Viernes 23 de Febrero de 2024 | San Luis Potosí, S.L.P.

La importancia de un padrón I gubernamental

Alfonso Carlos Del Real López | 08/11/2023 | 00:23

Después de una breve pausa con estas colaboraciones técnicas de Gobierno y Asuntos Públicos, retomamos la temática que habíamos venido desarrollando para externar una serie de consideraciones alrededor de una gran circunstancia fiscal y/o tributaria, para simple y sencillamente tener elementos de discusión de mejora gubernamental.

Recuerde Usted, estimado lector de Plano Informativo, que en una anterior colaboración mencioné que “Ese cierre [de una colaboración anterior, 13/09/2023] generó ciertas reacciones, entre ellas, unas que me cuestionaban respecto de qué pensaba que podía mejorarse, toda vez que el Servicio de Administración Tributaria (SAT) es implacable, duro, rígido, severo y tiene muchos candados y, por otro lado, hay situaciones que dificultan a los contribuyentes cumplir en cuanto a sistemas, normas, procesos, claridad y demás. Y con base en ello es que comencé a trazar una especie de cuadro sinóptico de los temas que, desde un particular punto de vista como administrador público (esa es mi profesión) podrían fortalecerse en la organización y que eventualmente pudieran arrojar resultados positivos en favor de la hacienda pública. El primero de ellos es tener el marco normativo al día”, y ahora quiero abordar la importancia de un padrón para una organización pública. Mire Usted:

Cuando en un buscador de internet escribimos la palabra “padrón”, el resultado inmediato es la siguiente definición: “Documento público en el que se relacionan las personas residentes en un determinado término municipal y otros datos relativos a ellas, como la edad, el sexo, el domicilio y la actividad profesional. "la elaboración, renovación y actualización de los padrones municipales corresponde a los ayuntamientos". Origen. Voz patrimonial del latín patronus ‘patrono, protector, defensor’. Del significado originario, antiguo en español, pasó al de ‘nómina, lista, censo’ y después al de ‘modelo, patrón’. Del mismo origen que patrón (V.) y patrono (V.). De la familia etimológica de padre (V.).” Esta explicación lingüística y etimológica nos lleva a la reflexión siguiente: un padrón relaciona a un conjunto de personas con características comunes. Es decir, un padrón se significa por ordenar, organizar y caracterizar para uniformar y con ello, relacionar y controlar.

Con eso en mente, déjeme le comparto esto: en la sección de Datos Abiertos del Servicio de Administración Tributaria (SAT), que se puede revisar en Información Estadística del SAT (http://omawww.sat.gob.mx/cifras_sat/Paginas/inicio.html), podemos visualizar varias formas o expresiones del padrón de contribuyentes: Por situación ante el RFC (Activos, Suspendidos, Cancelados); Por entidad federativa (de acuerdo a cada estado del país); Por régimen (Régimen general de Ley personas morales (PM); simplificado de Ley PM; PM con fines no lucrativos; Régimen de sueldos y salarios e ingresos asimilados a salarios; de arrendamiento, etc.) y Por sector de actividad económica (Actividades del gobierno y de organismos internacionales y extraterritoriales; Agricultura, ganadería, aprovechamiento forestal, pesca y caza; Comercio al por mayor; Comercio al por menor; Construcción; etc.), entre varios más.

Hoy en día, tenemos un padrón total de 83.9 millones de registros Activos en el RFC; casi 10 millones Suspendidos y casi 1.37 millones en calidad de Cancelados; de esos más de ochenta millones activos, Aguascalientes tiene 0.97 millones; Querétaro, 1.54 millones; San Luis Potosí tiene 1.5 millones; Nuevo León 4.5 millones; Ciudad de México casi 12.8 millones (son cifras al mes de agosto de 2023). Y así podemos identificar a distintos contribuyentes, de diferentes sectores, localidades, rasgos y demás.

Teniendo esos números en consideración, póngase Usted a pensar si esa cifra o dato le dice un todo, es decir, si esa cantidad refleja una “realidad verdadera” o, dicho de otro modo, si los 1.5 millones de registros activos que tiene en el padrón de contribuyentes en San Luis Potosí son iguales, tienen las mismas características, problemática, facilidades, carga, responsabilidad, historia, trabajadores y tantas variables más. El diablo está en los detalles, ¿verdad? El tema es la diferenciación.

Desentrañar lo que implica un padrón tienen como condición suprema que ese padrón sea certero. Una política pública tiene un severo margen de error cuando el universo (padrón) al que va dirigido no es correcto, es decir, es inexacto, no es fidedigno o tiene errores, porque a partir de ese padrón se debería de realizar primero un diagnóstico y, una vez que se tiene eso, buscar diseccionarlo para cumplir con los objetivos de la organización.


