Jueves 18 de Julio de 2024 | San Luis Potosí, S.L.P.

5 señales de que tu relación está en problemas

GQ | 21/09/2023 | 13:28

El lenguaje no verbal es una herramienta poderosa, es una manera de decir muchas cosas sin tener que hablar, y entenderlo puede ayudar a descubrir qué es lo que las demás personas piensan o quieren, o cuál es la percepción que tienes de ti.
 
Esto es algo que usamos de manera inconsciente y en todos los contextos, y por eso la psicología dice que se puede usar para parecer más agradable, para ganar amigos, para ser un buen líder, para motivar a otros, o incluso para entender dónde estamos parados en una relación.
 
Así como hay algunos métodos, como el Método del Triángulo, trucos y tipos de lenguaje no verbal muy positivos y útiles, hay otros que más bien son focos rojos importantes, que pueden ser una primera señal de que las cosas no van tan bien como piensas. Los expertos dicen que muchas cosas que estamos pensando, que nos preocupan o que nos estresan se pueden manifestar físicamente, incluso si no hablamos sobre eso, y de ahí parte el lenguaje no verbal.
 
De hecho, hay algunas señales que, cuando las notas, puedes saber que tu pareja se está alejando, no se siente cercana de tí y que puede estar considerando dejar la relación, o al menos que no está cómoda y algo debe cambiar, si se quiere seguir construyendo algo juntos.
 
No hay mucho contacto visual
El contacto visual es una de las señales más claras de que alguien está interesado en lo que tienes que decir o en ti, no solo en lo romántico. Insider explica que el contacto visual es íntimo y poderoso, es una muestra de confianza y de apertura hacia la pareja, así que cuando esto deja de suceder, o se hace menos que antes, esta puede ser una primera señal de alerta.
 
Claro que hay que tener un poco de criterio, porque pueden darse muchos factores que llevan a que tu pareja no te vea a los ojos en un momento, y definitivamente no tienen que hacerlo 24/7, más bien se trata de estar atento a los cambios en el comportamiento y en si se da alguna incomodidad cuando tu pareja te ve.
 
Posturas defensivas
Las posturas defensivas, como cuando cruzas los brazos, no solo son una forma de protegerse o de lidiar con una inseguridad o incomodidad, sino que también es una manera de decirle a los demás que estás cerrado, que no quieres que se acerquen o no estás abierto a pasar tiempo o a tener conversaciones con ellos.
 
Estas posturas se pueden dar durante una pelea para sentir mayor seguridad, pero también es una forma de poner distancia y cuando se convierten en las posturas comunes y normales, entonces no es bueno.
 
Busca distancia física
Cuando tu pareja se mueve de lugar cuando estás cerca, siempre busca tener algún objeto entre ella y tú, o te da más espacio personal del que te daba antes, esto también puede ser una forma de representar que hay una distancia emocional que antes no existía.
 
De nuevo, hay que tener en cuenta el contexto, es entendible que se mueva para estar más cómoda), y aprende a identificar si el tema del espacio está siendo algo intencional y constante, y si se está buscando más espacio del que se tenía antes.
 
Hay menos demostraciones de afecto físico
Hay muchas maneras de mostrar afecto, por eso se dice que hay 5 lenguajes del amor, y que la de tu pareja sea diferente a la tuya no es problema, el problema es cuando las señales o muestras “normales” en la pareja comienzan a cambiar y ser cada vez menos.
 
De acuerdo con Insider, el contacto físico le demuestra a la otra persona que hay cercanía, intimidad y una conexión emocional, además de que es una señal de que la relación es feliz. Cuando hay un cambio evidente, esto puede indicar que la pareja no está tan satisfecha, que hay algún problema que le preocupa o incluso que se podría estar alejando, así que hay que tener una buena conversación al respecto.
 
Tu pareja se toca el cuello cuando hablan
Suena raro, pero, de acuerdo con Good Housekeeping, tocarse el cuello durante una conversación es un indicador de que se está guardando algo de la otra persona, que hay algo que se quiere decir, pero no se hace, y puede ser una señal de que hay un problema de confianza que no se ha resuelto o un tema que se quiere tocar, pero nadie sabe cómo hacerlo.