Martes 4 de Agosto de 2020 | San Luis Potosí, S.L.P.
C O M P A R T I R

¿Por qué no podemos con el COVID 19?

Pedro Cervantes Roque | 30/07/2020 | 18:08

ENTRE PAPELES

Si dejáramos al libre albedrío el uso de cubrebocas, es seguro que el COVID 19 acabará con todos. ¿Por qué nos arriesgamos entonces? Si las recomendaciones de los especialistas en infectología advierten que, en tanto no haya vacuna disponible para todos, la prevención es la única medida a nuestro alcance, la última pregunta que yo hago es ¿y por qué la autoridad permanece ajena al proceso?

A nadie se le exige un sacrificio si se le ordena usar el tapabocas, se le sugiere lavarse las manos y se le imponeguardar la sana distancia, porque son medidas que están a nuestro alcance, posibles, viables, seguras. Es una soberana estupidez la contestación de funcionarios que anteponen no sé cuántos derechos de las personas para decidir si se apegan a las –por ahora- recomendaciones o se van por la libre infectando a los demás.

Los motivos para esta reflexión son los números que ayer, viernes, proporcionó la autoridad sanitaria del estado al informar que registró 460 nuevos contagios y 18 defunciones en nuestro territorio, además de que el porcentaje de camas para intubados en los hospitales rebasó el 50 por ciento. Si consideramos que ayer había 82 personas intubadas, ocupando el 53 por ciento de las camas equipadas disponibles, quiere decir que el total de camas equipadas anda sobre 155 en el estado. ¿Qué pasará si se llenan?

No se necesitan muchas reflexiones para pedir a las autoridades gubernamentales que asuman una posición más drástica y se ordene el uso de cubrebocas obligatorio en la vía pública. La separación de 2 metros entre una persona y otra, imponer la circulación de las personas en un solo sentido por las dos aceras de las calles y avenidas, así como la obligatoria distancia entre las personas. No es cosa de libre voluntad sino de la salud pública.

Desde la sana distancia, los señores diputados pueden emitir una ley de vialidad y tránsito de personas en las calles de todas las zonas urbanas de San Luis Potosí, como una medida de emergencia y justificada por el sorprendente ascenso de la pandemia en nuestro territorio. La vulnerabilidad de nuestros sectores más expuestos lo justifica. No obstante, hasta el momento el grupo de legisladores piensa más en la cantidad de votos que arriesga que en conservar segura la vida de los votantes. Nomás para que se dé cuenta de la clase de diputados y funcionarios que tenemos.

Apenas ahora se ha advertido que no se permitirá el ascenso de personas sin cubrebocas a los camiones urbanos, de los taxis o de cualquier otro sistema de transporte público –en este caso entrarían los camiones y camionetas que llevan personal a las plantas de la zona industrial- independientemente de que pasamanos y asientos deban ser sanitizados frecuentemente por los permisionarios.

Encontrar en el obituario los nombres de conocidos, compañeros de trabajo, amigos y personajes de la vida pública, no puede ni debe ser lo cotidiano, pero es necesario que las dependencias estatales, municipales y federales, actúen con responsabilidad y con criterios de salud, no de política. O pudiera no haber elegidos ni electores.

pedrocervantesroque@yahoo.com.mx

 

 

© 2020 Todos los Derechos Reservados de Grupo Plano Informativo. Prohibida la reproducción total o parcial, incluyendo cualquier medio electrónico o magnético.