a la mente de muchas personas cuando ven el Cartier Crash por primera vez. Después de todo, uno de los relojes de lujo más insólitos de la historia recuerda mucho a los relojes fundidos del surrealista pintor español. Además, los amantes del arte también pueden reconocer el rostro distorsionado del cuadro “El Grito” del pintor noruego Edvard Munch o la terrorífica máscara de la película Scream inspirada en él. Pero, ¿cómo se le ocurrió a una casa tradicional más bien conservadora como Cartier un reloj tan inusual que todavía hoy hace que los coleccionistas sueñen con adquirir uno?
 
¿Cómo se creó el Cartier Crash?
El Cartier Crash se presentó al mundo en 1967, mucho antes de convertirse en uno de los relojes más bonitos del mundo, por derecho propio. De hecho, podría haber sido una maravillosa colaboración con Dalí (quien vivió entre 1904 y 1989). Según una teoría, el diseño se inspiró, al menos extraoficialmente, en el cuadro de Dalí “La persistencia de la memoria”. Incluso, durante mucho tiempo, también se creyó que el reloj había sido modelado a partir de un Cartier Baignoire Allongée que se había deformado en un accidente de auto.
 
En la actualidad, los expertos consideran que estas teorías sobre el origen del Cartier Crash han quedado obsoletas. Según ellos, el insólito reloj fue simplemente el resultado de una colaboración entre Jean-Jacques Cartier, bisnieto del fundador de la empresa, y el artesano Rupert Emmerson. Según una historia de Sotheby's, este último quería averiguar hasta dónde se podía estirar y doblar la esencia de la marca Cartier en la particularmente progresista sucursal londinense de los Swinging Sixties.
 
El Cartier Crash bate su propio récord en 2022
Para las casas de subastas, el Cartier Crash es uno de los platos fuertes cuando se subastan relojes valiosos. En mayo de 2022, uno de los primeros ejemplares estableció un nuevo récord de algo menos de 1.7 millones de dólares estadounidenses. El Crash, fabricado en Londres en 1967 con caja de oro amarillo de 18 quilates, casi duplicó el récord anterior del clásico. Sin embargo, no solo se subastan ejemplares históricos de este reloj tan reconocible. Este reloj pionero sigue fabricándose. De hecho, Cartier lanzó por última vez el Crash en una edición especial fabricada en platino en 2023, que solo está disponible en la boutique londinense Bond Street.