Viernes 13 de Diciembre de 2019 | San Luis Potosí, S.L.P.
C O M P A R T I R

internacionales

Carta del atacante de Christchurch causa polémica en Nueva Zelanda

Notimex | 14/08/2019 | 11:28

En un comunicado publicado este miércoles, Stevenson reveló que se han tomados medidas rápidas para garantizar con efecto inmediato que el australiano de 28 años.

Autoridades de Nueva Zelanda se disculparon hoy por la publicación de una carta que Brenton Tarrant, el responsable del ataque del marzo pasado en ciudad neozelandesa de Christchurch, isla del sur, envió desde el penal donde está recluido a una persona en Rusia.
 
"Me gustaría disculparme por la angustia que esto ha causado a los afectados por los trágicos eventos del 15 de marzo”, afirmó la directora ejecutiva de Correcionales, Christine Stevenson, ante la polémica surgida este miércoles en el país por la difusión de la carta en el portal 4chan.
 
En un comunicado publicado este miércoles, Stevenson reveló que se han tomados medidas rápidas para garantizar con efecto inmediato que el australiano de 28 años, quien enfrenta 51 cargos de asesinato, 40 de intento de asesinato y un cargo de terrorismo, no pueda enviar ni recibir ningún correo.
 
"Sé que muchos neozelandeses se sorprenderán al saber que a este delincuente se le permite enviar y recibir cartas, pero hay derechos que cada preso tiene bajo la ley”, indicó la responsable de las Penitenciarias sobre el derecho que tienen los prisioneros en Nueva Zelanda sobre la correspondencia.
 
En la misiva de seis páginas, dirigida a una persona identificada sólo como “Ala” de Rusia, el atacante, quien difundió a través de la red social de Facebook, partes de su ataque en una mezquita de Christchurch, recuerda anécdotas del viaje que realizó en 2015 al país euroasiático.
 
"Han pasado cuatro años desde que visité Rusia y mi memoria está fallando. Creo que todavía puedes encontrar algunas de las fotografías que cargué en Facebook, aunque tendrás que buscar en Google una versión archivada o guardada de mi página de Facebook, ya que Facebook eliminó mi perfil", indicó.
 
El atacante también escribió sobre sus puntos de vista políticos y sociales, aunque señala que no puede entrar en grandes detalles sobre sus remordimientos o sentimientos "ya que los guardias confiscarán mi carta si lo hago (para usar como evidencia)".
 
Stevenson destacó que aunque por ley deben cumplir ciertas obligaciones legales y mitigar todos los riesgos potenciales que presenta el prisionero, “estamos absolutamente comprometidos a garantizar que no tenga la oportunidad de causar daño o angustia, ya sea directa o indirectamente".
 
El ministro de Correcionales, Kelvin Davis, también consideró que fue un error permitir el envío de la carta de Tarrant, escrita a mano en julio pasado, y que los responsables del penal deberían haberla retenido, según reporte de la edición electrónica del diario NZ Herald.
 
"Nunca antes habíamos tenido que manejar a un prisionero como este, y he hecho preguntas sobre si nuestras leyes ahora son adecuadas para el propósito y he pedido consejo sobre qué cambios podríamos necesitar hacer ahora", destacó el ministro.
 
La primera ministra de Nueva Zelanda, Jacinda Ardern, emitió un mensaje directo al Departamento de Correccionales, en el que condenó que el hombre acusado de la masacre de Chrischurch haya podido enviar una carta desde su celda.
 
"Creo que todos los neozelandeses tendrían la expectativa de que este individuo no debería poder compartir su mensaje de odio detrás de las puertas de la prisión", indicó y reveló que el gobierno estaba investigando si es necesario un cambio de ley para evitar que vuelva a ocurrir otro error.
 
Tarrant atacó con varias armas de fuego, el pasado 15 de marzo, a decenas de fieles que se congregaban en una mezquita de Christchurch causando la muerte a 51 personas y 40 fueron heridas, en lo que se considera una de las peores matanzas colectivas en este país.
 
© 2019 Todos los Derechos Reservados de Grupo Plano Informativo. Prohibida la reproducción total o parcial, incluyendo cualquier medio electrónico o magnético.