Martes 27 de Febrero de 2024 | San Luis Potosí, S.L.P.

Según expertos, estos tipos de relaciones acaban con tu felicidad

GQ | 30/09/2023 | 13:27

Hay muchos tipos de relaciones que puedes tener en la vida, algunas son románticas, otras profesionales o de amistad, lo importante es que todas estas relaciones sean buenas y le sumen a lo positivo a tu vida, de lo contrario pueden ser un factor clave en la destrucción de tu felicidad.
 
La ciencia ha encontrado que tener buenas relaciones nos hace más felices, nos ayuda a vivir más e incluso nos protege del deterioro cognitivo que se va dando con la edad, el problema es que no todas las relaciones son buena y hay algunas que pueden dejarte sin energía, sin ganas y del peor humor en el que habías estado en toda tu vida.
 
Hay buenos hábitos que puedes aplicar para ser más feliz en tus relaciones y para asegurarte de que no se vuelven tóxicas o negativas, pero hay ciertos casos en los que la mejor manera de protegerte es eliminar a algunas personas para siempre y mantenerte alejado de las que son problemáticas.
 
De hecho, hay todo tipo de artículos y estudios que dicen que hay tipos específicos de relaciones que matan la felicidad y hay que huir de ellas como si fueran una plaga.
 
Los tipos de relaciones que destruyen tu felicidad
 
Jawad Hussain Juddy, Manager de operaciones en Match Systems Company, escribió un artículo en LinkedIn donde dice que hay 4 tipos de relaciones que son las peores enemigas de la felicidad.
 
Las relaciones demasiado dependientes
“Cuando estás en un estado de dependencia, estás limitado por las expectativas”, explica el experto. Lo que pasa con la dependencia es que te hace creer que tu felicidad, estabilidad, o paz mental dependen de la otra persona, y eso le coloca una presión enorme al otro, que puede llegar a sentirse responsable o culpable cuando estas cosas no pasan.
 
Claro que puedes depender de tus amigos o pareja para ciertas cosas, pero debe existir un límite y se debe entender que cada uno es responsable de sus propias cosas y que hay que trabajar en uno mismo sin esperar que los demás resuelvan todo lo que se cree que no está bien.
 
Las relaciones que buscan dominar
En toda relación debe existir un balance, donde todos los involucrados puedan verse como iguales, con voz, voto y poder de decisión.
 
El problema con las personas dominantes es que siempre quieren tener el control y eso se puede volver tóxico rápidamente, en especial cuando se trata de imponer reglas o condiciones como si se trataran de límites saludables.
 
De acuerdo con el experto, el poder corrompe, así que debe ser compartido y se debe evitar llegar a un punto en el que sea una sola persona la que lo tiene todo, ya que eso deja a alguien en una posición muy vulnerable.
 
Las relaciones manipuladoras
No es lo mismo intentar convencer que llegar a manipular. Lo que pasa con la manipulación es lo mismo que pasa con el poder, en el sentido de que causa una dinámica desbalanceada y puede hacer que una de las personas en la relación termine lastimada, perdiendo muchas cosas y atorada en un lugar en el que su opinión no es escuchada y no parece tener valor.
 
La manipulación además puede ir de la mano con el Gaslighting y puede dar pie a todo tipo de situaciones abusivas y dañinas.
 
Las relaciones que rompen la confianza
Ninguna relación puede existir si no hay confianza, así que las personas que engañan, que pretenden ser lo que no son y que traicionan la confianza del otro son mucho más peligrosas de lo que aparentan.
 
El experto dice que hay muchas personas que terminan mostrando una versión falsa de sí mismas para ganarse a los demás, es por esto que hay que poner mucha atención y pensar un poco antes de decidir si confiamos en alguien o no.
 
Por otro lado, INC.com asegura que en realidad hay 8 tipos de personas que hacen esto, como las personas que constantemente generan rumores y chismes, las personas autodestructivas, las personas que acaparan las conversaciones, los vampiros emocionales, las personas que pretenden ser lo que no son, las personas que creen que lo saben todo y que deben educar a todos, las personas que minimizan tus logros y las personas que no validan lo que sientes y te hacen creer que siempre exageras.