*Doctor en Ciencias Políticas y Sociales con orientación en Administración Pública, UNAM.

alfonsodelrealzac@outlook.comDESPUÉS DE UNA BREVE PAUSA con estas colaboraciones técnicas de Gobierno y Asuntos Públicos, retomamos la temática que habíamos venido desarrollando para externar una serie de consideraciones alrededor de una gran circunstancia fiscal y/o tributaria, para simple y sencillamente tener elementos de discusión de mejora gubernamental.

RECUERDE USTED, ESTIMADO lector de PLANO INFORMATIVO, que en una anterior colaboración mencioné que “Ese cierre [de una colaboración anterior, 13/09/2023] generó ciertas reacciones, entre ellas, unas que me cuestionaban respecto de qué pensaba que podía mejorarse, toda vez que el Servicio de Administración Tributaria (SAT) es implacable, duro, rígido, severo y tiene muchos candados y, por otro lado, hay situaciones que dificultan a los contribuyentes cumplir en cuanto a sistemas, normas, procesos, claridad y demás. Y con base en ello es que comencé a trazar una especie de cuadro sinóptico de los temas que, desde un particular punto de vista como administrador público (esa es mi profesión) podrían fortalecerse en la organización y que eventualmente pudieran arrojar resultados positivos en favor de la hacienda pública. El primero de ellos es tener el marco normativo al día”, y ahora quiero abordar la importancia de un padrón para una organización pública. Mire Usted:

CUANDO EN UN BUSCADOR DE internet escribimos la palabra “padrón”, el resultado inmediato es la siguiente definición: “Documento público en el que se relacionan las personas residentes en un determinado término municipal y otros datos relativos a ellas, como la edad, el sexo, el domicilio y la actividad profesional, "la elaboración, renovación y actualización de los padrones municipales corresponde a los ayuntamientos". Origen. Voz patrimonial del latín patronus ‘patrono, protector, defensor’. Del significado originario, antiguo en español, pasó al de ‘nómina, lista, censo’ y después al de ‘modelo, patrón’. Del mismo origen que patrón (V.) y patrono (V.). De la familia etimológica de padre (V.).” Esta explicación lingüística y etimológica nos lleva a la reflexión siguiente: un padrón relaciona a un conjunto de personas con características comunes. Es decir, un padrón se significa por ordenar, organizar y caracterizar para uniformar y con ello, relacionar y controlar.

CON ESO EN MENTE, DÉJEME LE comparto esto: en la sección de Datos Abiertos del Servicio de Administración Tributaria (SAT), que se puede revisar en Información Estadística del SAT (http://omawww.sat.gob.mx/cifras_sat/Paginas/inicio.html), podemos visualizar varias formas o expresiones del padrón de contribuyentes: Por situación ante el RFC (Activos, Suspendidos, Cancelados); Por entidad federativa (de acuerdo a cada estado del país); Por régimen (Régimen general de Ley personas morales (PM); simplificado de Ley PM; PM con fines no lucrativos; Régimen de sueldos y salarios e ingresos asimilados a salarios; de arrendamiento, etc.) y Por sector de actividad económica (Actividades del gobierno y de organismos internacionales y extraterritoriales; Agricultura, ganadería, aprovechamiento forestal, pesca y caza; Comercio al por mayor; Comercio al por menor; Construcción; etc.), entre varios más.

HOY EN DÍA, TENEMOS UN padrón total de 83.9 millones de registros Activos en el RFC; casi 10 millones suspendidos y casi 1.37 millones en calidad de cancelados; de esos más de ochenta millones activos, Aguascalientes tiene 0.97 millones; Querétaro, 1.54 millones; San Luis Potosí tiene 1.5 millones; Nuevo León 4.5 millones; Ciudad de México casi 12.8 millones (son cifras al mes de agosto de 2023). Y así podemos identificar a distintos contribuyentes, de diferentes sectores, localidades, rasgos y demás.

TENIENDO ESOS NÚMEROS EN consideración, póngase usted a pensar si esa cifra o dato le dice un todo, es decir, si esa cantidad refleja una “realidad verdadera” o, dicho de otro modo, si los 1.5 millones de registros activos que tiene en el padrón de contribuyentes en San Luis Potosí son iguales, tienen las mismas características, problemática, facilidades, carga, responsabilidad, historia, trabajadores y tantas variables más. El diablo está en los detalles, ¿verdad? El tema es la diferenciación.

DESENTRAÑAR LO QUE IMPLICA UN padrón tienen como condición suprema que ese padrón sea certero. Una política pública tiene un severo margen de error cuando el universo (padrón) al que va dirigido no es correcto, es decir, es inexacto, no es fidedigno o tiene errores, porque a partir de ese padrón se debería de realizar primero un diagnóstico y, una vez que se tiene eso, buscar diseccionarlo para cumplir con los objetivos de la organización.

alfonsodelrealzac@outlook.com

 

La importancia de un padrón (I) gubernamental

 

Alfonso Carlos Del Real López

 

DESPUÉS DE UNA BREVE PAUSA con estas colaboraciones técnicas de Gobierno y Asuntos Públicos, retomamos la temática que habíamos venido desarrollando para externar una serie de consideraciones alrededor de una gran circunstancia fiscal y/o tributaria, para simple y sencillamente tener elementos de discusión de mejora gubernamental. 

