Domingo 5 de Febrero de 2023 | San Luis Potosí, S.L.P.

Corcholatas y re frescos

Jorge Armendáriz Gallardo | 23/01/2023 | 22:10

C O M P A R T I R:

De unos meses a la fecha vivimos una adelantada e inédita temporada pre electoral, rumbo a la sucesión de la Presidencia de la Republica que se dará en 2024.

 

Así es, más de 2 años antes que esto suceda, ya sucede.

El Presidente López Obrador de una manera permisiva, como sus seguidores también siempre se lo dispensan, se encargó de iniciar esta adelantada carrera presidencial, dando el destape de los nombres de quienes a su parecer podrían sucederlo en el cargo.

 

2 años antes que la elección llegue, esta atípica y extraña forma de destape de la y los candidatos a la presidencia, llega para incomodar a la mayoría de los mexicanos a quienes las campañas y las elecciones nos son desagradables e incomodas, pues lo vemos como un mal necesario de la vida política de nuestro país, incomodidad que seda con un tiempo limitado, que hoy se amplia arbitrariamente.

 

Sin embargo, pareciera que, para el Presidente López Obrador, las campañas y competencias políticas son el centro de sus pensamientos, todos los días en las “mañaneras” (ruedas de prensa matutinas) invariablemente salen a relucir temas, conceptos y largos discursos, que llevan consigo la prolongación de su campaña electoral 2018 y ahora el adelanto de la que vendrá en 2024.

 

Se mantuvo en campaña durante casi 20 años con un entusiasmo y ahínco por ser Presidente de México, pero no hemos visto ese ánimo en la llegada de los grandes proyectos de nación y un gran equipo de trabajo, pero ya vemos de regreso su gusto y pasión por las campañas electorales.

 

El “spoiler” que nos dio con el anuncio de la 4ª trasformación en la previa de su llegada, solo nos construyó grandes expectativas, mismas que no hemos visto en la realidad.

 

La traducción del adelanto del proceso electoral, sin duda va de la mano de saber que esas transformaciones no podrán darse en un sexenio y el interés de llevarlos a la realidad, le obliga a pensar en la continuidad de otro sexenio, razón por la cual su gran interés y adelanto al proceso 2024.

 

Pero esto siempre causa inquietud y temor, como los clavadistas al arranque de una competencia, donde esos nervios los llevan a adelantarse a la señal.

 

Hoy la carrera al 2024 comenzó y aunque en el fondo ya sabemos quién es “la consentida del profesor”.

 

López Obrador dio permisos a sus funcionarios Marcelo Ebrar (Secretario de Relaciones exteriores) y Adán Augusto López (Secretario de Gobernación) y a la Jefa de Gobierno de la Ciudad de México Claudia Sheinbaum, a buscar notoriedad y acercamiento con las masas, para ser la o el ganadora de la encuesta que Morena tiene por costumbre, para elegir a sus candidatas y candidatos, encuestas que no son del todo confiables, pero que significan la nueva cara el antiguo “dedazo” del PRI al que a López Obrador no le es ajeno, pues vivió gran parte de su formación política en ese instituto político.

 

También vemos de regreso las practicas que se dieron en el PRD con la formación de “tribus”, ya vemos al menos 4 tribus que apoyan a igual número de aspirantes la de Claudia, la de Marcelo, la de Adán y también la de Ricardo Monreal, que, aunque el Presidente ya saco “de la lista”, el sigue leal a la enseñanza de “su gurú” insistiendo hasta el final.

 

El objetivo es “ponerse a trabajar” en la promoción de sus perfiles, para ser la o el mejor posicionado rumbo a la sucesión del 2024.

 

Razón por la cual vemos por todas partes publicidad, en espacios públicos, en medios digitales y recientemente hasta en las redes sociales de destacados deportistas que resaltan por cualquier pretexto el nombre de su candidato favorito.

 

¡Y vendrán cosas peores, pues esto apenas comienza!

Ya también los vemos hacer TIK TOks pues hay que ir por los nuevos votantes, antes que les entreguen su INE, los vimos presumir sus encomiendas con selfis en el funeral de la reina Isabel y en la inauguración del mundial de futbol, los hemos visto sufrir con asignaturas legales pendientes como el caso de la línea 12 del metro, donde nos “enseñan” que es más importante ser parte del proceso electoral que aplicar la justicia, también los hemos visto ser juez y parte con reuniones de gobernadores de Morena para pedir “les echen la mano”.

 

Escenarios que años atrás serian del escarnio público y los hubiera mandado a “la hoguera de las brujas” hoy son actos “políticamente correctos”.

 

Hoy tenemos que “chutarnos” la temporada electoral adelantada, pues el Presidente lo ha permitido, le ha dado a cada una de las tres cortcholatas, la posibilidad de hacerlo, porque las reglas cambiaron, esta vez en el que será uno de los más polémicos procesos electorales, el de 2024 una elección sin López Obrador en la boleta, pero con el detrás de la escena, con la intención de concluir su 4ª trasformación.

 

Hagamos juntos la Diferencia

Jorge Armendáriz Gallardo

jorgeearmendariz@gmail.com