Martes 27 de Febrero de 2024 | San Luis Potosí, S.L.P.

Las mansiones abandonadas más impresionantes del mundo

AD | 09/10/2023 | 16:33

Antes de mansiones abandonadas, los palacios y mansiones más opulentos del mundo se construyeron para ser disfrutados generación tras generación. Pero algunas casas lujosas no han cumplido ese destino debido a guerras, cambios económicos o desastres naturales. En el nuevo libro Palacios abandonados de Amber Books, el autor e historiador Michael Kerrigan explora más de 100 de estas estructuras, antaño espectaculares, que se han convertido en ruinas.
 
Para Kerrigan, los lugares del libro son tan importantes como las prístinas mansiones abandonadas: "Una casa señorial magníficamente conservada y gestionada es una fascinante e imaginativamente conmovedora supervivencia del pasado en el presente, pero no tiene nada que decirnos sobre la mortalidad o el tiempo; de hecho, al menos a nivel emocional, contradice rotundamente todo lo que sabemos", afirma. El libro muestra desde un castillo belga hasta fincas rusas, cada una de ellas de una belleza inquietante y con su propia e interesante historia: "La clave está en el modo en que una buena ruina (y en este sentido, al menos, un gran palacio supera a un tugurio derruido o a una planta industrial; cuanto más grandes y magníficos son, más dura es su caída) dramatiza los efectos devastadores del tiempo", afirma Kerrigan. Aquí puedes visitar muchas de las intrigantes ruinas que aparecen en Palacios abandonados, así como otras seleccionadas por AD.
 
Castillo de Bowes (Condado de Durham, Inglaterra)
Construido entre 1171 y 1187, el castillo de Bowes es un palacio medieval del noreste de Inglaterra. El castillo de piedra fue construido en los terrenos de un antiguo fuerte romano por el rey Enrique II, que lo consideró un importante bastión contra una invasión escocesa. El castillo cambió de manos varias veces antes de volver a la Corona en 1471 y fue parcialmente desmantelado en el siglo XVII. Las ruinas de la antigua torre del homenaje de tres pisos del castillo de Bowes se conservan hoy en día, rodeadas por un foso en dos de sus lados, y pueden visitarse gratuitamente durante el día.
 
Sans Souci (Milot, Haití)
Este palacio fue construido por el rey Henri Cristophe, antiguo esclavo que fue elegido presidente de Haití en 1807 y se proclamó rey en 1811. "Los grandes palacios imperiales/reales/papales del pasado son todos, por supuesto, creaciones de la vanidad, vastos y portentosos, pero su lugar en la corriente histórica principal parece conferirles un cierto aire de legitimidad. Representan el 'dinero viejo' de la historia", afirma Kerrigan.
 
"Al recopilar Palacios abandonados, nos sentimos más atraídos por las ambiciones de los personajes del 'nuevo dinero'. Sus palacios en ruinas subrayan las ironías y ambigüedades de forma mucho más cruda". El ascenso de Henri Christophe, de la pobreza a la riqueza, pero también de la esclavitud al poder tiránico, e incluso a una especie de realeza, fue mucho más dramático que el de un plutócrata estadounidense. Sans Souci asombra por su grandiosidad. El palacio fue abandonado tras sufrir daños por un terremoto en 1842.
 
Castillo de Havré (Mons, Bélgica)
Este castillo medieval sufrió múltiples ataques en 1578 y fue restaurado en el siglo XVII. "Como tantas otras fortalezas de este tipo, en tiempos más modernos y pacíficos (o al menos en tiempos en los que, cuando llegaba la guerra, las fortificaciones anticuadas no iban a ser de mucha ayuda), se transformó en algo más parecido a un castillo: ornamental por fuera, lujoso y supercómodo por dentro", dice Kerrigan.
 
"Es esta última función la que creo que conmemoramos aquí, disfrutando (aunque de forma conmovedora) de las ironías de su presentación actual. No se trata solo del abandono en sí, sino de las indignidades arquitectónicas: el tejado de chapa ondulada de lo que casi podría ser un moderno edificio de almacén (derecha); los muros de bloques de brisa y los canalones de acero (izquierda)".
 
Palacio de Pidhirtsi (Pidhirtsi, Ucrania)
El palacio de Pidhirtsi se construyó en la década de 1630 para Stanislaw Koniecpolski, un comandante militar polaco. La casa fue saqueada y dañada durante la Primera Guerra Mundial, y más tarde se convirtió en sanatorio hasta que un incendio lo arrasó en 1956. "El palacio de Pidhirtsi me intriga especialmente como monumento a una historia olvidada, llena de guerras, rivalidades dinásticas, revoluciones y luchas por la libertad que hemos perdido de vista", dice Kerrigan.
 
"Creo que, desde una perspectiva occidental, el Telón de Acero de los años de la Guerra Fría no solo bloqueó nuestra visión de la Europa del Este en lo que entonces era su presente, sino que ocluyó en gran medida nuestras perspectivas sobre el pasado de la región".
 
Mansión abandonada (Fanling, Nuevos Territorios Este, Hong Kong)
Esta mansión se construyó en la localidad de Fanling, cercana a la frontera entre Hong Kong y China, y que fue base de funcionarios de aduanas y administrativos. Kerrigan señala que el destino se ha hecho popular entre los turistas interesados en la época del imperialismo británico. "En el mejor de los casos, soy ambivalente respecto a la nostalgia del imperio, tan extendida en Gran Bretaña, pero el espíritu imperial fue fundamental para la imagen que el país tenía de sí mismo durante mucho tiempo", afirma.
 
Desde ese punto de vista, "hay algo maravillosamente emblemático en esta escena de asediada elegancia europea acosada por un exuberante entorno de selva tropical: la ‘carga del hombre blanco’, resumida maravillosamente. La presencia británica en Hong Kong fue, por supuesto, una realidad histórica importante también para sus ‘nativos’. Desde su punto de vista, podría ofrecer un abanico de lecturas muy diferentes".