 

RECUERDE USTED, ESTIMADO lector de PLANO INFORMATIVO, que en una anterior colaboración mencioné que “Ese cierre [de una colaboración anterior, 13/09/2023] generó ciertas reacciones, entre ellas, unas que me cuestionaban respecto de qué pensaba que podía mejorarse, toda vez que el Servicio de Administración Tributaria (SAT) es implacable, duro, rígido, severo y tiene muchos candados y, por otro lado, hay situaciones que dificultan a los contribuyentes cumplir en cuanto a sistemas, normas, procesos, claridad y demás. Y con base en ello es que comencé a trazar una especie de cuadro sinóptico de los temas que, desde un particular punto de vista como administrador público (esa es mi profesión) podrían fortalecerse en la organización y que eventualmente pudieran arrojar resultados positivos en favor de la hacienda pública. El primero de ellos es tener el marco normativo al día”, y ahora quiero abordar la importancia de un padrón para una organización pública. Mire Usted:

 

CUANDO EN UN BUSCADOR DE internet escribimos la palabra “padrón”, el resultado inmediato es la siguiente definición: “Documento público en el que se relacionan las personas residentes en un determinado término municipal y otros datos relativos a ellas, como la edad, el sexo, el domicilio y la actividad profesional, "la elaboración, renovación y actualización de los padrones municipales corresponde a los ayuntamientos". Origen. Voz patrimonial del latín patronus ‘patrono, protector, defensor’. Del significado originario, antiguo en español, pasó al de ‘nómina, lista, censo’ y después al de ‘modelo, patrón’. Del mismo origen que patrón (V.) y patrono (V.). De la familia etimológica de padre (V.).” Esta explicación lingüística y etimológica nos lleva a la reflexión siguiente: un padrón relaciona a un conjunto de personas con características comunes. Es decir, un padrón se significa por ordenar, organizar y caracterizar para uniformar y con ello, relacionar y controlar.

 

CON ESO EN MENTE, DÉJEME LE comparto esto: en la sección de Datos Abiertos del Servicio de Administración Tributaria (SAT), que se puede revisar en Información Estadística del SAT (http://omawww.sat.gob.mx/cifras_sat/Paginas/inicio.html), podemos visualizar varias formas o expresiones del padrón de contribuyentes: Por situación ante el RFC (Activos, Suspendidos, Cancelados); Por entidad federativa (de acuerdo a cada estado del país); Por régimen (Régimen general de Ley personas morales (PM); simplificado de Ley PM; PM con fines no lucrativos; Régimen de sueldos y salarios e ingresos asimilados a salarios; de arrendamiento, etc.) y Por sector de actividad económica (Actividades del gobierno y de organismos internacionales y extraterritoriales; Agricultura, ganadería, aprovechamiento forestal, pesca y caza; Comercio al por mayor; Comercio al por menor; Construcción; etc.), entre varios más.

 

HOY EN DÍA, TENEMOS UN padrón total de 83.9 millones de registros Activos en el RFC; casi 10 millones suspendidos y casi 1.37 millones en calidad de cancelados; de esos más de ochenta millones activos, Aguascalientes tiene 0.97 millones; Querétaro, 1.54 millones; San Luis Potosí tiene 1.5 millones; Nuevo León 4.5 millones; Ciudad de México casi 12.8 millones (son cifras al mes de agosto de 2023). Y así podemos identificar a distintos contribuyentes, de diferentes sectores, localidades, rasgos y demás.

 

TENIENDO ESOS NÚMEROS EN consideración, póngase usted a pensar si esa cifra o dato le dice un todo, es decir, si esa cantidad refleja una “realidad verdadera” o, dicho de otro modo, si los 1.5 millones de registros activos que tiene en el padrón de contribuyentes en San Luis Potosí son iguales, tienen las mismas características, problemática, facilidades, carga, responsabilidad, historia, trabajadores y tantas variables más. El diablo está en los detalles, ¿verdad? El tema es la diferenciación.

 

DESENTRAÑAR LO QUE IMPLICA UN padrón tienen como condición suprema que ese padrón sea certero. Una política pública tiene un severo margen de error cuando el universo (padrón) al que va dirigido no es correcto, es decir, es inexacto, no es fidedigno o tiene errores, porque a partir de ese padrón se debería de realizar primero un diagnóstico y, una vez que se tiene eso, buscar diseccionarlo para cumplir con los objetivos de la organización.

 

alfonsodelrealzac@outlook.com