}
Lunes 26 de Septiembre de 2022 | San Luis Potosí, S.L.P.
C O M P A R T I R

Enlodarlo todo, hasta salpicar

Oscar Esquivel | 23/09/2022 | 01:08

Opinión

El progreso de una nación se da con el acompañamiento de toda la sociedad, hemos sido testigos de la manera del como es el NO construir un andamiaje jurídico que nos lleve a encontrar la paz perdida durante décadas. Los políticos se enfrentan en discusiones con el objetivo de ver vencer al oponente político, ya no son adversarios son verdaderos enemigos, es el negro contra el blanco y viceversa. El gobierno actual nace de la oposición y estaba en contra de todo, la oposición de hoy era gobierno y ahora su papel cambió, son oponentes y sus posturas como tal, es hacer imposible la convivencia política. 

 

Tenemos ante nosotros como ciudadanos a los tres poderes de la república enfrascados en cuchichearías de lavadero, debates poco dignificantes y efectivos, mantenemos a una clase política de tercer nivel, cada 6 años tenemos lo mismo, envalentonados políticos que apenas hace 4 años ni su familia los conocía, y hoy pretenden alcanzar la Presidencia de México.  

 

El país es consumido por la violencia, tan solo esta semana que corre los municipios de Guanajuato se tiñeron de rojo, 30 jóvenes fueron asesinados en diferentes hechos delictivos, venganzas, cobros de piso, feminicidios, todo esto bajo la mirada indiferente de la clase política que cobran mucho y hacen poco.

 

Lo escribía la semana anterior que la militarización de la Guardia Nacional es un mal necesario, en estos momentos, no es lo deseable pero no hay quien enfrente a la delincuencia cada vez mejor armada y capacitada. Para ejemplificar ningún municipio por grande o pequeño que sea, no garantiza la seguridad pública, ante la falta de elementos municipales es preferible ver patrullar al ejército, que a nadie en las calles; en sexenios anteriores los gobernadores y ediles se gastaban la aportación federal en seguridad, en ferias y festividades, gasto corriente en lugar de aplicarlo en lo seguridad y justicia.

 

La discusión en el senado sobre la Guardia Nacional si debe ser parte o no del ejército, solo mostró la lucha de ver quien puede derrotar a quien. Primero la derrota infringida a la alianza política del PAN, PRI Y PRD, por parte del gobierno de López Obrador, al hacer que la cúpula priista formara parte de la bancada oficial para llevar la reforma acabo, después la oposición logra detener la propuesta, haciendo algarabía de su triunfo, acusando al gobierno federal de extorsionar a senadores para cambiar se intención de voto, cosa que no pueden demostrar, no se ve a ningún legislador  aliancista acusando a algún funcionario de alto nivel en lo particular, sello distintivo de Acción Nacional. 

 

Lo importante a todo lo anterior, es una propuesta viable que el ejército continúe en las calles hasta el año 2028, al no obtener consenso, entonces ¿qué queda? ¿brazos cruzados? Cuando nuestros políticos  no hicieron lo conducente para mejorar la seguridad pública con mandos civiles, se dejó a la seguridad en quinto plano, dejando fuera de las prioridades en las política públicas; no se atendieron las causas que llevaron a la formación de la GN, simplemente se formó una guardia civil para cambiar el nombre, sin embargo entre grito y sombrerazos, no se discuten cosas como reglamentaciones, controles civiles, derechos humanos; los legisladores de pacotilla, solo discuten para ganar adeptos, no importa si una maestra es asesinada a las afueras de su escuela, o si once jóvenes son acribillados, eso es lo de menos.

 

Hace unos días en el muro personal del diputado federal de Acción Nacional Antonio Zapata Meraz por San Luis Potosí, lo menciono porque es una voz autorizada de la alianza opositora, escribía, “ La realidad es que a este gobierno nunca le ha interesado hacer una policía civil, le interesa militarizar la seguridad ciudadana, una policía militar no corresponde a una democracia, sino a un régimen autoritario como el oficialismo pretende imponer en el país”

 Al cuestionarle le pregunté ¿Cuál sería su propuesta personal sobre seguridad? ¡Y miren! contestó, lo cual se le agradece. Haciendo un análisis a sus respuestas aun cuando fueron de copiar y pegar por ser el consenso de su partido y no la de él. Habría que recordarle al diputado, que su partido voto por la construcción de la Guardia Nacional en 2019, eso quiere decir se pretendió que la policía federal fuera civil. Nos responde que su partido trabaja por la seguridad y como combatirla, ¡ups! los estados con mayor inseguridad son gobernados por el PAN, salvo Yucatán.  

 

Continuando con sus propuestas es el de “dotar al marco legal basado en prevención del delito” ¿Cómo? Si en 12 años en la presidencia y otros seis siendo comparsa del PRI, nunca lo hicieron, al contrario, los delitos federales aumentaron. –“Creación de nueva ley de Policía Nacional que fortalezca a las policías locales”, no se supone o no se entendió, que ya había una ley aprobada por ellos. – “Retorno al mando civil y excepcionalidad en uso del ejército”, se hacen bolas en donde actuarían los civiles y donde los militares, en una balacera con delincuentes van a espera si son del fuero común o delito federal. –“Incorporar ministerios públicos virtuales”, si de frente a la víctima hacen cada burrada, imagínense atrás de una computadora. –“Mayor uso de tecnología para inhibir la delincuencia”, habrá cámaras de seguridad armadas y disparadas a distancia, digo yo. –“Mayor contundencia contra el delito…como extorsión, cobro de piso, protección y desaparición de personas”, que es la contundencia para él, mas bien sería cero impunidad en estos delitos, con leyes más duras. Por último, nos dice “la creación de un cuerpo especializado policiaco, especializado en investigación de delincuencia organizada”, creo desconoce el organigrama de como está constituida la Fiscalía General de la República, ni sus organismos de investigación.

 

Ante estas respuestas, cada vez estoy convencido que la política mexicana no esta al servicio de los ciudadanos de México, es solo un cumulo de ideas vagas, repetitivas, sin expectativas de futuro, de “quítate para estar yo”, la obediencia servil, y de como las ideas son devoradas por ideologías casi fanáticas. 

 

No hay propuestas, no existen, la crítica no es constructiva es destructiva.

 

Quien tiene la razón somos nosotros, los ciudadanos olvidados por un puñado de políticos obtusos y aberrantes que enloda todo lo que tocan.

Nos saludamos pronto. 

 

OSCAR ESQUIVEL 

© 2022 Todos los Derechos Reservados de Grupo Plano Informativo. Prohibida la reproducción total o parcial, incluyendo cualquier medio electrónico o magnético.