Sábado 13 de Julio de 2024 | San Luis Potosí, S.L.P.

Consejos para dejar de dudar de ti mismo

CQ | 29/05/2023 | 16:45

Dudar de ti mismo es más común de lo que crees, incluso las personas más exitosas pasan por eso en distintos puntos de sus vidas, el problema es que eso puede hacer que no tomes riesgos, que nos aproveches oportunidades y que no te lances a hacer las cosas que realmente quieres por miedo a lo que pueda pasar, o por creer que no eres capaz de lograrlo.
 
Cosas como el sentirte insuficiente o sufrir de síndrome del impostor están conectados con la duda, y todos sabemos que eso puede terminar en mucha frustración, estrés e incluso burnout, o tal vez puede ser la razón por la que no te atreves a pedir un aumento en el trabajo o decides no aceptar una promoción importante por creer que no estás listo para eso o que hay otras personas que son mejores para el puesto.
 
Jeff Bezos, por ejemplo, llegó a dudar de su idea cuando alguien le dijo que no debía convertir a Amazon, un sitio de venta de libros, en algo más grande o distinto, porque funcionaba muy bien como estaba, pero él prendió a apagar el ruido de la autocrítica y la autoduda, y decidió dar un salto que, con el tiempo, lo ayudó a convertirse en uno de los empresarios más ricos del mundo.
 
Es normal sentir dudas de vez en cuando, ya que eso puede empujarte a querer crecer y mejorar, pero es importante no permitir que llegue al punto en el que se convierta en la razón por la que no avanzas y no tienes crecimiento.  
 
¿Dudas de ti mismo? Así es como puedes dejar de hacerlo
 
Prepárate y sigue aprendiendo
Puedes dudar de tus habilidades cuando crees que no estás bien preparado o que te faltan conocimientos, pero eso tiene solución. Bill Gates dice que siempre debes estar abierto al aprendizaje, que no debes dejar de tener la postura de estudiante solo porque dejaste la escuela, y que debes tener la mentalidad de que no eres el más brillante ni el que lo sabe todo.
 
Si te sientes poco preparado y eso es lo que te hace dudar, toma cursos, lee, busca tutoriales o incluso a un mentor que pueda ayudarte, eso va a eliminar la duda y también te ayudará a desarrollar habilidades y a no volverte obsoleto.
 
Reconoce tus logros
Una buena forma de acabar con la duda es teniendo en cuenta todo lo que has avanzado y logrado. Para esto, se recomienda llevar una especie de bitácora o diario, donde puedas tener un mejor registro de tu progreso, para que puedas revisarlo en esos momentos de duda.
 
Reconocer tus logros además aumenta la motivación y la satisfacción, te da una razón para seguir adelante, para seguir compitiendo contigo mismo, y ayuda a que te des cuenta de que no eres el pero en todo y que tienes muchas cosas que ofrecer. 
 
Auto-compasión
La auto-compasión ayuda a que te des cuenta de que no eres el peor solo porque te equivocaste o cometiste un error, o que tener una caída en el camino no es el fin del mundo, sino que esas son oportunidades de aprendizaje y de crecimiento personal, y algo que le pasa a todos, incluso a los que ya tienen el éxito que tú quieres.
 
La perfección no existe, todos podemos equivocarnos y entender eso, por medio de la auto-compasión, es el mejor antídoto para la auto-duda.
 
Sé realista con tus metas y límites
Si apuntas demasiado alto muy pronto, te puede pasar como a Ícaro, que se quemó por volar demasiado cerca del sol, y eso sin duda va a aumentar las dudas de ti mismo.
 
Esto no quiere decir que no puedas apuntar alto o tener metas grandes, sino que hay que ir poco a poco, paso por paso, avanzando a un ritmo sustentable y en el que no tengas que convertirte en un esclavo del trabajo solo para conseguir lo que te propones.
 
De hecho, los expertos recomiendan que, aunque tengas una meta alta, te pongas algunas más pequeñas que te ayuden a ir avanzando hacia allá, pero sin tener que hacer tantos sacrificios. 
 
Frases motivadoras y positivas
A veces, tú mismo puedes ser tu peor crítico, es por esto que es esencial que se cambie también el discurso y la narrativa interna. En lugar de pensar de manera negativa o agresiva, hay que tener frases que te motiven y que te ayuden a tener una actitud más positiva, a enfocarte en lo bueno y en lo que sí puedes hacer, en lugar de resaltar las fallas que crees que tienes.
 
A veces, un cambio de actitud es todo lo que necesitas para poder seguir adelante y llegar más lejos.
 
Rodéate de las personas correctas
La Universidad de Harvard dice que, si quieres ser realmente exitoso, necesitas tener las relaciones correctas. Y no se trata de acercarte a personas que te puedan dar un trabajo o abrir una puerta, sino de personas que te ayudan a crecer, a mejorar, a querer seguir luchando y a aprender cosas nuevas.
 
Por otro lado, también es buena idea que mantengas cerca a esas personas que son tus “porristas”, que se alegran por tus logros, que te apoyan cuando te sientes mal o derrotado, y que te ayudan a ver lo bueno de la vida.