Martes 27 de Febrero de 2024 | San Luis Potosí, S.L.P.

¿Qué es realmente la intuición y porque las mujeres deberían de confiar en ella?

Glamour.mx | 29/09/2023 | 15:33

La importancia de nuestra intuición y por qué debemos prestarle atención.
 
En la vida cotidiana nos gusta distinguir entre dos tipos de personas: La gente de cabeza y la gente de instinto. Las primeras toman decisiones mediante la deliberación lógica, mientras que las segundas se dejan llevar por su instinto. Aunque no siempre puedan explicar de dónde viene. Aunque este enfoque emocional se ridiculiza, sobre todo en un contexto profesional, el instinto visceral no necesariamente toma peores decisiones. Al contrario: la intuición es una herramienta infravalorada que nos permite actuar correctamente, sobre todo en situaciones delicadas que requieren reacciones rápidas. Y las mujeres, en particular, deberían hacer un uso más seguro de ella.
 
¿Qué es realmente la intuición?
La intuición, también llamada instinto o corazonada, es lo contrario del pensamiento y la actuación lógicos. En este caso, no es nuestro intelecto el que tiene la palabra, sino nuestro subconsciente. Lo que para algunos puede parecer una locura, en realidad está bastante bien investigado científicamente. Los científicos definen la intuición como un impulso que sentimos en situaciones complejas en las que no tenemos toda la información necesaria para evaluarlas lógicamente. Este impulso, controlado por nuestro subconsciente, anula la mente analítica y se basa en una serie de percepciones subconscientes. Esto se debe a que el ser humano solo puede percibir conscientemente hasta un cinco por ciento de lo que ocurre a su alrededor. El 95 por ciento restante lo captamos a través de nuestros sentidos, como el gusto, el olfato o el tacto. Así que si no puede oler bien a alguien, a menudo se debe a un rechazo intuitivo basado en nuestra percepción subconsciente.
 
¿Cómo se percibe la intuición?
Pero, ¿cómo se percibe algo que tiene lugar de forma subconsciente? En una situación en la que nuestra intuición quiere silenciar nuestra mente analítica, algunas personas sienten un hormigueo. Por ejemplo, en el estómago o en la nuca, algunos lo sienten en todo el cuerpo.
 
Y al igual que la intuición se expresa de forma individual en cada persona, también se pronuncia de forma distinta de una persona a otra, lo que se debe a criterios diferentes. De hecho, se considera que las mujeres son más intuitivas. Sin embargo, esto no se debe tanto a diferencias biológicas como a la socialización femenina. Cuanto más igualitaria es una sociedad, menor es la diferencia entre los sexos en lo que se refiere a la percepción intuitiva. Pero más sobre esto a continuación.
 
¿Cuándo hay que hacer caso a la intuición?
Hay momentos en los que tenemos que sopesar rápidamente qué hacer. Puede tratarse de situaciones sin importancia en la vida cotidiana, en el deporte, por ejemplo, o en el trabajo. Pero también las situaciones potencialmente peligrosas requieren a menudo una acción rápida. Lo que hacemos entonces, en el más raro de los casos, es sentarnos y elaborar primero una lista de pros y contras. Al contrario: en situaciones que surgen de repente y requieren una decisión rápida, nuestro subconsciente -nuestra intuición- toma el mando por sí solo. Y una vez que el instinto habla, a menudo es difícil ignorarlo. Incluso cuando los hechos hablan a favor de una decisión diferente.
 
Sin embargo, sobre todo en el trabajo, justificar una decisión basándose en una corazonada no suele ser suficiente. Lo ideal es trabajar tanto con la intuición como con la mente analítica. Esto se puede observar bien en profesiones que tienen que tomar decisiones arriesgadas. Los médicos, por ejemplo, a veces son incapaces de hacer un diagnóstico basándose sólo en los síntomas. En esos momentos, suelen dejarse guiar por su intuición experta, reaccionan y luego buscan pruebas que respalden su evaluación.
 
Cuanta más experiencia se tenga en un campo, mejor será la intuición. Los deportistas extremos también trabajan con su intuición, además de con su mente. Se preparan racionalmente para diversas situaciones, pero es probable que se dé un caso completamente distinto. Entonces ellos también tienen que escuchar lo que les dice su instinto.
 
¿Se puede entrenar la intuición?
Hay dos respuestas a la pregunta de si se puede entrenar la intuición: sí y no. O dicho de otro modo, es difícil aprender a escuchar las corazonadas. Las personas intuitivas no sólo tienen un buen acceso a sus propios sentimientos y a su cuerpo, sino que también suelen ser empáticas y, por tanto, saben leer bien a las personas. Aunque puedes entrenarte para ser más consciente de ti mismo y de lo que te rodea mediante ejercicios de atención plena, si nunca has aprendido a entrar en contacto con tus sentimientos, es todo un reto.
 
Además, hay que ser capaz de dejarse llevar y atreverse a desconectar la cabeza. Esto resulta especialmente difícil para las personas que tienden a pensar de forma racional y analítica. Sin embargo, la intuición también se basa en la experiencia. Así que si desconfías de tu instinto, deberías creer en ti mismo y confiar en lo que sabes.
 
Intuición: por eso las mujeres en particular deberían confiar en ella
Dado que a las niñas y mujeres se les concede socialmente una mayor emotividad en comparación con los niños y los hombres, las mujeres aprenden desde una edad temprana a establecer un contacto más abierto con sus sentimientos. Una característica que se fomenta y se ridiculiza al mismo tiempo. A la mayoría de las mujeres probablemente sus parejas y/o colegas les han dicho que son demasiado emocionales. Sin embargo, es precisamente esta emocionalidad en la que se basan muchas habilidades blandas, es decir, las habilidades interpersonales, también denominadas inteligencia emocional o social, que cada vez son más importantes en la vida profesional. Esto se debe a que las IA asumirán principalmente campos profesionales y áreas de responsabilidad que abarcan las llamadas habilidades duras, es decir, la competencia puramente técnica. Por lo tanto, tener una buena intuición y ser capaz de confiar en las propias intuiciones dejará de ser ridiculizado en el futuro y se convertirá en una cualidad valorada.