Viernes 3 de Abril de 2020 | San Luis Potosí, S.L.P.
C O M P A R T I R

Contenido Neto

Leopoldo Pacheco | 29/01/2020 | 19:29

Contenido Neto

DESDE CUALQUIERA QUE SEAN los frentes que se abren ante la inexorable crisis de seguridad que nos amenaza desde afuera del estado, y que en una dosis también interna nos ha hecho sentirnos prisioneros de una espiral que parece no tener solución.

 

DURANTE UN PROGRAMA DE televisión nacional, amigo lector, no dejaron de causarme cierto sobresalto los comentarios de expertos que hablaban de la legítima defensa de los ciudadanos ante lo que, aseguran, sería ya la necesidad de estar armados. Videos de maleantes asaltando negocios, transeúntes, comensales; familias siendo despojadas en sus vehículos.

 

LOS EXPERTOS MENCIONABAN que “debemos defendernos”, e incluso la validez legal de defender a otros si somos testigos de que su vida corre peligro ante la amenaza de un arma de fuego, y actuar antes de que pase algo, incluso antes de que llegue la policía, que es la que se supone debe auxiliar en estos casos.

 

NO ME DEJARÁ MENTIR AL reconocer que el tema es bastante peligroso, iniciando por el hecho de suponer lo que podría ocurrir si al contrario de tener menos armas, más bien tenemos más en los hogares e incluso que pueda prosperar la iniciativa de ley que permitiría al ciudadano portar un arma de fuego en el vehículo.

 

EL GOBERNADOR DEL ESTADO Juan Manuel Carreras reconoció que el tema es uno de los más relevantes en la administración y que tanto a nivel local y en lo que refiere a lo que ocurre en el estado de Guanajuato, hay preocupación por lo que toca a San Luis Potosí por hacer.

EL MANDATARIO SUBRAYÓ QUE aunque es mucho el camino que hay por delante, ha sido la tecnología aplicada a este rubro y la capacitación para una nueva generación de policías e investigadores lo que está marcando una diferencia en resultados poniendo, como ejemplo los casos ocurridos durante los últimos días.

 

A DIFERENCIA DE LO QUE SE HA inferido en algunos espacios de prensa y de redes sociales que se han empeñado en mitificar el crimen de un buen amigo como Aurelio Gancedo, la Fiscalía General del Estado (FGE) a cargo del licenciado Federico Garza Herrera, sí tuvo la capacidad para resolver un violento crimen que sacudió la conciencia social nuevamente, el de Aurelio, un político que por su trato con la gente, se dio a estimar en todos los estratos sociales.

 

BASTÓ VER EL FIN DE SEMANA cuántos artículos se publicaron de compañeros y compañeras de medios de comunicación que se despidieron de él.

QUIZÁ LA RAPIDEZ DE LA investigación causó estupor y hasta incredulidad, sin embargo, si nos vamos a los elementos que dieron origen a la captura del torvo sujeto que cometió el crimen, podemos estar seguros de que era la prueba de fuego de la autoridad ante las grandes inversiones que se han hecho en esta tecnología. Estaban obligados a demostrar y así fue.

 

LA GRAN PREGUNTA QUE PARA muchos da vuelta en la cabeza, que es tema de conversación en los hogares, en el trabajo y hasta en los cafés: ¿Debemos los ciudadanos procurarnos la seguridad enfrentando a la delincuencia?

¿DEBEMOS MATAR A AQUELLOS que nos amenazan?

 

ESTAMOS AÚN EN EL NIVEL DE salir a la calle y manifestarnos a fin de que las autoridades dedicadas a ello nos den resultados, sin embargo esto podría ser solo una fase que podría ya durar poco. Cada día son más los linchamientos de ladrones, los vecinos que se organizan, y posiblemente la adquisición de armas a través del mercado negro. Pero ¿es eso lo que queremos?

 

ES POSIBLE QUE COINCIDA CON estas líneas o no amigo lector, pero el escenario de anarquía ante el desafío de las instituciones podría no solo acabar con delincuentes sino también sumarnos entre los muertos.

 

HASTA LA PRÓXIMA

 
© 2020 Todos los Derechos Reservados de Grupo Plano Informativo. Prohibida la reproducción total o parcial, incluyendo cualquier medio electrónico o magnético.