Martes 23 de Abril de 2024 | San Luis Potosí, S.L.P.

Un maestro en el banquillo

Oscar Esquivel | 03/02/2023 | 14:51

Leía por ahí una frase muy particular adecuada a nuestros tiempos, donde la tecnología del ciber espacio fue atraída por las redes sociales. El celular, el artefacto de comunicación más popular y con un alcance infinito, permite enviar mensajes instantáneos desde cualquier lugar del planeta, te enteras de cosas que solo 30 años atrás no podríamos imaginar.
 
“Una necedad repetida por treinta millones de bocas, no deja de ser necedad” Anatole France, ¡y es verdad! Damos como cierto cualquier tipo de noticias, así sea un “meme”que se compara conel chismorreo entre dos comadres, pero de manera electrónica.
 
Lo mismo sucede en la política, se trata de convencer a las multitudes, “a las mayorías que no razonan”, como igual manera aaquellas personas que les conviene ser persuadidas a pesar de no estar de acuerdo, dinero por delante. 
 
El hombre del pueblo, como se autodenominan los profesionales de la política, casisiempre su objetivo es el de crear un ambiente favorable para la toma de decisiones, aunque estás sean aberrantes.  Hay quienes dicen que las mayorías mandan, que se deben al pueblo, no a las minorías estorbosas y ruidosas, olvidando que los votos mayoritarios, no determinan si es justo o injusto alguna acciónde gobierno o también si las multitudes pueden determinar si es falso o verdadero, el actuar un funcionario.
 
Es innegable escribía Bertrand Russell “El gobierno de una mayoría puede ser tan hostil a la libertad, como un gobierno de minoría” un gobernante que pretende que todo se de como el pretende o como lo piensa, haciendo a un lado cualquier convencionalismo e imponiendo su autoridad, sobre todo a quien de alguna manera dependen de él, es por demás un personaje con un grado de arrogancia incurable.
 
Los mexicanos de todos lados, estamos ante una lluvia de mensajes políticos, según ellos transformadores, visionarios, honestos, casi santos, para ellos todo es ganancia futurista, sin embargo, no todo es así, es casi antagónico a todas las exigencias ciudadanas. 
 
Hace poco, en algún lugar, donde la paz y la tranquilidad es la vida misma, ahí en el centro del Olimpo lugar celoso de sí mismo, se regala y respira aire de seguridad. El 30 de enero sucumbió ante las amenazas externas de la violencia y la depravación humana, pronto el plomo estaría regado por todas sus calles, se hizo presentela metralla que no falla, se escucha fuerte ¡¿Dónde?! ¡¿Dónde?!, ¡están por todo el lugar!, en esta comunidad como todas las del estado,que la autoridad las cree tan naifs eignorantes de la violencia, pero que “casualmente” en las aulas de la escuela ensayan para protegerse de una muy…muy eventual balacera ¡¿Qué creen?!  el domingo por la tarde,atónitos los paseantes en la plaza, entre el ruido y los nervios, la gritería de la gente ¡todos! ¡suelo abajo! 
 
La policía nunca llegó, nadie atendía la emergencia, a pesar de tanto celular (no traían saldo) pacata minuta, las redes sociales daban la noticia, porque nadie lo hizo. Al día siguiente, lunes, el director solicitó a la secretaria de educación la suspensión de clases temporal, misma que fue avalada por los padres de familia y maestros del plantel, solo mientras se reponían de susto, ante la incursión del grupo delincuencial. 
 
La secretaria de Educación les negó la petición, se desconoce si fue por escrito o solo una llamada telefónica o por WhatsApp, lo cierto es que al director lo acusan y bajo la amenaza de sancionarlo, de generar un ambiente de psicosis colectiva, “en este muy apacible municipio”, ¡eso señor!, le han de ver dicho al profesor: “es imperdonable” “solo nosotros movemos la conciencia de las masas” su “protagonismo exacerbado”” no es la realidad que vivimos”. Hoy el director “N” espera su sanción y también de paso, continúa aguardando pacientemente a que le renueven los pupitres ya carcomidos por el tiempo, la sequía es dura y ha solicitado insistentemente la reparación del aljibe o ya de menos pinten la escuela, aunque sea de verde cotorra, pero como todo, la SEGE también le ha negado sus peticiones, porque el dinero gubernamental no alanza, ni para un gis.
 
Tal parece que los maestros entresus tareas deben incluir, resguardar a la comunidad, supervisoras de la secretaria les han pedido a maestras, tomar nota de algún acto criminal, incluso si sospechan de algún padre de familia está dentro de los grupos criminales, lo reporten. Son maestros, no expertos en seguridad y mucho menos tienen la responsabilidad de resguardar las vidas ante un suceso violento.
 
Comunidades enteras están en psicosis,es un hecho consumado que la estrategia de seguridad está muy por debajo de generar la paz en un municipio como el de Cárdenas y en todos los demás. 
 
La tranquilidad no se ira sancionando a quienes solo trabajan por la educación de los niños.
Nos saludamos pronto
 
OSCAR ESQUIVEL