C O M P A R T I R

nacionales

Empleados del Tribunal y de cancillería inician antes simulacro de sismo para ' no hacerse bolas'

Notimex | 19/09/2019 | 13:16

Como si fuera posible adivinar un temblor, trabajadores del Tribunal Superior de Justicia y de la cancillería salieron de sus edificios un minuto antes de que sonara la alerta sísmica, "para no hacerse bolas" en el Macrosimulacro Nacional 2019.
 
Como en un día común en la Alameda Central, en la capital mexicana, la gente caminaba por la acera para ingresar o salir de ambos edificios ubicados frente al Hemiciclo a Juárez, donde los empleados comenzaron a congregarse a las 09:59 horas, un minuto antes de lo previsto para participar en el simulacro.
 
“No van a esperar a que suene la alerta”, se les preguntó al ver que participarían en el protocolo; “es para evitar hacernos bolas”, respondieron, como si en un sismo verdadero fuera posible tomar esa precaución.
 
Fue cuando los empleados ya se hallaban ubicados en sus cuadrantes que sonó la alerta sísmica y con ellos los brigadistas comenzaron a vocear las instrucciones para desalojar lo mas pronto posible el patio de la Cancillería.
 
En ese  instante, los elementos de la Policía capitalina pararon la circulación de avenida Juárez para permitir que los trabajadores de los primeros tres pisos de la cancillería cruzaran la calle y se colocaran en los puntos de reunión asignados.
 
El proceso de desalojo del primer contingente llevó aproximadamente cinco minutos, tiempo en el que las personas que se hallaban en los primeros tres pisos terminaron de colocarse en sus puntos de seguridad asignado.
 
Tres minutos después inició el desalojo de los pisos cuatro al seis, mientras los peritos comenzaron la revisión de las instalaciones y se aseguraban de que no hubiera heridos o atrapados.
 
Por radiocomunicadores, los oficiales que participaban en el simulacro se reportaban a cada minuto del avance del operativo y los posibles heridos o afectados por el simulacro.
 
Pese a que se trataba de un simulacro, una persona resultó lastimada, luego de que durante la prisa se torciera el tobillo por llevar tacones de aguja, y tampoco faltó el motociclista que comenzó a dar acelerones a su vehículo para presionar el avance de los autos a causa del simulacro que duró casi 40 minutos.
 
Destacó la participación de los niños y trabajadores del Centro de Desarrollo Infantil de la cancillería, quienes en orden se colocaron en la parte central del patio del edificio, desde donde los menores saludaban al aire a los helicópteros que sobrevolaban la zona.
 
A las 10:30 horas inició el regreso de los trabajadores a las oficinas y 10 minutos después los policías despejaron la avenida para permitir el paso vehicular y que todo regresara a la normalidad.
 
 
© 2019 Todos los Derechos Reservados de Grupo Plano Informativo. Prohibida la reproducción total o parcial, incluyendo cualquier medio electrónico o magnético.