Jueves 18 de Abril de 2024 | San Luis Potosí, S.L.P.

Más prisa y menos valores, combinación fatal

Jorge Armendáriz Gallardo | 03/10/2023 | 01:52

HACE MÁS DE UNA DÉCADA, CON la llegada de las redes sociales y la aplicación del internet de las cosas, nuestras vidas experimentaron cambios favorables en un sentido y desfavorables en otros.

NOS COMENZARON A INVADIR LAS aplicaciones que hacen todo más fácil, desde nuestras necesidades básicas, como obtener comida, transporte, hospedaje, comprar lo que necesitamos a diario a precios más bajos.

TAMBIÉN PODEMOS ACCEDER A la diversión, ver series, películas, conseguir pareja, amigos, apuestas en línea, desde luego también nos sirven para el trabajo, comunicarnos en lo personal, en grupos, video llamadas, correo electrónico, hacer trasferencias de dinero, prácticamente todo lo que deseamos está en la palma de nuestra mano, con nuestro teléfono celular podemos acceder a todo, en cualquier momento, en todo el mundo.

PERO TAMBIÉN LLEGÓ CON ESTO un grado de prisa e intolerancia a nuestra vida, pues al acceder a esta rapidez, ahora deseamos que todo sea así más rápido.

ESTAS NUEVAS GENERACIONES YA no pueden esperar, la tecnología les enseña que todo se puede de manera inmediata, pero no les enseña a esperar o ser pacientes.

INCLUSO ALGUNOS PORTAN EL celular como arma de poder, con postura amenazante para manifestar su “superioridad” ante los demás.

DECÍAN NUESTROS ABUELOS QUE “Si las cosas que valen la pena se hicieran fácilmente, cualquiera las haría” y así es, las cosas que valen la pena, cuestan y toma su tiempo tenerlas.

AÚN CON ESTA OLA DE tecnología que nos dice lo contrario, creo que esa premisa nunca cambiará, al menos para nuestra generación que la entendió y así la practicó, pero las nuevas generaciones no saben ni desean saberlo, ellos tienen prisa y ya.

¿PERO CÓMO HACER nuevamente que las generaciones le otorguen valor a las cosas, con ingredientes como la paciencia, el esfuerzo y la perseverancia?

NUESTRA GENERACIÓN SE FORJÓ como la del esfuerzo, que con dedicación, disciplina y trabajo se lograban cosas buenas y valiosas, así obtuvimos un auto, una casa y un patrimonio.

NOSOTROS MISMOS ESTAMOS malcriando a la siguiente generación, al darles todo sin esfuerzo, para que “no sufran”, sin saber que el sufrimiento llegará de otra manera.

PEOR AÚN SI MEZCLAMOS EL factor de la violencia, esa que vemos desde temprano en las noticias, en las series, películas, juegos electrónicos y las imágenes que nos invaden a cada momento en las redes sociales, que nos hacen más fríos al sufrimiento humano, porque nos enseñan que es más importante la prisa, nuestra prisa.

¡QUÉ PELIGROSO PARA TODOS! Hemos visto recientemente episodios de violencia que rebasan lo imaginable, grupos de jóvenes que golpean despiadadamente a otros, sin la menor conciencia.

PERSONAS QUE GOLPEAN A OTROS desatando su frustración, por tener que esperar unos minutos en un comercio.

LAS GUERRAS QUE MUESTRAN LA intolerancia entre las naciones.

LAS CALLES ESTÁN LLENAS DE personas con celular en mano, que no toleran la frustración porque quieren todo de manera inmediata, como la tecnóloga lo signa.

QUE PELIGROSO ES TOPARNOS con alguien que está en ese trance y toma el camino de la violencia como emblema de nuestros tiempos.

QUE PELIGROSO ES ACEPTARLO como algo normal.

HOY NUESTRA META ES QUE LA tecnología nos facilite la vida sí, nos otorgue más tiempo libre también.

PERO TAMBIÉN DEBEMOS trabajar en nuestro entorno familiar, laboral y social para no convertirnos en armas de violencia hacia los demás, solo porque tenemos prisa y somos intolerantes a la frustración.

QUE PELIGROSA COMBINACIÓN más prisa y menos valores, que es igual a violencia

Hagamos juntos la Diferencia

jorgeearmendariz@gmail.com