Viernes 7 de Mayo de 2021 | San Luis Potosí, S.L.P.
C O M P A R T I R

Disfrazados de humildad

Oscar Esquivel | 30/04/2021 | 21:06

Opinión

Ser humildes no consiste en ocultar las virtudes, la bondad y talentos, el ser ordinarios o considerarnos los peores ante los demás, no es el buscar el ser bueno o malo, es poseer un conocimiento claro, de lo que nos falta como humanos, no es con la exaltación que propagamos lo que tenemos, son los hechos quienes conforman nuestra identidad humilde.
 
“La humildad es el verdadero conocimiento del hombre, cuanto más se perfecciona, ve en sus propias imperfecciones” Tommaseo.
 
La humildad muchas veces mantiene las dos caras, una de ellas utilizada para establecer contacto con los hombres atreves de una fingida sumisión, donde algunos se sirven para someter a los demás, utilizándolo como un artificio para bajarse y después elevarse. Nada es más vil que esconder las miserias, como el ego, la soberbia y el desapego, muchos de miles de maneras esconden su ser, se disfrazan engañando sin pudor, poniéndose la máscara de la humildad.
 
Decía Anatole France en su libro La isla de los pingüinos, que la “humildad no se abunda en los doctos, menos en la ignorancia” El libro es la sátira, una acrítica a la poca moral de la sociedad a su naturaleza convertida en episodios convenencieros y arrogantes, plasmada en leyes a modo de los poderosos, haciendo de ellas un modo de vida, como también lo son las costumbres rancias anquilosadas, nacidas dentro de la aristocracia que hace valer su fuerza “moral” para despojar de todo, incluso de las conciencias de pueblo.
 
La humildad debe ser la verdad de los hombres y mujeres, no es con la exageración y la divulgación falsa de lo que somos y como adquirimos la humildad, es hacerse de reputación con los actos diarios y no con una reputación construida desde la hipocresía, el hacer creer que eres oveja y realmente eres un lobo quien disfraza la humildad para cualquier fin, solo disimula quién eres.
 
UNA COSA LLEVA A LA OTRA
Todos contra todos, dándose baños de burbujas como campanitas cubiertas de colores pintados de humildad. Sus fallas son primero por no aceptar su condición de candidatos, más bien parecen príncipes y principesas de un muy lejano mundo electoral.
 
¿La humildad también son las promesas? Si lo creemos, parece que sí. Ellos “los otros” los candidatos, anteponen su valía humana, su reputación invaluable, intachable y sin lugar a dudas, la probidad que los caracteriza. Sus promesas serán el sello de su verdad, todo eso respaldado por una avalancha publicitaria vergonzosa y ofensiva, pero si nos vamos a ver sus promesas, nos quedarían a deber la transparencia y el ¿Cómo? Lo realzarían.
 
Octavio Pedroza, no escatima en realizar propuestas por demás populistas, han criticado tanto al presidente de la república, que, imitando a Juan Gabriel, en paz descanse, “…te pareces tanto a mí, que no puedes engañarme…” Si la propuesta de carácter populista viniera etiquetada con respaldo financiero viable, posiblemente prosperaría, pero a don “alianzas” sus asesores no le recuerdan que el Estado de San Luis Potosí, como ya lo mencionamos en una columna anterior, depende en un 90% de las participaciones federales. Somos una entidad huérfana, como un asilo que depende de la caridad publica, y que, durante sexenios completos, la burocracia no ha podido recaudar lo necesario para solventar el gasto público.
 
Ricardo Gallardo no se queda atrás, cada video lo hace “gratis”, haciendo la palabra, su favorita, gratis todo tramite, gratis las multas de tránsito, gratis el gobierno completo ¿y de que viviría la hacienda pública? No se trata de incrementar impuestos ni de otorgar servicios gratis, es tener una eficiente recaudación de impuestos y mostrarles de paso el camino a los ayuntamientos. Hay que reconocer la existencia de muchas carencias. La pobreza no se corrige con políticas económicas como las actuales, pero de eso al todo gratis… no es el camino.
 
Una cosa sensata del candidato a propósito de desarrollo económico, importante es una reestructuración urgente del Sílfide, el banco Pyme más caro y burocrático que existe, las micro empresas sufren para obtener un crédito, requisitos peor que de los agiotistas, pero donde sudan la gota gorda, es para pagar, so pena de perder su patrimonio. SEDECO, la inmobiliaria empresarial, donde no es necesario pagar terrenos o recuperar incentivos, ahí si todo es gratis dependiendo el empresario.
 
La secretaria de Desarrollo Económico, debería convertirse en coordinación, dependiente de la Secretaria de Finanzas, vinculada con programación y presupuesto, donde realmente sea un promotor, diseñador de políticas para un crecimiento armonioso y equitativo del estado, no solo una agencia de colocaciones de recursos para unas cuantas empresas, por cierto, propagadoras de la pobreza laboral.
 
Mónica, la doctora todo corazón, dicen los que saben, que su focalización de promesas es combate a la corrupción. Piensa y actúa como erradicarla, sin duda lo hará muy bien, pues ella conoce del tema, tanto que tiene expedientes abiertos, por corrupción en su desempeño como secretaria de salud y ahora con la fiscalización del INE, bueno el INE, la primera oposición de Morena, pero de todas formas algo le pisa los callos.
 
Adrián Esper el niño Panda, poco se le sabe, pero su propuesta de la gestión del agua es de dimensiones reales y bien sustentada, basado en la primicia de agua, presento el proyecto de hidropaneles eólicos donde se puede obtener agua en comunidades apartadas.
 
Todos prometen y son ellos quienes en el futuro tendrán la humildad de reconocer sus aciertos y sus errores en el ejercicio del poder o copiaran al actual mandatario, prometió todo y se quedo en 32% de aceptación.
 
NIÑOS
“Si supiera que el mundo se acaba mañana, yo, hoy todavía plantaría un árbol” Martin Luter King Nuestros niños son los árboles que crecerán, hoy sufren el encierro, no solo físico, sino también moral. Nos olvidamos que también existen, que sueñan con jugar, estudiar, los mayorcitos enamorarse, les estamos evitando las emociones, solo por el egoísmo y la falta de humildad de los adultos. Vale más un antro que un parque, vale mas el X box que el aire puro. Nuestros niños tienen la oportunidad de crecer en la pandemia, demostremos como hombres humildes, que podemos ofrecerles un futuro protegido, regalándoles un mañana y ver sus hojas crecer.
 
¡Feliz día del niño!
 
Nos saludamos pronto
 
OSCAR ESQUIVEL
 
© 2021 Todos los Derechos Reservados de Grupo Plano Informativo. Prohibida la reproducción total o parcial, incluyendo cualquier medio electrónico o magnético.