Miércoles 17 de Julio de 2024 | San Luis Potosí, S.L.P.

Cómo saber si tu perro tiene 'pedigrí'

UNOTV | 01/12/2022 | 16:06

Proveniente del término inglés “pedigree”, y este a su vez del francés “pied de grue” (literalmente “pie de grulla” por el parecido del árbol genealógico con sus patas), el pedigrí es la cartilla que acredita el origen del perro, tanto en cuestión familiar como afecciones crónicas halladas desde su nacimiento.
 
Además, este documento, tramitado por los criadores, da sustento de la raza a la que pertenece el ejemplar, títulos y lugar de nacimiento, a la vez de individualizarlo ante sus familiares y otros similares.
 
¿Cómo se obtiene el pedigrí?
En este punto, lamentamos informarte que, si ya adquiriste grande a tu perro no podrás tramitarle el pedigrí, pues éste es otorgado sólo a los criadores, quienes deben presentar los de ambos padres del can y hacerlo entre el mes y medio y los nueve meses de edad. Y es que al realizar el registro la Federación Canófila Mexicana (FCM) comprueba que, además de que:
  • Ambos padres sean de la misma raza
  • Que tres generaciones antes lo sean también
  • Además de datos sobre la selección de los padres para la cruza y los títulos que haya obtenido, que ya no pueden ser otorgados en edad adulta, siendo ésta información que sólo tendría el criador.
Lo que sí se puede hacer, si es que tu perro tiene el tatuaje que coloca un médico veterinario al ser emitido el certificado, es contactar a la FCM para corroborar los datos que arroja su código, o conseguir una copia del registro.
 
Mientras que, si eres criador, sólo debes acudir a la federación, con el certificado de ambos padres, a fin de comprobar la cruza, y llenar el Certificado de Cruza Oficial, tras el cual el médico Veterinario Inspector de Camadas otorgará el número de registro consecutivo, realizará la inspección de los ejemplares y aplicará los tatuajes y microchips.
 
¿Qué datos incluye el pedigrí?
De acuerdo con la página de la FCM, el Certificado Internacional de Pedigrí que emite tiene validez en todos los países aliados a la Federación Cinológica Internacional (FCI), y a la par del documento impreso consta de un tatuaje de color azul realizado por un veterinario de la organización en la zona inguinal del perro, a la par de la colocación de un microchip que puede ser leído a través de un escáner electrónico.