Sábado 2 de Marzo de 2024 | San Luis Potosí, S.L.P.

Conoce las diferencias entre un hotel y un hostal

AD | 28/07/2023 | 14:01

¿Te has preguntado cuáles son las diferencias entre un hotel y un hostal? En realidad, aunque ambos espacios están pensados en dar el alojamiento más cómodo posible para los huéspedes, tienen ciertas características propias. Asimismo, se sabe que existe una amplia gama de opciones para hospedarse, por ejemplo, un hotel boutique con un increíble diseño, un Airbnb que permite vivir una experiencia más local, un hotel todo incluido con amenidades especiales, un hostal muy cómodo, un hotel más tradicional, y muchas otras. Sin embargo, suele haber confusión entre hoteles y hostales.
 
Aunque cada país cuenta con reglamentos locales y requerimientos mínimos con los que debe cumplir un alojamiento, es importante mencionar que, entre otras, la diferencia principal entre un hotel y un hostal radica en su tamaño, en los servicios que ofrecen y en el nivel de comodidad.
 
A continuación, explicamos algunas de las diferencias claves que hay que tomar en cuenta entre un hotel y un hostal, pero es importante investigar bien ya que son generalizaciones que pueden variar dependiendo de cada lugar y establecimiento.
 
Alojamiento
Muchas veces, al pensar en un hostal, llega a la mente una imagen con habitaciones estilo dormitorio para múltiples personas, así como baños compartidos. Esto no es del todo cierto, ya que los hostales han ido cambiando con los años, por lo que muchos ofrecen cuartos privados con baño propio y camas amplias.
 
En cuanto al alojamiento en sí, el hostal se considera en una categoría inferior a la del hotel por sus "comodidades". Por ejemplo, no es necesario que tenga un edificio completo para alojamiento, ya que puede abarcar algunos pisos continuos conectados. Además, ofrece habitaciones privadas o compartidas, lo mismo con el baño privado. Los hoteles, por el contrario, solamente ofrecen cuartos privados y cuentan con complejos completos, es decir, edificios de varios pisos, incluso.
 
Clasificaciones
Una de las diferencias entre un hotel y un hostal es la forma en que se clasifican. Es decir, los hoteles se califican con estrellas, lo cual depende de las amenidades. El rubro abarca de una a cinco estrellas, incluso, los hoteles de lujo llegan a considerarse con más estrellas aún, aunque no es oficial. Un ejemplo claro es el Hotel Burj Al Arab en Dubái que es de siete estrellas. Por otro lado, los hostales solamente pueden clasificarse de una a tres estrellas, siento tres un hostal casi de lujo.
 
Servicios
Los hoteles, además de habitaciones, suelen brindar una amplia oferta de servicios como restaurantes o bares, gimnasio, recepción abierta las 24 horas, conserje, spa, servicios de lavandería, etc., lo cual ayuda a que la estancia sea mucho más placentera y cómoda, ya que no hay que salir para tener los servicios más cómodos. Los hostales, por el contrario, ofrecen servicios básicos y son menos, como áreas comunes y cocina compartida, misma que se utiliza para que cada huésped prepare sus alimentos, de igual manera, no hay frigobares en las habitaciones y tampoco hay lavandería u otras amenidades como alberca o gym.
 
Presupuesto
Sin duda, otra de las diferencias entre un hotel y un hostal que resultan más obvias e importantes es el costo. Los hoteles son más caros en general, debido a los servicios y las amenidades que ofrecen; mientras que los hostales son mas accesibles en términos de economía, por lo que son la mejor opción para viajeros que tienen un presupuesto más limitado o que no planean quedarse en él por mucho tiempo u horas.
 
Atmósfera
En los hoteles, el ambiente en más privado, ya que cada huésped tiene su espacio en la habitación, además, hay algunos que tienen balcones y hasta salas de entretenimiento, incluso en el restaurante, se les asigna una mesa privada y hasta insumos como toallas para las albercas o el spa. Los hostales, por ejemplo, son un tanto más abiertos, por lo que las áreas comunes que ofrecen, invitan a los huéspedes a convivir entre sí. Son lugares excelentes para conocer personas y convivir, incluso para conocer otras costumbres.