Miércoles 27 de Septiembre de 2023 | San Luis Potosí, S.L.P.
autos y motos

Este es el auto más inseguro del mercado mexicano

Autocosmos | 16/01/2023 | 15:15

Hasta 2018, los autos podían ser vendidos en México sin frenos ABS ni bolsas de aire. La industria automotriz resistió a las presiones sociales para implementar esos requisitos mínimos de seguridad, porque representaría subir el costo de coches. Pero se acercaba una época que marcó el final de la vida de autos que se vendieron en grandes cantidades, para consumidores a los que les importaba el precio más que cualquier otra cosa.

Muchos piensan en el Nissan Tsuru. El sedán japonés comenzó a venderse en México en 1984. Era el Sunny B11 nipón, que substituyó al Datsun Violet. Fue la primera generación de un producto que duró hasta 2017 cuando dejó de ser producido no seguridad, sino por emisiones.

A finales de 1987 llegó el Tsuru II, y el éxito del modelo siguió creciendo. Pero fue la tercera generación la que cerró su historia. Lanzada como modelo 1992, el sedán volvió a llamarse Tsuru y no solo se mantuvo como el mejor auto en su categoría. Su manejo era cómodo y estable, gracias a una suspensión trasera independiente.

En 1993 llegó el Chevrolet Chevy y con ello se vino abajo la creencia de que el mercado mexicano no aceptaría subcompactos. Tan bien recibido fue que comenzó a ser fabricado en México. Nissan, , trajo su nueva generación ya llamada Sentra -como siempre se llamó en Estados Unidos- y decidió “desvestir” poco a poco al Tsuru para bajar su precio. Funcionó.

El Tsuru en sus mejores épocas fue incluso el más seguro, pasó a ser muy inseguro y esto se evidenció con una prueba de la LatinNCAP que le otorgó cero estrellas de seguridad. Cuando dejó de ser fabricado era obsoleto e inseguro, pero nunca fue malo. Era durable, fiable y económico.

A principios de este milenio, Chevrolet lanzó en México el Daewoo Kalos, comercializado como Aveo. Al igual que pasó con el Chevy, su éxito hizo que encontrara un lugar para ser producido localmente y lo fue hasta 2018. Por varias ocasiones fue más vendido de México.

Sin embargo y al contrario del Tsuru, el Aveo nunca fue un buen coche hasta el modelo 2019, que hoy se vende, importado de China. Si manejar el Tsuru era una delicia, conducir un Aveo era un ejercicio de fe. La dirección era muy imprecisa, la suspensión tan floja que circular arriba de 100 km/h obligaba el piloto a corregir la trayectoria. Y era inseguro, por su estructura vieja, y  por la ausencia de equipo como ABS y bolsas de aire. Era, el peor auto a la venta en México.

Hay otras opciones más seguras, entre ellos el Grand i10, el Ignis, Swift GLS, la más costosa Duster y también el actual Aveo, pero no son malos autos. Tienen virtudes como fiabilidad y manejo, como el Hyundai o los Suzuki. Espacio, potencia y diseño, como la Duster, pero ninguno es malo como el Aveo. Por fortuna hoy, el viejo Aveo, incluso el buen Tsuru, ya no caben en México.