Viernes 23 de Febrero de 2024 | San Luis Potosí, S.L.P.

El caos del desarrollo urbano en México

Carlos Álvarez Flores | 11/07/2023 | 07:49

El actual caos en el desarrollo urbano en nuestro país tiene origen en la administración federal del presidente Carlos Salinas de Gortari que promovió la modificación a la Ley General de Asentamientos Humanos y al Artículo 115 constitucional. Adicionó nuevas responsabilidades a los ayuntamientos en materia de desarrollo urbano dándoles facultades para que elaboraran y aprobaran con sus cabildos sus propios planes de desarrollo urbano. Una vez aprobados deberán ser enviados al gobierno estatal para se publiquen en el Diario Oficial del Estado y en dos diarios de circulación estatal para que posteriormente se inscriban en los Registros Públicos de la Propiedad y del Comercio. Esto ocasionó que los gobiernos estatales a su vez tengan que actualizar sus Leyes estatales de Desarrollo Urbano. Las nuevas facultades otorgadas tanto a los ayuntamientos como a las entidades federativas modificaron la Ley General de Asentamientos Humanos.


La Secretaría de Asentamientos Humanos y Obras Públicas fundada y dirigida por el Arq. Pedro Ramírez Vázquez en la administración federal de Luis Echeverría Alvarez con personal de la Dirección General de Asuntos Agrarios y Colonización de la Secretaría de Gobernación crearon la Ley de Asentamientos Humanos. Esta norma jurídico-administrativa fue la primera instancia que pretendió regular el desarrollo urbano en nuestro país. El gobierno federal pudo encauzar (obligar) tanto a entidades federativas como a los ayuntamientos a cumplir los primeros “planes de desarrollos urbano” fue mediante la premisa de que si no lo hacían, sus recursos federales podrían sufrir algún recorte o retraso. Así fue durante unos 17 años. Recuerdo los primeros planes de desarrollos urbanos para las “cien ciudades medias”. Debo comentarles que mi hermano mayor Jesús, ingeniero arquitecto de la Escuela Superior de Ingeniería y Arquitectura del Instituto Politécnico Nacional coordinó la primera versión del ordenamiento ecológico territorial para el corredor Cancún-Tulum que establecía límites y reglas que han sido modificadas. Actualmente el Estado de Quintana Roo tiene 1,314 hoteles con más de 125,481 cuartos y diariamente siguen autorizando más.
Desafortunadamente los poderosos intereses inmobiliarios empezaron a “convencer” a los regidores en los cabildos y a los titulares de las Secretarías de Medio Ambiente estatales para dar paso al desarrollo de vivienda urbana en zonas que no son precisamente las que se deben destinar a estas funciones (zonas inundables, de deslizamientos, fallas geológicas cerros, zonas de recarga de acuíferos o barrancas). Independientemente de que estos intereses han ignorado las áreas reservadas como zonas de conservación, de reserva territorial o ecológica, de acuerdo con los criterios del nuevo ordenamiento ecológico territorial.
Otro cambio sustancial que promovió el gobierno federal de Carlos Salinas de Gortari fue la derogación de la Ley de la Reforma Agraria por la nueva Ley Agraria que ha permitido privatizar los más de 30,000 ejidos que tenemos en nuestro país. La figura del ejido fue creada en la administración del general Lázaro Cárdenas del Río, para garantizar la propiedad social de los mexicanos más vulnerables. Esta nueva facultad permite a los ejidatarios vender sus predios o invitar a otros para ser también ejidatarios y puedan destinarlos a la construcción de vivienda urbana o infraestructura industrial y turística. Esto ha colaborado sustancialmente al caos del desarrollo urbano.
Debemos reconocer que este caos es propiciado fundamentalmente por el poderoso negocio inmobiliario causando graves impactos ambientales destruyendo nuestros ecosistemas, alterando el ciclo del agua por la permanente pérdida de corteza vegetal que nos ha cobrado con una disminución drástica de disponibilidad de agua para los mexicanos.

*Carlos Alvarez Flores, Presidente de México, Comunicación y Ambiente, A.C.
Experto en Gestión de Residuos y Cambio Climático
www.carlosalvarezflores.com y Twitter @calvarezflores