Sábado 2 de Marzo de 2024 | San Luis Potosí, S.L.P.

La delgada línea entre los 'celos sanos' y la toxicidad

GQ | 04/10/2023 | 16:26

Una emoción que a menudo se malinterpreta en una relación son los celos. Se describen como una mezcla de inseguridad, competencia e ira que a con frecuencia conduce al desastre, o al final, de una relación. Analógicamente hablando, si los celos fueran un cóctel, sería sin duda un té helado Long Island, en el que si tomas una cantidad moderada te lo pasarás bien, pero si te pasas, podría arruinarte la noche.
 
Tanto si te sientes inseguro porque tu pareja le envía un mensaje de texto a su compañero de trabajo, como si tu pareja tiene éxito en algo que ambos persiguen, como reacción, los celos son absolutamente naturales. Es una forma de identificar las áreas problemáticas de una relación, lo que puede conducir a un flujo saludable de comunicación entre tú y tu pareja.
 
Sin embargo, debes tener en mente que los celos no son una cuestión de blanco o negro; con frecuencia, el contexto también es importante. Lo cierto es que puede resultar difícil saber si los celos que sientes o los que proyecta tu pareja son sanos o una señal de alarma, es por eso que en GQ hemos te explicamos cómo distinguirlos. Después de todo, es algo que todos hemos sentido al menos una vez, y es muy útil saber identificar esa delgada línea para poder controlarlos.
 
¿Es posible que los celos sean saludables?
La respuesta corta es: sí. Tus celos, o la envidia de tu pareja, pueden provenir de un lugar de protección en el que uno de los dos podrían estar notando una amenaza potencial que puede representar un obstáculo en su relación. Para entenderlos mejor, piensa en ello como una señal de alarma a la que debes prestar atención a la hora de enfrentarte a amenazas o problemas en tu relación.
 
La comunicación es clave aquí, pues una dosis saludable de celos puede mostrar compromiso con la relación. En pequeñas proporciones, es posible que los celos sean una fuerza positiva en una relación. También poseen el potencial para intensificar emociones como la pasión y el amor, sin olvidar que para algunos es una especie de motivación o recordatorio de que no deben tomarse por hecho, por el contrario, siempre deben apreciarse mutuamente y esforzarse por hacer que la otra persona se sienta valorada.
 
¿En qué momento se convierten en un problema?
 
Cuando los celos se vuelven irracionales y excesivos, tómalo como una ** red flag ** o señal de alarma. Frecuentemente, cuando las personas se sienten abrumadas por sus inseguridades y su ira, tienden a reflejar cuánto control tienen el uno el otro. También puede desembocar en abusos verbales, intimidación y comportamientos violentos.
 
Si quieres distinguir cuando los celos ya han superado los límites saludables, toma en cuenta algunas de las señales de alarma. Debes prestar atención antes de que la situación se vuelva aun más complicada y el daño sea mayor. Entre las cosas que debes notar son: que uno de los dos mienta al otro, que tu pareja controle tus modos de comunicación, que quiera que cortes la comunicación con tus amigos, que te avergüence a ti o a tus decisiones o que insista en estar constantemente cerca de ti.
 
Cuando la emoción de los celos se vuelve demasiado abrumadora como para manejarla, solo puede conducir a la destrucción del amor y el respeto en una relación. Una de las mejores formas de afrontar los celos es mantener una conversación abierta sobre cómo te sientes. Como pareja, también pueden buscar ayuda profesional y hablar con un terapeuta o un consejero para mantener a raya los comportamientos tóxicos.