Martes 16 de Abril de 2024 | San Luis Potosí, S.L.P.

México, sin cumplir sus leyes de Cambio Climático y Transición Energética

Carlos Álvarez Flores | 14/03/2023 | 23:21

En la Cumbre Internacional sobre Medio Ambiente, realizada en Río de Janeiro, Brasil del 3 al 14 de junio de 1992, surge la Declaración de Río sobre el Medio Ambiente y el Desarrollo que reafirma la Declaración de la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Medio Humano (aprobada el 16 de junio de 1972 en Estocolmo, Suecia). En ambas fechas ya discutíamos el calentamiento global. México publica su Ley General de Cambio Climático hasta el 6 de junio de 2012.

 

Esta nueva Ley plantea compromisos puntuales para reducir y atenuar el calentamiento global. México asume la meta aspiracional de reducir al año 2020 un treinta por ciento de emisiones con respecto a la línea de base; así como un cincuenta por ciento de reducción de emisiones al 2050 en relación con las emitidas en el año 2000. Las dependencias y entidades de la administración pública federal centralizada y paraestatal, las Entidades Federativas y los Municipios deberán de implementar las acciones necesarias en Mitigación y Adaptación al Cambio Climático. Antes de que finalice el año 2013 se deberán integrar y publicar el atlas nacional de riesgo, los atlas estatales y locales de riesgo de los asentamientos humanos más vulnerables ante el cambio climático. Antes del 30 de noviembre de 2015 los municipios más vulnerables ante el cambio climático, en coordinación con las Entidades Federativas y el gobierno federal, deberán contar con un programa de desarrollo urbano que considere los efectos del cambio climático. Las Entidades Federativas deberán elaborar y publicar los programas locales para enfrentar al cambio climático antes de que finalice el año 2013. Antes del 30 de noviembre de 2012, el gobierno federal deberá publicar el Programa de Ordenamiento Ecológico General del Territorio. La Comisión Nacional de Forestación (CONAFOR) diseñará estrategias, políticas, medidas y acciones para transitar a una tasa de cero por ciento de pérdida de carbono en los ecosistemas originales. Para el año 2018, los municipios, en coordinación con las Entidades Federativas y demás instancias administrativas y financieras desarrollarán y construirán la infraestructura para el manejo de residuos sólidos que no emitan metano a la atmósfera en centros urbanos de más de cincuenta mil habitantes, y cuando sea viable, implementarán la tecnología para la generación de energía eléctrica a partir de las emisiones de gas metano. 

 

La Secretaría de Energía fijará como meta una participación mínima de energías limpias en la generación de energía eléctrica del 25 por ciento para el año 2018, del 30 por ciento para 2021 y del 35 por ciento para 2024.”

 

Tenemos metas claras en nuestra Ley General de Cambio Climático y en la Ley de Transición Energética vigentes. Los compromisos que el gobierno de Enrique Peña Nieto ofreció ante el Acuerdo de París, para reducir nuestras emisiones de gases de efecto invernadero, en un 22 % de CO2 y de reducción del carbono negro de 51 % hacia el 2030, no son concordantes con las metas de nuestra Ley General de Cambio Climático. Las últimas dos administraciones federales no han asignado los recursos económicos ni la voluntad política para empezar a cumplir los objetivos de ambas leyes. Estamos muy retrasados en la lucha contra el calentamiento global. El nuevo gobierno federal a partir del año 2018 ha destinado 20,000 millones de dólares nuestros a construir una nueva refinería y un tren maya en lugar de destinarlos al apoyo y promoción de las energías renovables y energía limpias, que nos permitan avanzar contra el calentamiento global.

 

*Carlos Alvarez Flores, Presidente de México, Comunicación y Ambiente, A.C. www.carlosalvarezflores.com y Twitter @calvarezflores