Lunes 15 de Julio de 2024 | San Luis Potosí, S.L.P.
nacionales

Salpica Estafa Lechera a los dirigentes de MC

Agencia Reforma | 18/09/2023 | 09:22

El empresario Alejandro Puente Córdoba, amigo y operador del líder de Movimiento Ciudadano (MC), Dante Delgado, sobornó con 6.7 millones de pesos en efectivo a René Gavira Segreste, ex titular de la Unidad de Administración en Segalmex, para obtener contratos de procesamiento de leche para una empresa que manejaba a través de prestanombres, reveló uno de sus socios.
 
Puente mantiene desde 2011 un nexo estrecho con Delgado en la operación de temas de propaganda e imagen de MC. Además, una de las hijas del empresario, de nombre Alejandra Puente, forma parte del primer círculo directivo de MC; ella funge como Secretaria de Vinculación Operativa del partido.
 
Con la acusación contra el empresario Puente suman al menos tres personajes de alto calibre en Seguridad Alimentaria Mexicana (Segalmex) relacionados con MC.
 
Primero está Ignacio Ovalle, exdirector de Segalmex y actualmente Coordinador del Instituto Nacional para el Federalismo y el Desarrollo Municipal en la Secretaría de Gobernación.
 
Ovalle fungió como titular de la Fundación México con Valores, de MC. Sobre Ovalle no hay acusaciones directas por la corrupción en ese organismo descentralizado creado en el Gobierno de Andrés Manuel López Obrador.
 
Otro personaje es Carlos Manuel Lozano, ex director de Comercialización y preso por la Estafa Lechera, que alcanza los mil 700 millones de pesos, y ligado al líder nacional de MC desde hace varios años, según datos de la FGR revelados por la organización Mexicanos Contra la Corrupción y la Impunidad (MCCI).
 
Lozano es padre de Pilar Lozano, ex diputada del partido naranja y actual representante en la CDMX del Gobierno emecista de Samuel García en Nuevo León.
 
Según lo declarado por el empresario Ricardo José Lambretón ante el juez que lleva el caso, otra hija de Alejandro Puente es producto de su relación con Pilar Lozano.
 
"Puente me relató que su relación con esta dependencia (Segalmex) era producto de que él tenía una hija con la señora Pilar Lozano, hija a su vez del señor (Carlos) Manuel Lozano, a su vez director Comercial de Diconsa (filial de Segalmex)", dijo.
 
"Él empezó en los primeros meses a suministrar fruta a Diconsa... con esta misma empresa GVS, Grupo Vicente Suárez 73", declaró. "Por eso era el vínculo del señor Puente con esta dependencia".
 
Como parte del caso de la Estafa Lechera de Segalmex, Lambretón declaró ante el juez que Puente, entonces su socio, le instruyó hacer tres entregas de dinero en efectivo a Gavira.
 
Una entrega fue de 2 millones de pesos, otra por 2.2 millones y una más por 2.5 millones.
 
Lambretón se convirtió en testigo colaborador de la FGR luego de que el pasado 16 de agosto declarara al juez Enrique Beltrán Santés el modus operandi de Puente, quien ha negado pertenecer a la empresa Vicente Suárez 73, beneficiaria de los contratos de Segalmex.
 
La FGR ha establecido que la estafa a Segalmex fue a través de dos contratos fraudulentos de leche, uno con el Grupo Vicente Suárez 73.
 
Segalmex no sólo pagó por obtener leche en polvo y crema, señala la FGR, sino que también entregó la leche bronca que debía ser deshidratada y las empresas contratadas nunca entregaron el producto.
 
Lambretón, quien estaba preso en el Penal del Altiplano, dijo al juez que recibió amenazas de muerte dentro de la prisión para no revelar la verdad sobre este caso.
 
"Hubo otro contrato diferente que pactaron el señor Gavira y el señor Puente Córdoba para el suministro de media crema por cerca de 50 millones de pesos, 49 millones y fracción", afirmó.
 
"Por este contrato se entregaron al señor Gavira 2.5 millones de pesos en efectivo, de parte del señor Puente Córdoba y es importante mencionar que en este contrato los bienes objeto del mismo no fueron entregados a la dependencia, que en este caso era Diconsa.
 
"Puente tenía una oficina en la calle de Tenancingo, en la Colonia Condesa. Él me entregaba allí el recurso y yo lo llevaba al domicilio particular del señor Gavira en Bosques de Minas, en el Estado de México, en los límites de Naucalpan y Huixquilucan, digamos. Allí era su domicilio en aquellos años".
 
Los "moches" a Gavira fueron la retribución por los convenios que el 12 y 17 de diciembre de 2019 Segalmex asignó a Vicente Suárez 73.
 
Los contratos comprendían un pago de 191 millones 372 mil pesos y la entrega a la empresa de leche bronca con un valor de 267 millones 250 mil pesos, la que supuestamente no devolvió procesada.
 
Lambretón firmó como testigo de la empresa en dos convenios generales y luego un contrato adicional con Liconsa.