Domingo 20 de Junio de 2021 | San Luis Potosí, S.L.P.
C O M P A R T I R

A propósito de canicas

Pedro Cervantes Roque | 03/06/2021 | 20:15

Entre Papeles

La estrategia para que la ciudadanía acuda a votar el domingo próximo incluye medidas sanitarias y otorgar seguridad para la libre asistencia a las urnas. Un orden que se antoja peculiar para nuestra vida cívica puesto que en elecciones anteriores se repitieron una serie de prácticas que fueron desde el “acarreo” de votantes hasta el robo de urnas y otros incidentes que quedaron registrados en las fiscalías de la federación y en las estatales, para luego entrar en una etapa de maduración que hoy está en peligro por la violencia que se vive en todo el país.

Los cálculos más optimistas dicen que habrá una asistencia que ronda el millón de ciudadanos. Solamente hay que considerar que solamente un tercio de la población con derecho a votar estaría en condiciones de asistir sin temores ante la posibilidad de un contagio durante su permanencia en las áreas de votación, porque ya fueron vacunados contra el COVID 19.

Sin embargo, es necesario destacar que podrían asistir alrededor de 250 mil jóvenes de entre 18 y 24 años que votarán por primera vez. Ellos no están protegidos todavía con la aplicación de una vacuna y esta podría ser la causa de que algunos decidan no votar para no exponerse.

El periodo de reflexión que en estos momentos está vigente, permite a los ciudadanos tomar algunas medidas si deciden asistir, desde la ubicación de las casillas y los horarios en que podrán votar, hasta la forma en que deberán conducirse para llegar a la urna.

Además, ha sido una costumbre en expansión la de acudir en familia, especialmente cuando los padres y los hijos comparten el derecho a votar. En ese aspecto se involucra la estrategia de seguridad que deben implementar las autoridades judiciales. Se dispone ya de un listado de notarías que operan en distintos municipios y que permanecerán abiertas para dar fe de cualquier irregularidad que se quiera certificar para llevarla después a las instancias electorales.

Casi al final del periodo de campaña, la violencia se incrementó en algunas zonas del estado. La Huasteca registró varios incidentes que provocaron indignación entre los dirigentes de partidos y quienes los presenciaron.

En el telón de fondo podremos ver reflejados dos problemas que han pasado desapercibidos para los políticos, para las autoridades electorales y para los gobiernos. La falta de educación cívica en las nuevas generaciones.

Resulta que los planes y programas de estudios en el nivel básico de la educación, ahora integrado por la primaria y la secundaria, se ha desplazado la materia de civismo como obligatoria. En ella se daban conocimientos básicos sobre los derechos que las leyes conceden a los mexicanos mayores de 18 años, pero su desplazamiento ha originado que los jóvenes apenas tienen idea de cuáles son los derechos y obligaciones que adquieren con la ciudadanía.

Tal parece que los políticos no tienen la menor intención de “construir” ciudadanía, de formar conciencia entre los habitantes de extensas regiones del país para que sepan qué y cómo funcionan las elecciones, para qué sirven y cuáles son las consecuencias de no votar.

En tanto las cosas cambian, lo que es recomendable en este momento es cumplir con la obligación de votar para enseguida poder exigir a los gobernantes, representantes populares y presidentes municipales, que cumplan con los planes que anunciaron y que dijeron iban a desarrollar al pie de la letra.

pedrocervantesroque@yahoo.com.mx

 

 

 
© 2021 Todos los Derechos Reservados de Grupo Plano Informativo. Prohibida la reproducción total o parcial, incluyendo cualquier medio electrónico o magnético.